Buscar

'La carta sobre Dios' de Einstein, vendida en subasta por más de 2,5 millones de euros

12:15 - 5/12/2018
Más noticias sobre:

Una carta manuscrita en la que Albert Einstein discrepa con el concepto de religión y su fe judía ha sido subastada en la casa Christie's por un precio de 2.892.500 dólares (más de 2,55 millones de euros), superando ampliamente el precio del que partía, 1,3 millones de euros.

La carta, de un folio y medio, escrita en alemán al filósofo Eric Gutkind, es considerada un manuscrito clave en el debate sobre ciencia y religión y es la declaración más clara de las visiones de Einstein sobre la búsqueda universal del significado de la vida.

La "palabra de Dios es la debilidad humana" según Einstein

El científico y filósofo escribió la carta un año antes de su muerte en 1955 y será vendida por un coleccionista privado. "La palabra Dios es para mí nada más que la expresión y producto de la debilidad humana, la Biblia una colección de leyendas honorables pero aún bastante primitivas. Ninguna interpretación, no importa cuán sutil, puede (para mí) cambiar nada de esto", escribió Einstein.

El científico no excluyó al judaísmo, al decir que admiraba y amaba a su pueblo pero que no creía que fueran los elegidos. "Para mí la religión judía, como las otras religiones, es una encarnación de la superstición más infantil", escribió. "No puedo ver nada de 'elegidos' en ellos", añadió.

Peter Klarnet, un especialista en libros y manuscritos en Christie's, aclaraba que la carta "se preocupa por temas que han sido centrales en la indagación del ser humano desde el inicio de la conciencia humana y es una de las declaraciones definitivas en el debate entre religión y ciencia".


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.