Cultura

Carrera: El CCCB debe ser útil para cartografiar e interpretar el presente

Barcelona, 30 nov (EFE).- Convertir el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) en "una herramienta útil para cartografiar y poder interpretar el presente actual" y al mismo tiempo "poner el acento en la proyección internacional" son los principales objetivos que se ha fijado la nueva directora de la institución, Judit Carrera.

En una entrevista concedida a Efe, Carrera considera que hereda "una de las instituciones más singulares de la ciudad y del país, única en su modelo, esencialmente multidisciplinar, que no sólo se ocupa del pensamiento, no sólo del arte, no sólo del cine, no sólo de la música; y esa pluridisciplinariedad se debe potenciar en los próximos años".

A su juicio, el CCCB, que el próximo año celebrará su 25 aniversario, es "una historia de éxito, un centro que no ha dejado de experimentar, de abrir líneas de trabajo, de probar maneras de trabajar, de expandir el debate político, que está saneado económicamente y que cuenta con el apoyo de las instituciones públicas presentes en el consorcio" (Ayuntamiento y Diputación de Barcelona).

Precisamente, el año 2019 será un momento especial, de celebración y de hacer balance y al mismo tiempo de "proyección hacia el futuro".

Que una mujer figure al frente de una gran institución cultural "no debería ser noticia, debería formar parte de la normalidad", señala Carrera, que es la primera mujer al frente del CCCB, "un precedente que es una manera de avanzar hacia la igualdad".

No cree que su nombramiento vaya a suponer un enfoque especial porque "no hay una única mirada femenina; y hoy las miradas ya están muy difusas y no son categóricas".

El objetivo principal que Carrera se ha fijado es situar el CCCB como "espacio de libertad, de pensamiento crítico y para la emoción, en un momento en el que la libertad no deja de estrecharse, y además consolidar y relanzar el centro hacia el futuro".

La proyección internacional es "una prioridad absoluta, pero siempre en las dos direcciones, es decir, diálogo en el mundo, pero desde el propio lugar, en este caso Barcelona y Cataluña".

El CCCB, añade, nació a mediados de los años 90 en "un momento de optimismo, pues había caído el Muro de Berlín, se había acabado el régimen de 'apartheid' en Sudáfrica, se iniciaba la globalización, internet ofrecía muchas posibilidades, había crecimiento económico y a nivel local eran años olímpicos, de orgullo de ciudad".

"Veinticinco años después vivimos en un mundo más hostil, con la democracia lejos de consolidarse, no paran de crecer los autoritarismos, han emergido caras oscuras en internet y a nivel local estamos en una crisis política sin precedentes, con desafección en Barcelona y un mapa cultural menos institucionalizado y menos centralizado", añade.

Aunque el CCCB ha tenido conexiones internacionales, Carrera cree que "se debe explicar más lo que hacemos y ahora tenemos la exposición de Ramon Llull en Lausana; y la de Isaki Lacuesta, que nació de unas correspondencias cinematográficas que se hicieron aquí, se exhibe ahora en el Centro Pompidou de París".

Carrera, que lleva un mes y medio en el cargo, ha heredado de su predecesor la programación cerrada de 2019, pero expresa su esperanza de que "con el 25 aniversario se abra una nueva mirada sobre la Ilustración, sobre el humanismo clásico, que pueda ser leído a la luz del actual nuevo contexto mundial".

En el primer semestre del próximo año se exhibirá una gran exposición sobre cuántica, que, anuncia, será "la próxima revolución tecnológica en el mundo", y en abril está programado un gran debate sobre cómo promover la imaginación en el ámbito educativo.

Carrera afirma que mantendrá e incrementará en lo posible la colaboración con el vecino Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA).

"Tenemos una buena relación de vecindad, ya me he reunido con su director, Ferran Barenblit, y podemos colaborar manteniendo cada uno su identidad, pues el MACBA es un museo de arte contemporáneo con colección y nosotros somos un centro temático sin colección que interpretamos la contemporaniedad. Compartimos además un barrio complejo y sentimos una responsabilidad ante la que debemos responder", señala Carrera.

En cuanto al Teatro del CCCB, la directora piensa que "el reto pendiente es hallar espacios de diálogo entre las artes escénicas, el cine y la literatura, pero la voluntad no es que tenga una programación teatral estable, porque no somos un teatro ni queremos serlo".

Carrera se ha mostrado satisfecha con el presupuesto aprobado esta semana por el consejo general del CCCB, que se ha consolidado en 10,5 millones de euros para el próximo año, "suficiente para trabajar, pero siempre aspirando a recuperar los 14 millones que tuvimos en los mejores momentos del centro".

En este ámbito, el CCCB ha empezado, apunta la directora, a "explorar la colaboración con fundaciones privadas y no descarta iniciar conversaciones para incorporar a otros socios".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin