Cultura

Un nuevo teatro político aborda en el Lliure los retos y conflictos de Europa

Barcelona, 18 oct (EFE).- La crisis interna que vive la Unión Europea, el neoliberalismo, los extremismos y la relación entre Oriente y Occidente son algunos de los temas que abordan "Palmyra" y "Eurohouse", dos obras de teatro político de jóvenes autores que apelan a las emocionan, con un lenguaje escénico muy físico.

El francés Bertrand Lesca y el griego Nasi Voutsas, ambos formados en Gran Bretaña, son los autores de estas dos piezas, que fueron premiadas en el Festival de Edimburgo y que se podrán ver en el Teatre Lliure de Gracia del 19 al 21 de octubre.

"Eurohouse", que está programada en la primera sesión, es la primera obra de una trilogía que cierra "One", un montaje que todavía no se ha estrenado y que habla de la polarización entre izquierdas y derechas.

El tema principal de "Eurohouse" es "la Unión Europea: las ideas fundacionales que se han ido perdiendo por el camino y las difíciles relaciones entre los estados miembros", ha señalado Nasi Voutsas.

El origen de la pieza es el referéndum que tuvo lugar en Grecia en 2015 y en el que el 61 % de la población votó en contra de las propuestas de la Unión Europea para la recapitalización de la deuda.

"Posteriormente tuvo lugar el Brexit y la interpretación de la pieza fue cambiando. La obra es la misma, pero la lectura del público depende de dónde la representas", ha aclarado Bertrand Lesca.

Lo mismo ocurre con "Palmyra", cuyo origen es la destrucción de la antigua ciudad siria por los extremistas de ISIS, pero "el mensaje es abierto y habla de conflicto y venganza, dos conceptos extrapolables a otras situaciones".

De hecho, cuando la obra se representó en Madrid hace un año "alguna gente identificó los dos personajes que representamos con Rajoy y Puigdemont y el ambiente de la sala se hizo tenso porque vieron el conflicto muy cerca", según Lesca.

Lo mismo pasó cuando la llevaron a Belfast, donde "el ambiente también estaba muy cargado y la gente hacía analogía que nosotros no hemos buscado conscientemente ni controlamos".

Ambas obras tienen una estructura parecida: dos personajes en escena que representan dos maneras de ver el mundo y una escenografía sencilla en la que los pocos elementos presentes adquieren mucho significado.

En "Palmyra" hay platos rotos, escaleras altas de las que los personajes podrían caerse y "otros elementos sencillos", que ayudan a los autores a crear la sensación de peligro que buscan.

El público "es parte primordial de los dos espectáculos" y los actores buscan constantemente su complicidad y su implicación, aunque no necesariamente su colaboración activa.

En "Eurohouse" existe esta colaboración activa en un momento del espectáculo en el que se pide "la opinión de los presentes, de manera individual o colectiva", pero en general se trata "principalmente de despertar el espíritu crítico y de que los espectadores tengan su propia visión de los temas que se abordan".

"Partimos de la confusión y ofrecemos un espacio de reflexión, en el que no damos soluciones pero del que el público puede salir con las ideas un poco más claras, tras cierta catarsis", ha aclarado Lesca.

Las dos piezas están relacionadas entre ellas "de manera casual", pero la que cierra la trilogía "ya no ha sido tan casual", según los autores, sino que la evolución creativa de las dos primeras les ha llevado a plantearse la necesidad de cerrar el ciclo.

"One", que se podrá ver próximamente en Madrid, pone en escena a una persona de izquierdas y a otra derechas con ideas muy alejadas y se pregunta "¿qué hacemos con los que piensan diferente a nosotros?, ¿los aceptamos o los dejamos fuera de la conversación?".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin