Cultura

Alfonso Armada: Hemos regalado en internet lo que vendíamos en los kioskos

Zaragoza, 20 oct (EFE).- El periodista Alfonso Armada ha lamentado la "pésima" pedagogía de los medios de comunicación a la hora de valorar su propia información por haber "regalado en internet" lo que se vendía en los kioskos, a lo que su compañera Pilar Cernuda ha sumado las presiones empresariales en los medios.

Armada y Cernuda han hecho este análisis sobre la situación actual de los medios de comunicación en una entrevista concedida a Efe de forma previa a su participación en unas jornadas de periodismo de opinión organizadas por el diario Heraldo de Aragón en Zaragoza.

Así, la periodista ha criticado que las tertulias se hayan convertido en un "espectáculo" y en un "circo", se ha mostrado "decepcionada" por cómo las historias han pasado a un segundo plano para realizar análisis "brillantes" sustentados en datos que no son ciertos, por lo que ha defendido el periodismo de información y que la mejor opinión es la contada por el profesional que tiene "la mejor información".

Armada ha añadido su preocupación por el "ruido infernal" y la "falta de respeto a la verdad" que, a su juicio, se produce en España, con una sensación de que "todo vale" para "tratar de atraer lectores como sea" y ha defendido que la función del periodismo no es solo informar, sino también enseñar.

Ahondando en el periodismo de opinión, Cernuda ha asegurado que prefiere que sus lectores u oyentes tengan una información "muy rigurosa" para que saquen sus propias conclusiones, así como que le gustaría que el público también recurriera a varias fuentes para formas su visión sobre cualquier asunto.

Con la llegada de las empresas al mundo de la comunicación, ha proseguido, los posicionamientos económicos son "brutales", la publicidad es "la que marca las líneas" y muchas veces no es el director el que hace las sugerencias o prohíbe algo, sino la propia cabeza empresarial.

"O te plantas y dices me voy, o te expones a que te echen", ha asegurado a lo que ha añadido que echa en falta la forma en la que trabajaban en los tiempos de la Transición, en esa "España ilusionante, la España de verdad del cambio", por su ética y rigor.

Armada, por su parte, ha apuntado que los medios se han vuelto "previsibles" y "sectarios" y ha ampliado la responsabilidad a los propios lectores, a quienes ha calificado de "parroquianos", ya que considera que en muchas ocasiones no quieren exponerse a "visiones que contradigan su visión del mundo" y ello provoca que, como en el parlamento, se discuta con "ideas preconcebidas".

Como solución, ha abogado por recuperar la capacidad de contar historias porque "a todos nos encanta que nos cuenten buenas historias" y ha ensalzado el nuevo movimiento de cronistas que están surgiendo actualmente en América Latina.

En este sentido, Pilar Cernuda ha considerado que "para estar bien informado en España hay que leer por lo menos dos periódicos o tres" y, aunque ha expresado que la existencia de líneas editoriales determinadas y analistas en función de las mismas le parece "bien", no comparte que se manipule la información para ponerla al servicio de ninguna línea editorial.

Armada ha insistido en la necesidad de "volver a la calle para escuchar", a lo que su compañera ha replicado: "y a hablar con los mayores".

Sobre la situación política actual del país, la periodista ha expresado que le gustaría tener "una varita mágica" para que ocurriera algo que no provocara que España "se fuera al abismo", a lo que ha añadido, citando al intelectual Eugenio D'Ors: "a mí los experimentos, con gaseosa".

"Soy del bipartidismo. Quiero dirigentes sólidos, con experiencia, con equipos, que yo sepa quién les financia", además de que no sean corruptos, ha insistido, porque los experimentos le "asustan" después de ver cómo países importantes se han quedado "fuera de juego" por elegir "mal".

Asimismo, Alfonso Armada ha hablado acerca de la situación en Cataluña, para lo que se ha servido de una entrevista con un periodista bosnio afincado en Gerona, que le confesó que en Sarajevo "ninguno" esperaba que terminaran matándose "unos a otros".

Ha calificado al nacionalismo como un "veneno" que si no se embrida puede convertirse "en una bestia tremenda" y ha hecho hincapié en que el "cultivo tan desaforado de la identidad es un camino muy peligroso".

A todo ello, Cernuda se ha limitado a señalar que lo ocurrido en los Balcanes debería ser "asignatura de obligado estudio en Cataluña".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin