Cultura

Sin Nobel de Literatura por octava vez en la historia

  • El detonante de la crisis ha sido Jean-Claude Arnault
  • Se espera que el año que viene haya dos ganadores
  • La última vez que no se entregó fue a causa de la IIGM
Alfred Nobel, creador de los premios. Foto: Wikimedia Commons

La última vez que el Premio Nobel de Literatura no fue entregado fue en 1943. En aquel momento, las causas de la ausencia de uno de los premios más laureados en el mundo de las letras fue la Segunda Guerra Mundial. Este jueves tendría que haberse entregado el galardón número 111, pero no será así. La Academia Sueca, en sus horas más bajas, pospone un año el premio para intentar limpiar su imagen después del escándalo que ha salpicado a la entidad. Se espera que en 2019 haya dos ganadores, pero todavía no está claro.

El detonante de la crisis ha sido Jean-Claude Arnault (Marsella, 1971), conocido como el miembro número 19, aunque en los últimos meses se ha ganado el apoyo de 'el Harvey Weinstein sueco'. Abusos sexuales, violaciones, filtraciones y conflictos de intereses le han costado a este 'perfil cultural' de Suecia, marido de Katarina Frostenson -miembro de la institución-, dos años de cárcel.

Como consecuencia, la Academia Sueca también se ha visto castigada y obligada a tomarse un descanso para limpiar su imagen. Entre dimisión y dimisión (hasta ocho -de 18- miembros conocedores del 'caso Arnault' han dejado su cargo en estos meses, entre ellos Frostenson), la Academia ha prescindido del Nobel de Literatura.

Se trata de la octava vez en la historia que no se entrega este premio. La primera vez fue en 1914 a causa de la Primera Guerra Mundial. La segunda, en 1918 por el mismo motivo. Unos años más tarde, en 1935, el Nobel de Literatura no recayó en nadie porque la institución no se decantó por ningún candidato. Entre el 40 y el 43 tampoco hubo ganador, esta vez como consecuencia directa de la Segunda Guerra Mundial. Ahora, 75 años después, vuelve a haber un año de vacío, aunque por un motivo muy diferente. No obstante, no se trata de la primera vez que se pospone durante unos meses. Ya había sucedido en otras ocasiones, aunque por la ausencia de un candidato 'digno'.

Este parón, por el momento, no ha conseguido que la Academia se gane la confianza del público. Los críticos demandan una reestructuración profunda. La institución solo conserva 10 miembros en activo y sus estatutos exigen la presencia de al menos 12 académicos para poder funcionar. Además, no es capaz de alejarse de la imagen de entidad polvorienta, alejada de la realidad, alojada en sus lujosos aposentos del casco antiguo de Estocolmo.

El nombramiento vitalicio y el envejecimiento de sus miembros no hacen más que estropear el prestigio que un día consiguió Alfred Nobel, creador de los premios. Algunos de ellos siguen en activo a una edad en la que ya no tienen la capacidad de trabajar de forma profesional, se quejan las voces más críticas.

Es por ello que varias personalidades suecas han lanzado un Nobel de Literatura alternativo. Este 'Nuevo Premio de Literatura 2018', creado por la autodenominada 'Nueva Academia' y que se entregará el 12 de octubre, busca alejarse del galardón original, considerado por los impulsores de la iniciativa como el reflejo de un viejo mundo lastrado por "los privilegios, los conflictos de interés, la arrogancia y el sexismo".

El 'caso Arnault'

Hasta 18 mujeres han acusado a Arnault de haber abusado de ellas o de haberlas violado. Muchos de esos actos sucedieron en el Forum de Estocolmo, espacio de exposiciones, conciertos y encuentros literarios, entre otras cosas.

La primera denuncia llegó en 1997, pero, pese a haber recibido una carta, la Academia no tomó ninguna medida. En esa misma época se encuadra el escándalo de Arnault con la casa real sueca. Al parecer, el francés "le tocó las nalgas" a la princesa heredera Victoria cuando era una veinteañera, según el diario Svenska Dagbladet.

El Forum lo fundó en 1989 y está financiado parcialmente con dinero de la Academia Sueca. El centro se convirtió en el salón del comité del Nobel, es decir, el lugar donde había que estar para ser descubierto. En plena ola de escándalos también salió a la luz que el matrimonio tenía un conflicto de intereses grave, puesto que era Frostenson la que decidía las subvenciones. Mientras él estaba en el centro de la polémica por los escándalos sexuales, ella era acusada de corrupción.

Por otro lado, en diciembre se publicó que Arnault había revelado con anticipación hasta en siete ocasiones el ganador del Nobel de Literatura, entre ellos Patrick Modiano y Bob Dylan, que los obtuvieron en 2014 y 2016. Muchos señalan a Frostenson como quien ha realizado las filtraciones, además de que estaría al tanto de las andanzas de su pareja.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin