Cultura

Una muestra descubre en Barcelona la fascinación por el arte sumerio de Miró, Moore, Giacometti y Le Corbusier

La Fundació Joan Miró de Barcelona descubre la fascinación que el arte primitivo sumerio suscitó entre artistas modernos como Joan Miró, Henry Moore, Albert Giacometti, Le Corbusier, Barbara Hepworth, Horacio Coppola y Willi Baumeister en la exposición 'Sumer y el paradigma modern', que se podrá visitar hasta el 21 de enero.

BARCELONA, 10 (EUROPA PRESS)

El eco que numerosas revistas modernas se hicieron del hallazgo de destacadas piezas arqueológicas en yacimientos del sur de Irak durante el periodo de entreguerras desencadenó un efecto de fascinación en una generación de artistas que la muestra explora de la mano del comisario Pedro Azara.

"No era un arte especialmente promovido y, en cambio, trascendió por el apoyo de diferentes publicaciones, que permite que una generación de surrealistas y otros artistas descubra un nuevo arte primitivo en un momento en que el arte africano está explotado", ha explicado el comisario.

Para el comisario, el recorrido --de 200 piezas y cuatro ámbitos temáticos-- busca encontrar una respuesta al interés mostrado por una generación destacada de artistas del siglo XX, y cómo éste influyó en el desarrollo de su lenguaje artístico.

La primera sala evoca una cueva que reúne catálogos, revistas, libros, postales, fotografías, carteles y numerosa documentación publicada en la época, y destaca la instalación con un poema de Juan Eduardo Cirlot de 1949, que se convierte en el primer poema --de 400 versos-- dedicado a la cultura sumeria.

Tras la sala inicial, el recorrido hace parada en los mitos surgidos de los textos mesopotámicos que fueron descubiertos y traducidos en el siglo XIX y XX.

De entre ellos, destaca el de la torre de Babel, que al final de la Edad Media fue acogido para simbolizar la ambición humana y que fue tomado por Le Corbusier y Adolf Loos en sentido positivo en sus proyectos arquitectónicos --en que recorrieron a la tipología del zigurat--.

El Poema del Gilgamesh, epopeya sumeria previa a la Odisea de Homero, fue de gran inspiración también para artistas como Baumeister que, después de la II Guerra Mundial, encontró consuelo en los citados versos en torno a la lenta concienciación del héroe y de su condición mortal.

"NO HAY FUTURO, HAY QUE MIRAR AL PASADO"

"Como no hay futuro hay que mirar al pasado", decían algunos artistas de la citada generación que abrazaron el arte sumerio como una forma de encontrar sentido.

La siguiente sala ahonda en los aspectos de la escritura cuneiforma, característica de la cultura mesopotámica, que despertó gran interés entre artistas como Henri Michaux y Juan Batlle Planas, mientras que después se aborda la composición para acabar con las figuras creadas por Henry Moore, Joan Miró, Alberto Giacometti y Barbara Hepworth, como joyas de la corona de la muestra.

DESCUBRIMIENTO EN PALMA DE MALLORCA

Una de las significaciones más destacadas de la exposición es la serie de grafitis de inspiración sumeria hallados recientemente en el estudio de Joan Miró en Palma de Mallorca y que el artista clavó con chinchetas para tenerlos a su alcance.

Éstos fueron utilizados como esbozos de escutluras caracterizadas por unos ojos desorbitados, como la imagen perseguida por un inquietante Buster Keaton en un filme de Samuel Beckett, contenido en la muestra en forma de instalación.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin