Buscar

Madrid respira el ?oxígeno? de Malú, la diva que fue ?aprendiz?

EFE
15/12/2018 - 8:34

Madrid, 14 dic (EFE).- Alejarse de los escenarios durante dos años le ha permitido a Malú volver a ellos con una fuerza desenfrenada para presentar su duodécimo álbum de estudio, un trabajo muy personal que esta noche ha ventilado en Madrid el ?oxígeno? renovado de una diva que hace veinte años, recuerda, fue ?aprendiz?.

Sus fans han tenido que esperar más de lo deseado para verla en concierto porque la cantante, que no estrenaba disco desde 2015, se vio obligada a retrasar el inicio de ?Oxígeno Tour? por una fractura de ligamentos en un tobillo.

Ya completamente recuperada, Malú ha pisado con fuerza las tablas del WiZink Center, escenario al que ha llegado con todas las entradas vendidas y en el que repetirá mañana sábado, poniendo fin a la primera fase de la gira, que continuará en enero de 2019 con parada en otras once ciudades españolas y en Latinoamérica.

Esta vez no es solo música lo que reparte la artista, ya que al hilo de la gira ha impulsado la campaña #KilosparadarOxígeno, una colecta de comida en la que colabora el Banco de Alimentos y que hoy ha estado muy activa en el WiZink Center, donde a las 17:00 horas se habilitaron tres puntos de recogida.

El concierto ha comenzado puntual con ?Lejos de ti?, uno de los ?recién nacidos? de Malú, precedido por un breve vídeo que repasa con imágenes algunos momentos de la biografía de la artista, de nombre María Lucía Sánchez (Madrid, 1982).

Tras caldear el ambiente con ?Me fui?, la anfitriona ha logrado incendiar el recinto con ?Contradicción?, interpretada al calor de varias llamaradas salidas del escenario.

Muy pronto la madrileña ha despertado la nostalgia de los presentes con ?Me quedó grande tu amor?, un tema de 2001 al que le ha seguido la desgarradora ?Deshazte de mí?.

?De una forma muy natural me di cuenta de qué quiero y de que esto es nuestra burbuja. Esto tiene que ser el lugar en el que podamos saltar, gritar, reír, llorar, en el que podamos hacer lo que nos dé la gana y sentirnos libres?, ha confesado a sus seguidores.

Después, ha seguido despachando la mayor parte de sus nuevas canciones, intercaladas con muchos de sus temas más conocidos, que lucen de forma distinta gracias a una cuidada puesta en escena que cuenta con más de 300 aparatos de iluminación y 80 metros cuadrados de pantallas.

Es un espectáculo sin precedentes en la carrera de Malú, que ha sorprendido con varios cambios de vestuario y ha cruzado una enorme pasarela para cantar -y contar- ?Todos los secretos?.

En ese marco se han recibido con euforia los primeros acordes de tres temas cantados en solitario, pero que en su día se convirtieron en dúos emblemáticos: ?Devuélveme la vida? (Antonio Orozco); ?Que nadie? (Manuel Carrasco); o ?Vuelvo a verte? (Pablo Alborán).

Entre las canciones más agradecidas de la noche se encuentran la inagotable ?Toda? y la pegadiza ?Invisible?, el single de presentación de ?Oxígeno?, uno de los mejores ejemplos del rumbo tomado por la artista, que se viste de nuevos tejidos musicales sin perder su esencia.

Esto se aprecia claramente en ?Ciudad de papel?, un corte salpicado de ritmos étnicos que la estrella ha cantado enfundada en un espectacular vestido blanco sobre el que se proyectaba un juego de luces e imágenes.

La mayoría de esas nuevas letras han sido escritas por la propia Malú, que ha dedicado a su tío Paco de Lucía el tema ?Llueve alegría?, interpretado en el disco junto a su estimado Alejandro Sanz.

Este último es el autor de ?Aprendiz?, el primer éxito musical de Malú, del que se cumplen veinte años: ?Representa lo que ha sido mi vida y con ella estoy hoy aquí, veinte años después, juntas de la mano, piel con piel?.

Esa canción, inherente a la hija del cantaor Pepe de Lucía, ha sonado al final de la noche con el mismo desgarro que en sus inicios, pero ahora con la solidez de quien posee una de las voces indiscutibles del pop español, que ha decidido rematar su actuación con ?Blanco y negro? y ?Como una flor?.

En una reciente entrevista con Efe, Malú comentó que durante sus dos años de parón planeaban por su mente los ?fantasmitas? de la inseguridad y el miedo a que el público se olvidase de ella; temores que estuvieron lejos de convertirse en presagios y que hoy quedan lapidados con el sonido de los aplausos.