Cultura

Blanca Portillo da vida a una Virgen María de carne y hueso en el Lliure

Barcelona, 4 mar (EFE).- La Virgen María "sale de la estampa" y sube al escenario convertida en "una mujer de carne y hueso, que tiene su propia versión de la historia" en la obra "El testamento de María", ha explicado hoy la actriz Blanca Portillo, que mañana lleva la revisión de esta figura bíblica al Teatre Lliure.

La obra es un monólogo del escritor irlandés Colm Tóibín, que se estrenó en Broadway en 2013 y llegó al festival Grec de Barcelona el año pasado, bajo la dirección de Agustí Villaronga.

Tras recorrer varios escenarios españoles, el montaje de Villaronga ha vuelto a Barcelona en su versión en castellano, ya que el proyecto de traducirla al catalán murió junto a la actriz que tenía que darle vida: Rosa Novell.

"Hemos perdido dos mujeres admirables en poco tiempo: Rosa Novell y Amparo Baró, y la mejor manera de rendirles homenaje es representar esta obra que habla de la mujer", ha dicho Portillo, que estará en el Teatre Lliure hasta el 22 de marzo.

Portillo se ha mostrado hoy enamorada de esta Virgen María "que lleva 2.000 años callada" y a la que Colm Tóibín ha dado voz.

"Ella tiene su propia versión de los hechos que narran los Evangelios. No hay que olvidar que ella los vivió en primera persona", ha subrayado.

La versión de la Virgen María es la de "una madre que viaja a las profundidades de un dolor inmenso" y que se plantea "si es justo defender unas ideas hasta el punto de entregar la vida".

En su opinión, la obra "es una ficción, pero una ficción muy posible, porque María narra su verdad, la de una mujer con miedo, rabia, dolor e impotencia".

"Es como esas madres que ven como su hijo se va a Iraq y vuelve en un ataúd", ha ejemplificado la actriz.

A pesar de que la protagonista es una María pagana, "los creyentes que han visto la obra no se han ofendido y eso nos ha dado satisfacción", según Portillo, que ha reconocido que al principio temía que el texto pudiera herir susceptibilidades.

El relato se sitúa en los últimos días de la Virgen María, cuando es una mujer mayor que vive atormentada por el odio que se ha generado contra Jesucristo y es vigilada por los discípulos de su hijo.

"La obra viaja en el tiempo hacia delante y hacia atrás, según ella va recordando diferentes momentos de su vida. Aunque más que recordar lo que hace es revivir aquellos momentos, porque ella ve a los personajes, ve a su hijo, ve a su marido, y habla con ellos", ha aclarado Portillo.

Esta estructura dramática ha ayudado a la actriz a abordar su primer monólogo porque no se ha sentido sola sobre el escenario, sino acompañada de los personajes invisibles y del público, al que se dirige directamente "como si fuera una conversación", según ha apuntado.

"Es una obra muy dura", ha reconocido Portillo, que en paralelo está trabajando en "Chiringuito de Pepe", una serie de humor que le permite "sanearse" mentalmente, según sus palabras.

"El testamento de María" es la primera obra teatral del director de cine Agustí Villaronga, autor en 2010 de la premiada película "Pa Negre".

El artista plástico Frederic Amat es el creador de la escenografía, que el propio artista ha definido como "un retablo" compuesto de estanterías y paquetes envueltos en tela negra que representan "el espacio de la memoria".

La música corre a cargo de la cantante y compositora australiana Lisa Gerrard, intérprete vocal del tema de la película Gladiator, "Now we are free", quien ha cedido para la ocasión cuatro piezas de música sufí argelina.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin