Buscar

El espejismo de Neymar en el PSG llega a su fin: comienza la subasta por sacar al brasileño de París

12/08/2019 - 10:53
  • La grada parisina insultó al brasileño y mostró carteles contra su figura
  • Tuchel reconoció en rueda de prensa que puede salir y un club negocia
  • Ese podría ser Barça o Madrid; los dos que pujarán por hacerse con 'Ney'
Un pancarta en los ultras del PSG que viene a decir "Neymar cagón". Foto: Reuters.

Comenzó la temporada en Francia y ya es una realidad que el tiempo de Neymar en el PSG ha llegado a su fin. La afición gala se manifestó en el Parque de los Príncipes, sin el brasileño por sanción, y lo hizo con una larga lista de gritos, insultos y pancartas contra la que fuese su estrella. Un claro síntoma de que la aventura del '10' ha terminado y Barcelona y Real Madrid serán quienes se disputen de aquí al 2 de septiembre dar una nueva elástica al carioca.

Dos años para que el mayor de los sueños acabe en pesadilla. Neymar, que llegó al PSG seducido por los millones, un proyecto que incitaba a ganar y le mostraba el camino hacia ser el mejor, va a salir por la puerta de atrás, sin el cariño de la afición que se lanzó a la calle a celebrar su fichaje y con más luces que sombras. El espejismo que fue París y le alejó de Barcelona ahora es ya una realidad que le deja dos claros caminos: regreso a la ciudad condal o puente aéreo dirección capital de España.

La villa francesa se ha cansado de Neymar, de sus lujos y ausencias por lesiones y de que ya no sea un líder en favor de Mbappé. También el club parisino, quien ya reconoce claramente que puede perder a su estrella. Así lo hizo evidente Tuchel en rueda de prensa, mostrando que hay negociaciones entre el jugador, el equipo y "un conjunto". Una entidad hasta ahora desconocida y que se debate entre ser el Barça o el Madrid. Los dos únicos clubes en el mundo que tienen hueco para el brasileño y le pueden devolver de nuevo a la senda de los títulos.

Un día son los culés los que toman la ventaja y al siguiente los merengues. Por ahora se conoce que el PSG se lleva bastante mejor con los blancos que con los blaugranas, aun con heridas de guerra abiertas por intentos de traspasos en el pasado. Pero si el Madrid es quien tiene a su favor el cariño de los franceses, es el Barcelona el que engatusa al jugador. Un astro que se ha dado cuenta que salir del Camp Nou fue un error y ya ve cómo la que fuese su casa espera para recibirle como el hijo pródigo.

Ambos conjuntos no pueden llegar a las exigencias económicas exigidas por el PSG, algo más de 200 millones de euros. Pero sí pueden ofrecer jugadores a cambio que abaraten la operación (Bale, James, Coutinho...). Por ello habrá que ver durante estos días quién es ese cuadro que "ya negocia" y consigue convencer al brasileño que llegaría a cobrar alrededor de 35 millones por temporada. Un saldo estratosférico, pero asumible por ambos con algún que otro esfuerzo financiero.

Por ahora ya ha quedado claro que el tiempo de Neymar en París ha llegado a su fin. Los carteles e insultos contra él muestran el enfado de los galos por lo que han sido dos años, donde ha dejado más sombras que luces y ha evidenciado que el sueño del triunfo fue un espejismo.


Comentarios 1

#1
12-08-2019 / 20:57
idus de marzo
Puntuación 0

Exacto.

Este es el jugador estrella que necesita el Madrid para terminar de hundir al equipo.

Un jugador que se marcha cuando el equipo más lo necesita. Un jugador que no tiene espíritu de equipo, le falta capacidad de sacrificio, que no siente más que los colores del dinero (es insaciable), lo que se puede definir como un auténtico mercenario.

Adecuado para los que les gusta el circo.

Florentino, sería el broche de oro de tu carrera como directivo, no lo dudes, a por él.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.