Buscar

El pulso Zidane-Real Madrid por el futuro de James Rodríguez

30/07/2019 - 9:57
  • El entrenador sigue sin contar con el colombiano, que ya entrena...
  • ...aunque el club se plantea la continuidad del jugador este curso
  • De fondo, las reticencias a reforzar a un rival directo como el Atlético
Más noticias sobre:
Foto: Reuters.

Casi 800 días después, James Rodríguez volvió a entrenarse con la camiseta del Real Madrid. El colombiano aún no sabe dónde jugará la temporada 19/20 y es el motivo de un pulso interno en el club blanco, donde los deseos de Zinedine Zidane chocan con los vaivenes del mercado y el tacticismo de la directiva madridista.

Sentenciado por 'Zizou' desde 2017, James no contaba en los planes del galo. La relación entre ambos se deterioró de manera irremediable desde que el mediapunta no jugó en el segundo tramo del curso 16/17 y se quedó sin disputar minutos en la final de la Champions ante la Juventus. En verano, el jugador se fue cedido dos años al Bayern. Ahora ha vuelto y un problema que parecía resuelto está, todavía, bastante lejos de cerrarse.

El problema es el mercado. O, mejor dicho, las alternativas que ofrece. El Atlético de Madrid es el equipo más interesado y que más dinero ofrece por el futbolista. El mismo equipo que se llevó a Marcos Llorente hace unas semanas. El mismo que, hace tan solo unos días, le endosó un doloroso 3-7 a los blancos. Por tales razones, la de reforzar a un rival directo que ha mostrado músculo, el club se lo piensa.

A Zidane no parece interesarle el problema. "Es un asunto del club, no mío", decía en la concentración en EEUU. La entidad, a pesar de su rechazo, se está replanteando el futuro del jugador. En la jornada del lunes varios medios madrileños (As fue el primero) filtraron la posibilidad de que James se quede finalmente, en contra del criterio del técnico. Ya lo dijo Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético: "Depende del presidente del Real Madrid".

En este momento, son dos los panoramas que se le abren al Real Madrid. El primero, quedarse con un James que no cuenta para Zidane y que generaría un cisma con el técnico y un problema de vestuario. El segundo, plegarse finalmente a una venta, que bien podría ser al Atlético (el mejor posicionado porque el jugador también quiere quedarse en la capital de España), al Nápoles a un nuevo actor desconocido. En el Metropolitano esperan al vencedor del pulso en Valdebebas.


Comentarios 0