Buscar

Sergi Belbel conecta pasado y presente en su adaptación de "María Estuardo"

EFE
3/05/2016 - 15:34

Barcelona, 3 may (EFE).- Sergi Belbel subraya la vigencia de la lucha por el poder que refleja la obra "María Estuardo" en la adaptación de este clásico del romanticismo alemán que el director catalán estrenará el 5 de mayo en el Teatre Lliure, con Sílvia Bel y Míriam Alemany en los papeles protagonistas.

Este montaje llega 26 años después de la famosa versión que dirigió Josep Montanyès en el Teatre Grec de Barcelona, con Anna Lizaran en el papel de María Estuardo y Maife Gil como Isabel I.

"Cuando supe que íbamos a montar esta obra, lo primero que pensé es que el listón estaba muy alto, pero creo que es un orgullo poder rendir este homenaje a Ana Lizarán", ha dicho hoy Sílvia Bel, que interpreta a la reina de Escocia que da nombre a la obra.

Sergi Belbel también ha reconocido su admiración por aquel montaje, así como su voluntad de hacer su propia versión de la obra de Friedrich Schiller, publicada el año 1800, por lo que él mismo se ha encargado de la traducción y ha condensado en dos horas las cuatro horas y media del texto original.

El resultado es una pieza teatral que va a la raíz del conflicto, el político y el humano, y que reduce el número de personajes de los 17 del original a los 8 de esta versión.

"María Estuardo" narra la historia de la reina de Escocia, prisionera en el castillo de Talbot por orden de Isabel I de Inglaterra y que desde su encierro conspira para salvar la vida y recuperar el poder político.

"Me siento muy identificada con mi personaje -ha dicho Sílvia Bel-, porque es una mujer muy pasional, que se enfrenta a otro personaje mucho más racional, que es la reina Isabel I".

Sergi Belbel ha decidido respetar escrupulosamente el lenguaje de Schiller y "la fuerza de sus palabras, llenas de bellas imágenes y metáforas sugerentes", aunque también ha buscado "ser lo más comprensible posible para el público".

El dramaturgo ha mantenido íntegro el tercer acto, en el que se encuentran cara a cara las dos reinas, y ha conservado personajes esenciales de la historia, como el poderoso e intrigante barón de Burleigh y el ambiguo y complejo conde de Leicester.

"En momentos convulsos como los actuales resulta tremendamente vigente esta obra, que habla de política, de conspiraciones y de juegos sucios para conservar o conquistar el poder", ha señalado Bel.

"La judicialización de la política o politización de la justicia es otro tema muy actual que también está presente en esta obra del siglo XIX", ha añadido Belbel.

Esta conexión entre pasado y presente se refleja en el vestuario, ya que las dos reinas van vestidas de época, mientras el resto de personajes visten con los trajes que suelen utilizar los hombres poderosos del siglo XXI.

La escenografía también es híbrida, con sillas tapizadas de terciopelo rojo y aroma de otras épocas, situadas en un espacio sobrio y contemporáneo que consigue, con muy pocos elementos, transmitir la sensación de encierro que siente María Estuardo.

Una lámpara que cuelga del techo y oscila acompaña a Isabel I en el monólogo en el que la poderosa reina expresa con palabras el debate interno que la consume.

"Mi personaje lucha entre el deber y la voluntad, entre lo que debe hacer y lo que quiere hacer, entre sus obligaciones públicas y sus deseos humanos", ha explicado Míriam Alemany.

Jordi Banacolocha, Àlex Casanovas, Carles Martínez, Fina Rius y Marc Rius completan el reparto de este montaje, que se podrá ver en el Teatre Lliure de Gracia del 5 de mayo al 5 de junio.