Cultura

The Spirit exhibe modernidad en la celebración de sus 75 años en el Salón

Barcelona, 18 abr (EFE).- Cuando Will Eisner, uno de los grandes de la novela gráfica, publicó en junio de 1940 las primeras viñetas de "The Spirit", estaba creando un clásico súbito, una serie que 75 años después se muestra rabiosamente moderna como puede verse en la exposición que le está dedicando el Salón del Cómic de Barcelona.

"The Spirit: 75 años en Central City" recoge unos cincuenta originales salidos de las propias manos de Eisner (1917-2005) así como de otros autores que han dibujado el personaje, entre ellos los españoles Jordi Benet y Daniel Torres.

La historia, que vio la luz en un suplemento dominical de una cadena de diarios de EEUU, se centra en las andanzas de Denny Colt, un detective privado al que se da por muerto tras enfrentarse con el doctor Cobra, el primer villano de la serie.

A partir de entonces y oculto tras un pequeño antifaz -el mismo que lleva el Cristóbal Colón del cartel del salón de este año- Colt, ya bajo el pseudónimo de "The Spirit" se convierte en un justiciero que colabora con la policía -y en búsqueda de recompensas- creando un entorno en el que Eisner, además de su maestría gráfica, supo conjugar humor y toques del género negro.

"The Spirit" fue publicada originalmente entre 1940 y 1952, y volvería a los quioscos en diversas etapas, realizadas por Eisner y otros autores: Alan Moore, Dave Gibbons, David Lloyd, Neil Gaiman, Kurt Busiek o Eddie Campbell, entre otros.

Mientras que en Estados Unidos y otros mercados, "The Spirit" es un clásico enormemente popular, en España, el personaje y la serie, que lo tenían todo para triunfar, paso un poco desapercibida, aunque siempre ha sido un referente para los especialistas y profesionales.

"Su publicación en España fue un poco extraña; pese a que nació en 1940, aquí no llegó hasta el año 45 ó 46 y muy poco", explica el responsable de exposiciones del Salón, Toni Guiral, sobre la presencia "guadianesca" de los primeros tebeos de The Spirit.

Sólo comenzó a aparecer de una forma más regular por medio de la editorial Garbo a finales de los 70 y principios de los 80,

"Este retraso provocó que la gente no se identifique tanto con él, aunque hay un círculo de personas que lo tienen como lo que es, como un grande de la historieta, a todos los niveles, sobre todos profesionales y gente del mundillo", señala este experto

Posteriormente, la editorial Norma ha sido la que se ha encargado de mantener viva la llama del personaje.

"Es un clásico porque nació en los años cuarenta pero sigue siendo muy moderno en todos los aspectos y con eso queda claro por qué Will Eisner fue uno de los autores que más ha influido en el mundo de la historieta", comenta Guiral.

La relación de Eisner con el salón barcelonés fue bastante especial, ya que además de ser uno de los invitados de la primera edición en 1981, desde entonces siempre que la agenda se lo permitía regresaba a la capital catalana.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin