Buscar

Los editores de los diccionarios Vox admiten que les "toca las narices" que exista un partido con el mismo nombre

4/12/2018 - 11:44
  • Es la misma palabra con la que se denomina el partido de Abascal
Ejemplar de un diccionario de Vox. Imagen: Europa Press

Los editores de los diccionarios Vox, con más de medio siglo de trayectoria, han admitido este lunes que les "toca las narices" que exista un partido con el mismo nombre, y preferirían que su marca no se asociase a la política. "Nosotros no nos presentamos a las elecciones, nos dedicamos a hacer diccionarios, a la cultura y a la investigación", han explicado fuentes de la empresa.

La editorial Vox, con sede en Barcelona e integrada en el Grupo Anaya, está especializada desde hace décadas a la creación de diccionarios monolingües y bilingües, entre ellos de latín, la lengua en la que su nombre significa 'voz'. La misma palabra que utilizó para denominarse el partido de Santiago Abascal, que este domingo irrumpió con fuerza en las elecciones andaluzas obteniendo 12 escaños, cuando se fundó en 2013.

Según explican en diccionarios Vox, sus servicios jurídicos estudiaron la posibilidad de litigar por la marca tras la creación de la formación política, aunque finalmente descartaron esa opción. "Nosotros tenemos registrada la marca para editar libros, y preferiríamos que no existiera un partido con ese nombre", añaden reconociendo que no les interesa polemizar con una formación política.

"Formamos parte del imaginario colectivo de varias generaciones de estudiantes que han aprendido con nuestros diccionarios", reivindican desde el Vox de los libros, que se define "multicultural porque trabajamos con las lenguas y detrás de cada la lengua hay una cultura". En el catálogo de diccinarios Vox figuran los clásicos de griego y latín, de idiomas extranjeros como inglés, francés, alemán, chino, italiano y portugués, pero también de todas las lenguas cooficiales de España: gallego, valenciano, euskera y catalán.

Una historia llena de hitos 

La historia de la marca, cuyo origen se remonta a la década de los 40 del siglo pasado, está llena de hitos como el Diccionario General Ilustrado de la Lengua Española (1945), el mayor en número de definiciones hasta el momento. "Detrás de cada diccionario Vox hay un sólido trabajo de investigación básica en lexicografía, respaldado por colaboraciones con diversas universidades y por el asesoramiento y la dirección de lexicógrafos de prestigio", expone en su web, www.vox.es.

Sin embargo, a pesar de una extensa trayectoria de más de medio siglo dedicada a la formación y el estudio, los diccionarios Vox no han podido escapar a las bromas que surgen de su homonimia con un partido político. "Por ejemplo, el periodista Jordi Évole dijo aquello de que Vox era un partido con nombre de diccionario", comentan desde la editorial, donde han asumido que su famoso eslogan de los años 70, "Necesitas un Vox", ha adquirido nuevo significado.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 4

#1
04-12-2018 / 14:48
das
Puntuación 0

jajaja que se jiodan estas editoriales indepes que se nutren del resto de españa, que se jodan ajo y agua

#2
04-12-2018 / 16:35
1
Puntuación 0

Para lo que aportas tú...

#3
04-12-2018 / 17:02
paco
Puntuación 3

Para estar informado al momento: https://www.voxespana.es/recibe-las-ultimas-novedades-de-vox-en-tu-whatsapp

Vota VOX.

Infórmate: https://www.voxespana.es/programa-electoral

#4
04-12-2018 / 19:17
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 3

Hace pocos días, escribí un chiste acerca de la editorial Vox y el partido político homónimo. Parece ser que lo han leído. Gracias. xD

Simplemente era un chiste. Nada más. ¡Viva Vox! Tanto el partido político como los diccionarios. Jajaja. ¿Quién no tiene en casa un diccionario de "latín - español" de la editorial Vox?

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.