Cultura

Último adiós a Amparo Baró, mucho más que "la Sole"

Madrid, 30 ene (EFE).- Una "maestra", una "grande" del cine, el teatro y la televisión, una "auténtica fuerza de la naturaleza". Con estas palabras han despedido hoy sus amigos y compañeros de profesión a Amparo Baró, la actriz barcelonesa fallecida ayer a los 77 años, popular por su papel de "Sole" en la serie "7 vidas".

La capilla ardiente se instaló ayer por la tarde en el Tanatorio Norte de Madrid y ha estado abierta hasta las 13 horas de hoy. Cerca de las 14 horas, el féretro de Baró ha abandonado las instalaciones rumbo al cementerio de La Almudena, para ser incinerado.

Carmen Machi, Anabel Alonso, Emilio Aragón o Alicia Borrachero han acudido hoy al tanatorio para despedirse, después de que ayer lo hicieran otros compañeros como Javier Cámara, Gonzalo de Castro, Loles León o Pilar Bardem.

Machi, que compartió durante años escena con ella en la serie "7 vidas" y fue su "hija" en la aclamada obra de teatro "Agosto", ha destacado que Baró "ha hecho toda la vida lo que le ha dado la gana" y "ha vivido plenamente".

"Los que la hemos conocido sabemos de lo que hablamos, y muchos de vosotros también, porque uno demuestra cómo es delante de la cámara y Amparo era, claramente, la pura verdad", ha dicho al salir de la capilla ardiente.

Pocos como Machi pueden comprender lo que significa la celebridad por un personaje televisivo, porque si Baró es recordada siempre como "la Sole", ella siempre será "Aída" para el público.

"Hemos compartido muchas cosas", ha admitido. "Amparo es para mí una maestra, una amiga eterna y una compañera en muchos sentidos de mi vida".

También Anabel Alonso compartió con Baró la aventura de "7 vidas".

"A raíz de este trabajo nos hicimos amigas, la considero una maestra, una mujer de la que aprendí mucho, honesta, sincera, que no se andaba con medias tintas, y eso se agradecía", ha dicho.

La actriz ha recalcado "lo gran profesional" que era Baró, una intérprete que "nunca fallaba, que siempre se lo sabía todo".

"Llegó al gran público con Sole de '7 vidas', pero era una gran dama del cine, del teatro y de la televisión. La televisión le dio el espaldarazo del gran público", ha añadido.

Alicia Borrachero, que coincidió con ella en la función "Agosto", la última que hizo en el teatro (2011), ha dicho a su llegada al tanatorio que "fue un regalo de la vida" poder trabajar con ella en aquel montaje.

Borrachero ha destacado "su grandeza y humildad", y ha recalcado que "era una mujer que amaba el teatro y la interpretación, una lección para todos los actores".

Como una "fuerza de la naturaleza" la ha definido Emilio Aragón, que coincidió con ella en Telecinco. El humorista, músico y cineasta la ha calificado como "irreemplazable", una actriz que es "un ejemplo para todos", ha dicho.

Aragón ha hecho hincapié en su actuación en "Agosto", una obra de teatro que tuvo la "suerte" de ver y en la que Baró ofreció "una clase magistral" con su actuación.

Fue en ese montaje, dirigido por Gerardo Vera, donde coincidió también con la actriz y directora Marina Seresesky, que a raíz de esa experiencia escribió un guión especialmente para Machi y Baró.

La enfermedad de esta última hizo que Terele Pávez ocupara finalmente su lugar en el proyecto, una comedia dramática titulada "La puerta abierta", cuyo rodaje está a punto de concluir.

En declaraciones a Efe, Seresesky ha destacado de Baró la amplitud de sus registros y, como persona, su generosidad. "Las primeras obras siempre cuestan mucho y su apoyo ha sido incondicional. Siempre le estaré agradecida".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin