Buscar

Casi 6.000 personas piden a la RAE que acepte 'barrerismo' para designar los obstáculos en las aceras

10/02/2019 - 13:23
Imagen: Fundación ONCE

Más de 5.800 personas han solicitado a la Real Academia Española que incorpore en el Diccionario de la Lengua la palabra 'barrerismo' para designar los obstáculos, como patinetes y bicis eléctricas, que "inundan" las aceras impidiendo o dificultando la libre movilidad de los viandantes, especialmente con discapacidad.

Con una petición en la plataforma change.org, la Fundación ONCE reivindica este nuevo término y alerta de que más de cuatro millones de personas con movilidad reducida sufren cada día las barreras de los nuevos vehículos urbanos mal aparcados o que circulan por las aceras sin control, además de contenedores de basura, entre otros obstáculos.

"Todo esto es 'barrerismo', una palabra que solo debería estar en los diccionarios, no en la calle. Ayúdanos para que sea aceptada por la RAE", indica la Fundación ONCE, que acompaña su reivindicación con un vídeo cargado de ironía, en el que varias personas con distintos tipo de discapacidad -ceguera, sordera, silla de ruedas- cuentan cómo el 'barrerismo' les pone en forma en su día a día.

El director de la Real Academia, Santiago Muñoz Machado, reconoció recientemente que comparte el término 'barrerismo', que además le resulta original, pero condicionó su inclusión en el Diccionario a su uso en el lenguaje, como ocurre con el resto de palabras incorporadas.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El flash: toda la última hora