Buscar

Fallece el modista francés Yves Saint Laurent

AFP
2/06/2008 - 8:26

Yves Saint Laurent, el diseñador que dio nuevos aires de libertad a la mujer y creó un estilo de éxito que mezcla feminidad y masculinidad, murió el domingo en París a los 71 años.

Saint Laurent, cuyos trajes-pantalón negros y chaquetas safari se convirtieron en un icono de la liberación de la mujer en los años 60, falleció a causa de un tumor cerebral, indicó su ex amante y socio durante más de 40 años, Pierre Bergé.

La salud del diseñador había empeorado en los últimos meses, hasta el punto de que ya no acudía a la sede de su firma de moda, en la elegante Avenue Marceau de París, transformada en fundación en 2004.

Las exequias de uno de los hombres más influyentes de la moda del siglo XX tendrán lugar el jueves por la tarde en la iglesia Saint-Roch de París, en vez del viernes como se había informado anteriormente, explicó Bergé.

Saint Laurent se retiró de la alta costura en 2002, después de cuatro décadas en la cumbre, vistiendo a figuras como Catherine Deneuve, Paloma Picasso, Bianca Jagger o Lauren Bacall.

"Fue el primero en poner pantalones a la mujer, el primero en ponerles esmoquin, el primero en ponerles ropa masculina, el primero en emplear a modelos negras", dijo Bergé. "Era audaz, revolucionó el mercado", añadió.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, afirmó que "desaparece uno de los más grandes nombres de la moda, el primero que hizo de la alta costura un arte dándole un alcance planetario".

El hombre que hizo lucir sobre las pasarelas a 'top-models' como Jerry Hall, Claudia Schiffer, Laetia Casta o la actual primera dama francesa Carla Bruni, fue "uno de los mejores diseñadores, uno de los pocos que alcanzaba la perfección con cada cosa que tocaba", declaró la diseñadora británica Vivienne Westwood.

François Pinault, patrón del imperio de moda PPR, afirmó que "Yves Saint Laurent lo inventó todo y lo transformó todo al servicio de la pasión, para que la mujer brillara y liberara su belleza y misterio".

En 2002, Saint Laurent señaló que siempre había dado "la mayor importancia al respeto" por la moda, que "no es exactamente un arte, pero que necesita un artista para existir".

Uno de los pocos diseñadores que dominaron la moda del siglo XX -junto a Christian Dior, Coco Chanel y Paul Poiret- Yves Henri Donat Mathieu Saint Laurent nació en Orán (Argelia) el 1 de agosto de 1936.

Ese niño tímido y solitario se fascinó muy pronto por la ropa. Cuando llegó por primera vez a París en 1953, a los 17 años, ya contaba con un sólido cuaderno de bocetos bajo el brazo.

En pocos meses, se ganó el respeto de figuras como Michel de Brunoff, el entonces redactor en jefe de la revista Vogue, que publicó sus modelos.

Un año después, Saint Laurent ganaba en tres de las cuatro categorías de un concurso de diseño en París.

De Brunoff recomendó a Christian Dior que lo contratara y su escalada fue tan rápida que Saint Laurent pasó a dirigir la firma a la muerte de Dior, tres años después.

En 1960, la guerra de independencia de Argelia lo llamó al campo de combate, del que pudo salir tres semanas después por motivos de salud. No obstante, de regreso a París Dior ya le había encontrado un sustituto, Marc Bohan.

Con su socio Bergé, Saint Laurent decidió instalarse entonces por su propia cuenta.

El éxito del diseñador francés residió siempre en la armonía que alcanzó entre el cuerpo y la prenda, lo que bautizó como "el silencio total de la ropa".

También supo estar en el momento preciso en el lugar adecuado. Fundó su firma a principios de los 60, cuando el mundo estaba cambiando, hambriento de originalidad.

Saint-Laurent emergió en un mercado joven de cultura 'pop' alimentado por el 'boom' económico y en un momento en que las mujeres encontraron nuevas brechas de libertad. Sus colecciones traspasaron fronteras e inspiraron a artistas como Picasso, Mondrian y Andy Warhol, con quien fue visto en varias ocasiones, así como con el bailarín de ballet Rudolf Nureyev.

Su nombre y su logo, YSL, se convirtieron en sinónimos del último grito y fueron acompañados por la temprana creación de la marca y perfume Rive Gauche, todo un éxito.

En los años 60 y 70, dominó la moda en todo el mundo, penetrando en el mercado japonés, primero, y surcoreano y taiwanés después.

Pero su carrera también estuvo salpicada de controversia. En 1971, una colección inspirada en el estilo de la Segunda Guerra Mundial fue apabullada con críticas estadounidenses mientras que su perfume 'Opium', lanzado a mediados de los 70, le valió acusaciones de estar alentando el consumo de droga.

Para su colega Christian Lacroix, la clave de su éxito fue su extraordinaria versatilidad.

"Chanel, Schiaparelli, Balenciaga y Dior hicieron cosas extraordinarias. Pero trabajaron con un estilo particular". "Saint Laurent es mucho más versátil, como una combinación de todos ellos", dijo Lacroix.

En sus últimos años, la depresión que le había acompañado durante toda su vida se volvió más opresiva y en su despedida de 2002 aseguró haber recurrido a "esos falsos amigos, los tranquilizantes y los narcóticos".