Buscar

"Hamlet", el "éxito intemporal" del Teatro Clásico de Sevilla vuelve a Madrid

EFE
14/08/2018 - 11:33
Más noticias sobre:

Madrid, 14 ago (EFE).- El teatro "es un espejo donde mirarse", por ello, temas como la vida y la muerte, la constante duda y la corrupción "dialogan con el público de cualquier época". Motivo por el que "Hamlet", de la compañía Teatro Clásico de Sevilla, tiene un "éxito intemporal" y vuelve a Madrid "con más ganas que nunca".

"A pesar de ser una obra 'archirepresentada', nosotros trabajamos desde la humildad y el esfuerzo por dar una visión clara y sencilla de 'Hamlet', sumándole una escenografía y un texto increíble y, sobre todo, muchas ganas de actuar", ha afirmado Pablo Gómez-Pando, protagonista de la obra, en una entrevista con Efe.

Esta aclamada versión de "Hamlet", dirigida y adaptada por Alfonso Zurro, ha obtenido 21 premios galardones hasta el momento, entre ellos el Premio Max 2017 (Diseño de Espacio Escénico), y vuelve a Madrid tras dos años de espera para ser acogida por el Teatro Fígaro hasta el 26 de agosto.

A través de una historia situada en el renacimiento inglés, donde se hablaban de conceptos como la "venganza, la necesidad de poder y la búsqueda de uno mismo", Shakespeare "simplemente" introducía un "pensamiento filosófico sobre el momento en el que estaba viviendo", creando así una de las obras más influyentes de la literatura inglesa, explica el actor (Sevilla, 1983).

Es aquí cuando Gómez-Pando se pone en papel de Hamlet, un hombre sumido en la "desubicación", "desde lo familiar hasta a lo político", tras morir su padre, el rey, y perder la herencia mientras su madre se casa con su tío.

"Fue difícil meterse en su cabeza, es una persona muy inteligente que casi roza la locura. En nuestro texto jugamos con eso, hasta el punto de que no se sabe si la locura de Hamlet es fingida o es real, dejando la elección a manos del público", apunta.

En su búsqueda de venganza, Hamlet estará situado en un imaginativo espacio escénico donde los espejos tienen un "papel esencial" en lo visual, reflejando, por el ejemplo, el espionaje constante que se vive en la obra o mostrando de "manera metafórica" los "vicios y virtudes" de nuestra sociedad.

La edad de Hamlet está "cerca de los 30 años", según da a entender el texto original, motivo por el que Gómez-Pando fue elegido para protagonizar el espectáculo y, después de más de 100 funciones, sigue "encantado" de representar.

Aun así, admite estar "un poco nervioso", debido a que él vive aquí y sabe que "la cultura y el teatro tiene un valor especial en la capital".

También, "encantada" está Amparo Marín, encargada de interpretar a Gertrudis, quien afirma que hay "tantas versiones como espectadores", ya que "está llena de matices, pensamientos y mil cosas donde agarrarte" pero, en este caso, destaca por ser un "espectáculo visual y pasional en su texto".

"La reflexión de la obra no es una reflexión sesuda, Zurro ha llenado el teatro de vitalidad y ha construido muy bien el texto, hasta el punto de que es un placer interpretarla, gracias, también, al elenco que me acompaña", admite la actriz.

Su personaje, madre de Hamlet, es uno de los "motores por el cual se desencadena la acción" y le gusta porque "vive de los silencios" y "tiene escenas muy potentes", apostilla.

"Es una obra única, no hay otra. Cuando lees el texto, está todo: Ambición, pasión, poder, la duda en la vida... En definitiva, es muy humanista", despunta.

Por otro lado, personajes como Claudio, tío de Hamlet, se caracterizan por ser "malos", algo que Juan Motilla disfruta al interpretar: "Usurpo el poder y, si puedo, 'puteo' al niño, me gusta hacer de malo", afirma entre risas el propio actor.

Él defiende que, si duda, es la "mejor obra escrita del teatro universal y muy actual", y, en esta adaptación, no se han "limitado en decir y contemplar las palabras" de Shakespeare, han "hecho acción".

"Esto, para mí, no es una nueva visión de la obra, simplemente hemos ofrecido dinamismo y sacado todo lo que había 'dentro'. Con 'Hamlet' se han hecho tantas barbaridades que nosotros queríamos ser fieles a lo que se contaba, nada más", ha concluido.