Cultura

La Audiencia Nacional archiva el caso de supuesto genocidio en el Tibet

MADRID (Reuters) - La Audiencia Nacional archivó el lunes dos investigaciones judiciales sobre supuestos casos de genocidio y violación de derechos humanos por parte de las autoridades chinas, bajo la nueva ley que limita a los magistrados españoles para adentrarse en casos internacionales.

Una fuente judicial dijo que los magistrados de la Audiencia aprobaron por nueve votos a siete el archivo de ambos casos, que estaban siendo investigados por jueces de instrucción - cuyo trabajo es similar al de los fiscales - desde 2006.

Los magistrados justificaron su decisión por las nuevas normas - que se convirtieron en ley en marzo - que limitan las investigaciones de casos cuyas víctimas o supuestos autores no sean ciudadanos españoles.

China se molestó en febrero cuando un juez español emitió órdenes de detención para exaltos cargos del Ejército chino como parte de una investigación sobre una denuncia de violación de derechos humanos presentada en 2006 por un monje tibetano-español, que acusó a los exresponsables de genocidio, tortura y crímenes contra la humanidad.

Esa investigación era una de los casos de derechos humanos con más repercusión que están llevando a cabo jueces españoles en virtud del reconocimiento del concepto de justicia universal - el principio por el que se persiguen internacionalmente los casos de lesa humanidad, tortura y genocidio.

España ha sido considerada una pionera en la persecución de la justicia universal.

El caso más conocido llevó en 1998 a la detención del exdictador chileno Augusto Pinochet en Londres, en base a un auto de procesamiento dictado por el magistrado Baltasar Garzón. Reino Unido terminó devolviendo a Pinochet a Chile citando razones médicas y no llegó a ser juzgado en España.

En marzo, el gobierno del conservador del Partido Popular aprobó por la vía rápida una ley que para frenar los poderes de los magistrados para enjuiciar estos casos. Desde entonces, la Audiencia Nacional ha estado revisando todos los casos de justicia universal activos y archivando aquellos con insuficientes vínculos con España.

El Gobierno negó que la nueva ley fuese una respuesta a las quejas de China.

La Audiencia archivó el caso presentado por el monje, además de otro sobre la supuesta persecución a los miembros del grupo religioso Falun Gong en China.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin