Buscar

La mujer que se hizo la prueba de ADN cree que su madre pudo conocer a Dalí en Cadaqués

EFE
11/08/2008 - 15:40

Barcelona, 11 ago (EFE).- Pilar Abel, la mujer que se ha sometido a pruebas de ADN para saber si es hija de Salvador Dalí, cree que el pintor pudo conocer a su madre en Cadaqués (Girona) en 1955, año en el que trabajó como empleada de una familia de Barcelona que veraneaba en la Costa Brava, según explicó en declaraciones a Efe.

Pilar Abel, de 52 años y vecina de Girona, está a la espera de conocer los resultados de unas pruebas de paternidad hechas hace 8 meses en París con ADN del pintor conservado por la familia Descharnes, que aún no le han sido revelados y que ha reclamado a través de su abogada.

Sin embargo, Nicolas Descharnes, hijo del colaborador de Dalí Robert Descharnes, aseguró a Efe que el médico que efectuó las pruebas de paternidad le comunicó a él "verbalmente" que el resultado era negativo y que, por lo tanto, "no existe ninguna relación de parentesco entre esta mujer y Salvador Dalí".

Nicolas Descharnes señaló también que está a la espera de recibir por escrito los resultados de las pruebas para remitir los mismos a la interesada y que, desde el principio, su padre se mostró "muy escéptico" respecto a la supuesta relación de Dalí con la madre de Pilar Abel.

Por su parte, Pilar Abel explicó a Efe que, cuando su madre se quedó embarazada, a principios del verano de 1955, trabajaba como empleada del hogar de una familia barcelonesa que veraneaba en Cadaqués, población donde residía Salvador Dalí, que entonces contaba 51 años.

Cinco meses después de que su madre se casara, a los 25 años, con el que oficialmente es su padre, Pilar nació en Figueres (Girona).

Relata que desde pequeña "tenía dudas sobre quién era mi padre" porque su propia abuela paterna le confesó que era hija de "un gran pintor", y no de su hijo, y porque nunca se sintió muy integrada en la familia.

"De hecho -añade- me criaron las abuelas y siempre me sentía desplazada del ambiente familiar y poco querida".

Pilar Abel asevera que, cuando abiertamente preguntó a su madre si realmente el pintor ampurdanés era su padre, ésta ni se lo confirmó ni se lo negó.

"Me dijo -relata- que no quería tirarse piedras sobre la tumba", mientras indica que alguna vez se había referido a Dalí como "una persona agradable pero algo rara".

En su conversación con Efe, Pilar Abel comentó que unos amigos le animaron a indagar sobre su origen tras conocer su historia personal, y por su parecido con el pintor.

Remarcó, en este sentido, que hace tiempo que está convencida de que puede ser hija de Dalí, aunque le falta la confirmación de la prueba del ADN.

La mujer reconoce que nunca tuvo relación directa con el pintor, aunque dice haber coincidido muchas veces con él por la Rambla de Figueres, y que "siempre nos saludábamos y cuando lo veía notaba una sensación muy extraña ante su presencia".

Pilar Abel tiene cuatro hijos y tres nietos, lo que, de confirmarse la paternidad del pintor, éste tendría una numerosa descendencia.

La mujer y el pintor tienen en común un punto de excentricidad, y en este sentido, Pilar Abel llegó a ganarse la vida echando cartas del tarot en una televisión local de Girona.