Cultura

El Palau Robert reúne el legado de Joana Biarnés, primera fotoperiodista española

Barcelona, 26 oct (EFE).- Noventa fotografías tomadas entre 1963 y 1973, fiel reflejo de toda una época, conforman la exposición "Joana Biarnés. A contracorriente", que se inaugura hoy en el Palau Robert de Barcelona y reúne el legado de la primera fotoperiodista española contratada por un periódico.

Joana Biarnés (Terrassa, 1935) se ha mostrado hoy muy contenta de poder mostrar su trabajo en su Cataluña natal, después de que la exposición haya pasado por PhotoEspaña 2016 en Madrid y El Palacio de la Lonja de Zaragoza.

La fotógrafa también ha presentado el libro "Joana Biarnés. Disparando con el corazón", una publicación antológica y biográfica que resume la trayectoria de esta mujer, que nadó a contracorriente en un mundo de hombres, venció los prejuicios e inmortalizó a grandes personajes de la historia.

"Es un regalo que no podía esperar. Un reconocimiento que ha llegado y eso es lo que importa", ha resaltado Biarnés, que abandonó la fotografía en 1985, "de un día para otro" desencantada porque la prensa sensacionalista lo invadía todo.

Más de treinta años después, su trabajo ha sido "redescubierto para mucha gente", gracias al empeño del fotoperiodista Gervasio Sánchez, que animó al comisario del exposición, Chema Conesa, a "escarbar" en los archivos y encontrarse con la "sorpresa" de la calidad del trabajo de Biarnés, según ha dicho Conesa.

Raphael, Lola Flores, Dalí, Massiel, Joan Manuel Serrat, la duquesa de Alba, los Beatles, Jackie Kennedy o Roman Polanski son algunos de los protagonistas de las fotografías que se expondrán en el Palau Robert del 27 de octubre al 2 de abril.

Todas ellas fueron tomadas en la época en la que Biarnés trabajaba en el periódico Pueblo, donde se convirtió en la primera fotoperiodista española contratada por un medio de comunicación.

En ese periódico se encontró con los que serían sus compañeros (Raúl del Pozo, Jesús Hermida, Tico Medina o José Antonio Navas, entre otros) que siempre le trataron "fenomenal", aunque "al principio estaban a la expectativa" y ella tuvo que demostrar su calidad profesional y su apasionada entrega a la profesión.

"Al principio, cuando llegaba a los lugares donde hacíamos el reportaje, me preguntaban: ¿dónde está el fotógrafo?, y se quedaban de piedra cuando les decía que el fotógrafo era yo", ha recordado.

"No fue fácil -ha añadido-, no tanto por la gente de la profesión, que siempre me trató bien, como por la sociedad en general, porque en aquella época se pensaba que el lugar de la mujer era la familia".

El resultado de su valentía y su tesón es la exposición que ahora llega a Barcelona y en la que se puede apreciar "la personalísima mirada de Biarnés", según Conesa.

La fotógrafa ha señalado hoy que sus imágenes tienen "esa mirada femenina que tienen las mujeres fotógrafas y que es distinta a la de los hombres".

Además, son imágenes próximas y naturales, que Biarnés conseguía ganándose a la gente con su simpatía.

Con este sistema, ha recordado como Biarnés, una joven de poco más de veinte años, logró introducirse en la habitación de los Beatles durante su estancia en España y tomarles instantáneas durante más de tres horas e incluso enseñarles los ritmos del flamenco.

"La manera de acercarse a la gente es mirarle a los ojos y preguntar", ha revelado, aunque también tiene "fotos robadas", en las que "primero fotografiaba y después preguntaba", para conseguir naturalidad.

"Yo abrí un poco el camino a muchas mujeres, que después han cogido la cámara o se han iniciado en otros trabajos de hombres, pero tenemos mucho camino que recorrer", ha concluido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint