Cultura

El Liceo ofrece por primera vez la versión íntegra de "La forza del destino"

Barcelona, 28 sep (EFE).- "La forza del destino", la compleja ópera en 4 actos de Verdi sobre el ansia de la venganza, llegará por vez primera al Liceo en una versión casi íntegra de unas 4 horas, un montaje dirigido por Renato Palumbo que incluirá piezas de esta obra que nunca antes se habían escuchado en el gran teatro barcelonés.

Como aperitivo del bicentenario del nacimiento del compositor italiano, que se celebra en 2013, el Liceo ha vuelto a programar para este octubre, 30 años después de su última representación aquí, este melodrama estrenado en 1862 -aunque sea la versión revisada de 1869 la que se impuso- basado en el drama "Don Álvaro o la fuerza del sino", de Ángel de Saavedra, convertida en libreto por Francesco Maria Piave, y que sitúa su acción en España e Italia.

Según ha reconocido hoy en rueda de prensa el propio Palumbo, se trata de una opera de gran intensidad, "tremenda y violenta", con una dramaturgia a veces de difícil comprensión, problema que no han ayudado a solventar las versiones reducidas que se han hecho a lo largo de sus casi 150 años de historia, ante el reto escénico y musical que suponía ponerla en escena sin "meterle la tijera" para aligerarla.

Para Palumbo, el drama de Saavedra que narra la persecución que inicia Carlo di Vargas para vengar a su padre, el Marqués de Calatrava, muerto accidentalmente por Don Álvaro, el amante de su hermana Leonora, es un hito de la historia del romanticismo español, que habla "de guerra, de celos, del amor, pero sobre todo de la mala suerte y del destino que está cada día sobre nosotros".

El Liceo se ha arriesgado a presentar ahora una versión "casi integral" que, además de tomarse algunas licencias, como el hecho de que la obertura de la opera suena entre el primer y el segundo acto, permitirá oír piezas como el dúo de Don Carlo y Álvaro, entre otros momentos, que nunca antes se habían interpretado en este escenario.

"Teníamos que hacerla como Verdi la había pensado, con su equilibrio, entre los momentos dramáticos, líricos, románticos, los coros", afirma satisfecho el director musical, que asegura que muchos cantantes se mostraban reticentes a ejecutarla entera por el esfuerzo vocal.

En total, para esta coproducción del Liceo y la Opera National de París se han programado, entre el 2 y el 20 de octubre, catorce representaciones del montaje, con la dirección artística de Jean-Claude Auvray, y para el que ha seleccionado un "triple cast" que pueda hacer frente a este duro reto interpretativo.

Así, el papel de Leonora lo interpretarán en sucesivos días Violeta Urmana, Norma Fantini y Micaela Carosi; para Don Carlo se ha elegido a Ludovic Tezier, Luca Salsi y Vladimir Stoyanov, mientras que para el papel de Don Alvaro el elenco lo forman Marcello Giordani, Zoran Todorovich y Alfred Kim.

"Es una ópera de una dificultad casi absurda de hacer por el casting que requiere de los solistas", ha señalado el director, que ha contado con un equipo de 75 músicos, quince de ellos de asistencia para la orquesta, así como del coro del Gran Teatro del Liceo y del Coro dels Amics de la Opera de Girona.

La soprano lituana Violeta Urmana ha explicado que se "acercó" a Leonora pensando que se trataba de un personaje simple en el repertorio verdiano y que ha sido con este montaje cuando ha comprobado su complejidad.

En esta línea, el barítono francés Ludovic Tezier, ha asegurado que el vengativo Don Carlo es un personaje "duro de cantar y de comprender", ya que cada vez que aparece sobre el escenario se comporta como un personaje diferente. "Es un ser terrible, dramático, casi un hombre muerto, víctima de sus deseos de venganza", ha explicado el cantante.

La puesta en escena para este montaje rehuye el siglo XVIII original de Saaveedra y recuperado por Piave y Verdi para la ópera, y viaja al pasado del siglo XVII y el "futuro" en un "choque de anacronismos" que, según los responsables del montaje, encaja a la perfección en el espíritu desordenado del texto original.

En otro orden de cosas y preguntado por los periodistas, Palumbo se ha referido a la mala situación económica que pasa actualmente la cultura, y especialmente la ópera, en toda Europa.

"No es un problema de Barcelona, ni de España, es un problema global", ha dicho el maestro, quien considera que la ópera es un espectáculo muy caro, "quizás el más caro", lo que provoca que los gobiernos y los políticos piensen en ella a la hora de los recortes.

Palumbo ha señalado que si no se le destina un porcentaje adecuado de los presupuestos, la cultura está destinada a morir y ha defendido que por cada euro que se invierte en cultura, ésta devuelve seis a la sociedad, ya sea por el turismo o por otras vías.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin