Cultura

Blanca Busquets se pone en la piel de una villana en su última novela, 'La fugitiva'

La escritora Blanca Busquets ha optado por situar a una villana en el papel protagonista de 'La fugitiva' (Proa), personaje que ya aparecía en su última novela, 'Jardí a l'obaga', y al que la autora ha querido dedicar un libro entero, según ha explicado en rueda de prensa este martes en Barcelona.

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

'La fugitiva' cuenta la historia de Mireia, una anciana de carácter hosco de más de noventa años que vive sola en un piso del barrio de Sarrià (Barcelona) y quien solamente mantiene una buena relación con su nieta Sònia.

El personaje de Mireia ya aparecía en la anterior novela de Busquets, pero es en 'La fugitiva' donde el personaje recordará distintos momentos de su vida que darán explicación a su forma de ser y encontrará, al fin, un halo de esperanza.

Busquets es escritora, periodista y filóloga y 'La Fugitiva' es su novena novela publicada; sus libros se han traducido en distintas lenguas como el castellano, el francés, el ruso, el alemán, el inglés o el italiano.

En 2011 ganó el Premi Llibreter por la novela 'La nevada del cucut', y en 2015 fue galardonada en Roma con el premio de literatura y periodismo Alghero Donna, en la modalidad de narrativa.

Busquets explica que "tenía muchas ganas de escribir la novela de un villano", pero insiste en que ella no cree en los malos, sino que su forma de ser se debe a las circunstancias por las que pasan a lo largo de la vida.

LA VIDA EN PRISIÓN

La autora trabajó durante un año y medio como voluntaria en prisión, algo que se ve reflejado en la novela cuando Mireia acaba en la cárcel, y ha explicado que aprendió "en un año y medio más que en toda una vida".

El título de la novela, 'La fugitiva', se debe al hecho de que la protagonista se ha pasado la vida huyendo de todo para "no encontrarse con todo lo que la había llevado hasta allí, hasta que se rompe por dentro".

HISTORIAS UNIVERSALES

Busquets también ha explicado que lo que se escribe en una novela acaba siendo algo universal independientemente del lugar de origen: "Todos somos personas y lo que pasa aquí puede que también pase en la otra punta de Europa".

La novela da mucha importancia al mundo de los secretos porque enriquecen la forma de ser de las personas, y la autora ha admitido que disfruta creando personajes secundarios porque son "la vinagreta" de la novela.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin