Cultura

El poeta Adam Zagajewski, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017

  • Optaban 38 candidaturas de 23 países, entre ellos Javier Marías
El poeta y ensayista polaco Adam Zagajewski. Imagen: EFE

El poeta y ensayista polaco Adam Zagajewski ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017, según ha hecho público este jueves en Oviedo el jurado encargado de su concesión. Esta candidatura había sido propuesta por los Premios Princesa de Asturias de las Letras, John Banville (2014) y Richard Ford (2016), y por el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2001, Krzysztof Penderecki.

Adam Zagajewski (Lwów, actual Ucrania, 21 de junio de 1945) es un poeta, novelista y ensayista graduado en Filosofía y Psicología por la Universidad Jagiellonica, en Cracovia, y uno de los más afamados poetas contemporáneos polacos, adscrito a la llamada Generación del 68 o de la Nueva Ola, formada por autores decididos a comprometerse políticamente en sus obras, como Kornhauser, Kipska, Krynicki o Baranczak.

Zagajewski creó dos de los principales lemas de este grupo: Powiedz prawde (Di la verdad) y Mow wprost (Habla claro). Exiliado en Alemania, París y EE.UU. sucesivamente, en 2002 regresó a Cracovia, donde reside.

Es coeditor de la revista literaria Zeszyty literackie, que se publica en París, ha sido profesor en la Universidad de Houston y en la actualidad lo es en la de Chicago. En la década de los setenta se unió al grupo de disidentes de Cracovia, Teraz (Ahora). En 1972 publicó su primer poemario, Komunikat, al que siguió la novela Cieplo zimno (Caliente y frío). Difundía además sus ideas en la revista clandestina Zapis, uno de los principales medios de la oposición democrática polaca.

Publicó después Sklepy miesne (Carnicerías) y, perseguido por el régimen comunista, se exilio en Paris, en 1982, y publicó la novela Cienka kreska (Trazo) y el poemario List. Oda do wielosci (Letra. Oda a la pluralidad). En su siguiente ensayo, Solidarnosc i samotnosc, 1986 (Solidaridad y soledad, 2010), Zagajewski exponía sus tesis sobre el compromiso político de los escritores. En 1988 viajó a EEUU, donde trabajó como profesor visitante en el Creative Writing Program de la Universidad de Houston. Con el poemario Plotno (1990) evolucionó hacia la contemplación poética, lejos de la combatividad de sus primeras obras.

El mismo afirmó sobre este cambio que "la poesía está en otra parte, más allá de las inmediatas luchas partidistas, e incluso más allá de la rebelión -aún la más justificada- contra la tiranía". Se ha dicho de él que su decidida posición por la libertad y la búsqueda de la belleza tiene un fiel testimonio en su obra, de gran hondura humana y fina sensibilidad estética.

La crítica ha destacado asimismo la música y luminosidad que caracterizan su voz literaria. Entre sus temas recurrentes están la noche, los sueños, el tiempo, la eternidad, el silencio y la muerte o, como se ha dicho, "la poética de la imperfección de la vida". Para Zagajewski, además, la poesía ha de conjugar "ironía y éxtasis" y el poeta es alguien "consciente de la historia".

Entre otros galardones, en 1999 fue elegido miembro de la Academia de Artes de Berlín y en 2012 recibió el título de doctor honoris causa por la Universidad Jagellonne de Cracovia. Ha recibido, asimismo, la Medalla de bronce de la Cruz Polaca del Merito y la Cruz de Oficial de la Orden Polonia Restituta.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments