Buscar

Sabores, sonidos y arte cubanos se trasladan de La Habana a Bruselas

EFE
20/01/2019 - 12:03
Más noticias sobre:

Bruselas, 20 ene (EFE).- La cocina, la música y otras artes cubanas contemporáneas irrumpen este mes en Bruselas para dar a conocer la cultura de la isla caribeña en Bélgica, coincidiendo con el 500 cumpleaños de La Habana y el 60 aniversario de la Revolución cubana, en unas jornadas que se prolongarán hasta el 14 de febrero.

La embajadora de Cuba ante Bélgica, Norma Goicochea, remarcó en declaraciones a EFE la importancia de estas jornadas en su propósito de acercar la cultura de la isla a la población belga y europea, y afirmó que "Cuba realmente está irrumpiendo en Bélgica y nos está mostrando cómo somos: diversos, abiertos, amplios, optimistas y, sobre todo, alegres".

Goicochea también se refirió al 500 aniversario de la fundación de la Villa de San Cristóbal de la Habana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982 y por la que, según la embajadora, desde Cuba se trabaja "mucho" para la conservación de ese patrimonio, para lo cual cuentan con "una gran ayuda de la Región de Bruselas".

Según la diplomática, en Bélgica viven actualmente unos 1.600 cubanos.

El cantautor cubano Tony Ávila, que participa con su banda en estas jornadas, apuntó que en Bélgica existe un conocimiento "real y verdadero" de la música cubana, especialmente en un sector de la sociedad belga que "es directamente amigo de la realidad cubana y a la vez de su cultura" y que incluso "domina los nombres (de los artistas) más emblemáticos".

La mezcla de ritmos -entre la guaracha, la fusión y la balada, desde el Caribe a África- y los temas sociales son el sello de identidad de las canciones de Tony Ávila, que hablan del amor, la vida, el ser humano y Cuba.

Para Ávila, un intercambio cultural de esta talla permite traspasar fronteras a través de la cultura y recuperar el lado "humano" de la humanidad.

Por su parte, el dibujante belga de cómic Etienne Schréder, cuya trayectoria artística está estrechamente conectada con La Habana, señaló que "Cuba tiene un pasado de tebeos", si bien la producción y edición se detuvo a finales de los años 80 a causa de la crisis económica.

"Antes de que los belgas llegaran a Cuba ya se conocían los cómics europeos y latinoamericanos", explicó Schréder, que entre 2007 y 2010 participó en la puesta en marcha de la "Vitrina de Valonia", una biblioteca de La Habana especializada en historietas belgas francófonas.

Schréder destacó que dibujantes como el italiano Hugo Pratt, el uruguayo Alberto Breccia y el argentino José Muñoz están muy presentes en la narrativa gráfica de Latinoamérica.

El dibujante belga aseguró que "cada vez hay más historietistas cubanos", si bien este renacer del cómic cubano está emergiendo "poco a poco" y "necesita tiempo".

En relación al intercambio cultural entre ambos países, el pintor cubano Lancelot Alonso, cuya colección "Luna" también tuvo un espacio en la galería, afirmó que el arte europeo tiene influencia en el cubano, y que ahora es el momento de "darle a Europa un poquito de nuestros colores".

Coincidió con esta idea el fotógrafo cubano Eduardo "Rawdríguez", quien destacó que unas jornadas de estas características permiten que el arte cubano y el belga "se nutran" el uno del otro, aunque, afirmó, ambos tienen "mucho en común".

El mundo de la moda también está presente en estas jornadas a través de las colecciones "Arte y Moda", de Rafael Méndez, "Evocación de mi Habana", de Mario Freixas, y "Naturaleza Salvaje", de Mariela Alemán, en cuyas prendas los diseñadores plasman los colores y el sentir cubanos.

El ciclo cubano se completará con la proyección de películas de distintos directores cubanos -desde Humberto Solás, Fernando Pérez o Enrique Pineda a otros más contemporáneos como Marilyn Solaya-, así como con muestras de cocina cubana en el restaurante Tiago's, en el que los asistentes podrán degustar los sabores más característicos de la gastronomía del país caribeño.

Se cierran de este modo unas jornadas que hasta el 14 de febrero traerán el sentir y el arte cubanos a Bélgica a través de ciclos de cine, exposiciones, conciertos y degustaciones gastronómicas programados en Bruselas y Amberes.

Ana Belinchón y Javier Monteagudo