Cultura

"A.K.A." llega al Liure tras triunfar en salas pequeñas y entre adolescentes

Barcelona, 12 dic (EFE).- La obra "A.K.A.", la gran triunfadora de la pasada edición de los Premios Butaca, llega el próximo 14 de diciembre al Teatre Lliure, tras convertirse en el fenómeno teatral de esta temporada dentro del circuito alternativo barcelonés y conquistar al público adolescente.

"A.K.A. (Also Known As)" es una obra de Daniel J. Meyer, dirigida por Montse Rodríguez, que narra la historia de "un chico que tiene 15 años cuando empieza la obra y algo más de veinte cuando acaba.

Se trata de un joven que es adoptado, cuyos orígenes están en Grecia o Siria (no lo sabe muy bien porque dice que no le interesa) y que tiene una vida normal hasta que se enamora y un acontecimiento cambia su vida", ha explicado el actor Albert Salazar, que interpreta todos los personajes del monólogo.

La identidad es el tema central de esta pieza, "que también habla de xenofobia, prejuicios, redes sociales, el primer amor y la importancia de los amigos durante la adolescencia", ha precisado la directora de la obra.

Salazar da vida al joven protagonista, pero también a los otros 16 personajes secundarios de "A.K.A.", que salta de una ubicación a otra y del presente al pasado con la facilitad con la que los jóvenes pasan de un chat a otro.

"El ritmo de la obra es una de las cosas que engancha a los adolescentes", ha indicado Salazar, que ha puesto mucho de sí mismo en el personaje.

A sus 23 años, Salazar recuerda muy bien su propia adolescencia y cuando leyó el texto de Meyer pensó que el personaje se parecía a él mismo pocos años antes.

La directora también lo pensó y decidió jugar con ello e introducir elementos como una tabla de skate, que Salazar domina y que le acompaña en escena como un amigo inseparable.

"El 70% del personaje viene de mí -ha reconocido el actor-, pero también hay cosas que he tenido que aprender, como a bailar hip-hop, que no sabía y ahora hago en el escenario gracias a los seis meses que estuve estudiando".

El autor de la obra ha explicado que la escribió en una noche, empujado por las ganas de hablar de xenofobia y prejuicios, y que el texto inicial creció posteriormente durante el año de trabajo que llevó a cabo junto a la directora y el actor.

"Empezamos ensayando en un centro cívico, sin saber si estrenaríamos ni donde lo haríamos, y tuvimos la suerte de que la sala Flyhard creyó en la obra", ha recordado Meyer, que considera "mágico" el éxito que posteriormente ha tenido la pieza.

La Flyhard, con un aforo de cuarenta personas, estrenó la obra y "la mantuvo durante suficientes meses como para que funcionara el boca a boca", ha recordado la directora.

"No nos podíamos ni imaginar que llegaríamos a tener tantos premios y la verdad es que estamos muy contentos porque los premios dan prestigio y te permite seguir trabajando", ha añadido.

El éxito de público de esta obra es especialmente sorprendente si se tiene en cuenta que ha logrado atraer a las salas de teatro a los adolescentes, un público que pocas veces se deja seducir por la oferta de la cartelera teatral.

"Los adolescentes ven que los adultos hacen obras para ellos pero muchas veces no les interesan porque no se sienten interpelados", ha señalado la cofundadora de la Flyhard, Clara Cols, quien ha resaltado: "Sin embargo, esta pieza les ha tocado la fibra".

"No sé cual ha sido la causa del éxito -ha agregado el autor-, pero sé que no he querido escribir desde fuera, sino desde dentro. No quería hablar del primer amor de un adolescente desde la mirada de alguien que ya ha pasado por ellos, sino desde la mirada de quien está pasando por ello ahora, sin juzgar".

Sea como sea, el caso es que ha logrado tocar la tecla exacta y el éxito de público ha permitido a "A.K.A" saltar a salas de mayor aforo, como el Espai Lliure, donde estará hasta el 30 de diciembre, y la sala Villarroel, donde recalará el próximo mes de mazo.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin