Cultura

González-Sinde reclama que las teleoperadoras compren derechos de retransmisión de cine y cobren las descargas

La presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España Academia de las Artes (AACCE), Ángeles González-Sinde, apostó hoy por que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, intervenga en el mercado de telecomunicaciones para que las operadoras tengan que comprar derechos de retransmisión de las obras audiovisuales, como lo hacen las televisiones.

Asimismo, a su juicio, lo lógico es que ellas cobraran a su vez al usuario a través de contadores o instrumentos similares para que todos los autores puedan recibir el pago por su trabajo. "Es preciso un sistema de control. Es como las televisiones, que compran los derechos de antena para proveer gratis. En este momento quien más beneficios obtiene son las empresas de telefonía. Hay que estudiarlo y regularlo porque es un grandísimo descalabro para la industria de la música y del cine", apuntó.

En una entrevista concedida a Europa Press en Buenos Aires, donde asiste al Festival MadridCine, González-Sinde apuntó que es necesario actuar contra la piratería, en la línea de lo que está haciendo Francia. "Las operadoras saben lo que circula por su red. Telefónica hace publicidad en la que anima a la gente a que use sus líneas de ADSL para descargarse contenidos", subrayó.

"No creo que tenga que ser un delito, pero sí que haya un contador o algún sistema que controle. No puede ser que la cultura sea gratis porque mucha gente vive de ella, no sólo actores y directores, se trata de técnicos, laboratorios,...", manifestó. "Todo el que trabaja necesita ser remunerado, y si las operadoras de telefonía no protegen los contenidos, ¿quién lo va a hacer? La tecnología vacía no tiene valor", añadió la presidenta.

El canon no es suficiente

En este sentido, consideró que el canon digital diseñado por el Gobierno no resuelve el problema, pues "no es suficiente para recuperar el coste de la película". "El canon es un pequeñísimo porcentaje que ampara los derechos de propiedad intelectual de todo el mundo, seas un autor pequeño, seas grande", dijo, a lo que agregó que no entiende por qué ha generado tanta polémica "porque es un derecho que viene desde la Revolución Francesa; la propiedad de las ideas". "Los seres humanos tienen derecho a ser dueños de sus ideas", insistió.

A su juicio, sobre el asunto de la piratería no se ha intervenido todavía. "Espero que este ministro de Industria, que parece más sensible a estas cuestiones, considere que la música y el cine son industrias que tienen que ser protegidas y amparadas. Industria siempre ha estado más del lado de los importadores de aparatos, distribuidores de telefonía y televisiones", manifestó la guionista y también directora, que estrenará este agosto 'Una palabra tuya', un largometraje basado en una novela de Elvira Lindo, protagonizado por Malena Alterio y Esperanza Pedreño ('Cámara Café').

La presidenta de la Academia ha pedido una reunión con el ministro precisamente para abordar estas cuestiones, tras reunirse la semana pasada con el secretario de Estado de Comunicaciones, Francisco Ros.

"La crisis nos afecta a todos porque, por una parte, significa que presupuestos más grandes se ven paralizados, y por otro, aunque hagas películas no se distribuyen en España, debido a cómo ha cambiado la exhibición", indicó.

"Los problemas del cine español son compartidos con Europa, y tienen más que ver con el cambio tecnológico y de la forma del mercado (estrenos masivos, películas de Hollywood superiores a los 100 millones de dólares, que se estrenan en 500 salas a la vez,...). Ha cambiado tanto la industria del cine que creo que los europeos hemos perdido espacio, hemos pecado de ingenuos. En los años 80, cuando empezó esta revolución, no estuvimos alerta", lamentó.

"Las ventas de películas han caído en picado, los videoclubs están cerrando,... Entiendo que las cosas cambian y ahora queremos ver cine a la hora que nos conviene, donde nos conviene, porque no queremos estar sujetos a horarios y desplazamientos. Pero eso no puede ser un obstáculo para que se siga haciendo cine en España, porque eso lleva a una oferta muy pobre", consideró.

En este sentido, apuntó que iniciativas como la de la Comunidad de Madrid de "cine a 1 euro" para los mayores de 65 años, son "esperanzadoras", pues hacen pensar que la gente quiere ver películas, aunque sea un segmento de población muy concreto.

Para González-Sinde, hay que potenciar una red de distribución tan fuerte como la americana, y que haya cines tipo Renoir, Golem, etc... que exhiban cine de calidad. "Cada vez más ciudades se están quedando sin una distribución alternativa, es el caso de Sevilla, con la desaparición de los Alameda. Creo que hay que ayudar a las salas de exhibición que apuestan por el cine europeo, español y latinoamericano", manifestó.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin