Buscar

Todo el año diseñando belenes para Madrid "por amor al arte"

EFE
6/12/2018 - 16:06
Más noticias sobre:

Madrid, 6 dic (EFE).- Esta semana ha empezado el montaje del belén de la Real Casa de Correos, en la Puerta del Sol, uno de los más espectaculares de la capital y buque insigne de la Asociación de Belenistas de Madrid, que trabaja prácticamente todo el año diseñando este tipo de escenas navideñas "por amor al arte".

"Me gusta montar belenes desde hace años, por tradición familiar", cuenta a Efe Eugeni Barandalla, presidente de la Asociación de Belenistas de Madrid.

Fundada en 1945 por un grupo de amigos que empezó a montar belenes en las calles y locales comerciales de Madrid para proteger y promocionar esta tradición navideña, en la actualidad la asociación cuenta con 650 socios de distintas edades.

La mayoría de ellos son españoles aunque hay una veintena de extranjeros procedentes de países sudamericanos y otros como Estados Unidos, Alemania y Francia que no pueden colaborar activamente pero pagan una cuota para sostener los trabajos.

En la actualidad, la asociación recibe encargos para diseñar y montar belenes tanto por parte de administraciones como de particulares.

"Lo hacemos por amor al arte, es una asociación sin ánimo de lucro", cuenta el presidente, que explica que cobran una cantidad de dinero para mantener sus locales y pagar todo el material necesario, como corcho, musgo o tornillos, pero nada en concepto de mano de obra.

Esta Navidad la asociación ha recibido encargos de belenes en lugares emblemáticos como CentroCentro (el espacio cultural del Ayuntamiento de Madrid), el Real Monasterio de Santa Isabel o la Fundación Telefónica, en la calle Gran Vía.

También ha diseñado dos belenes para la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, elegida capital europea de la Navidad en 2018.

Pero el proyecto más destacado vuelve a ser el belén de la Comunidad de Madrid en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, que la asociación monta desde hace 17 años.

Para su actual presidente es el encargo "más complicado" de todos por su magnitud y el más popular por las miles de personas que lo visitan a lo largo de la Navidad.

El de este año contará con una extensión de casi 150 metros cuadrados y más de 500 figuras, la mayoría de ellas del belenista madrileño José Luis Mayo, autor de referencia para la asociación, aunque también las hay procedentes de los talleres de Olot, en Gerona.

El agua es uno de los elementos predominantes de este belén, que cada año tiene una temática distinta escogida por la propia asociación.

Alrededor de medio centenar de personas han ultimado los detalles de este belén, cuyo montaje comenzó el pasado martes, nada más acabar la recepción de la Comunidad de Madrid por el Día de la Constitución.

"Se hacen pequeños módulos en el taller y luego se ensambla todo en sol", explica el presidente de la asociación, ingeniero industrial jubilado que lleva cuatro años ejerciendo este cargo.

La inauguración está prevista para el próximo lunes, 10 de diciembre, cuando los ciudadanos que lo deseen y tengan paciencia para aguantar las largas colas podrán contemplar un trabajo que dura cerca de un año.

Y es que la Asociación de Belenistas de Madrid suele empezar a idear el nuevo belén de la Comunidad en enero y febrero, nada más desmontar el anterior, y empieza a concretar sus ideas en marzo.

"Creemos que la Comunidad está bastante contenta (con nuestro trabajo) porque no nos ha discutido gran cosa. Siempre ha aceptado lo que hemos propuesto", dice el presidente.

La asociación tiene un local en la calle Gobernador número 11 donde hay una exposición todo el año con parte de las mil figuras que atesoran, de estilo clásico y valoradas entre 10 y 300 euros.

En la planta sótano de este local está el taller y uno de los almacenes de la asociación, que cuenta con un segundo almacén a las afueras de Madrid para guardar el resto de figuras y buena parte del material.

"Adquirimos figuras poco a poco, son muy caras", señala el presidente, que lamenta que ya no esté tan extendida la costumbre de montar grandes belenes en casa "por falta de espacio".

"Para eso estamos nosotros, para difundir y tratar que no se pierda esta tradición", concluye.

Contenido patrocinado

Otras noticias