Buscar

Liverpool y Chelsea se juegan la última de las fiestas inglesas a la europea

14/08/2019 - 15:10
  • Los 'reds' llegan tras conservar prácticamente toda la plantilla campeona
  • Los 'blues', con un verano lleno de malas noticias dentro y fuera del césped
  • Alisson, baja en los de Klopp; Lampard, a por su primer título en el banquillo
Salah y Emerson durante un duelo de la temporada 18/19. Foto: Cordon Press.

Fin a cinco años de dominio consecutivo, nueve en los últimos diez, de España sobre la Supercopa de Europa. El trofeo que reconoce al mejor club UEFA de la temporada abandona a LaLiga para marcharse a la Premier League. Si durante los últimos años Barcelona, Atlético de Madrid y Real Madrid han abusado de este torneo, la fantástica campaña de los británicos ya determinó en mayo que este título iría hacia las islas. Así pues, Liverpool y Chelsea reavivan su odios y amistades nacionales para completar, como si de una Final Four se tratase, una mini Premier de la que Tottenham y Arsenal ya se cayeron.

Campeón de la Champions League y vencedor de la Europa League sobre el césped del Vodafone Park de Estambul, sede del Besiktas. Dos equipos que se conocen de sobra y que además, por circunstancias dispares, poco han cambiado sus planteles desde que se alzasen con sus respectivos trofeos. Desde Madrid y Bakú hasta Turquía para agarrar una copa llena de moral ante las temporadas, ya comenzadas, que se avecinan.

El Liverpool llega como favorito, pues así lo es siempre el actual rey de Europa. Porque la Champions está varios peldaños por encima de su hermana pequeña y porque por plantilla los de Jürgen Klopp van más que armados. Sin apenas incorporaciones nuevas durante estos meses que han pasado desde la noche del Metropolitano que trajo la sexta 'red', el técnico alemán solo cuenta como gran ausencia la de Alisson Becker. La baja por lesión del meta que ayudó a conseguir la 'Orejona', y que también se colgó este verano la Copa América, deja al recién fichado Adrián San Miguel como el encargado de ponerse los guantes.

El meta español, llegado libre hace menos de 15 días, será de las pocas caras nuevas que se puedan ver entre los de Merseyside, que solo han introducido en su vestuario a éste y a Van de Berg. Tampoco han necesitado fichar, pues salvo Ing, Mignolet o Alberto Moreno (los tres con poca presencia la temporada anterior) pocas caras se pueden añorar en Anfield. De esta forma, el presumible once que se espera es el mismo, salvo en portería, que saltó el 1 de junio en Madrid.

La única duda estará en ver quién será el acompañante de Van Dijk. Entre Joe Gomez o Matip saldrá este puesto, con preferencia hacia el primero pues ha disputado tanto la Community Shield como el primer duelo de Premier League. Dos encuentros, uno con derrota y otro con victoria, respectivamente, donde ha estado Origi en vez de Mané como titular. Pero ya amoldado el senegalés al ritmo de Klopp, se incorporó más tarde por la final de la Copa África, será esta bala la que complete el ya famoso tridente con Salah y Firmino.

El Chelsea puede tocar fondo nada más empezar

Y si además de por campeón de la Champions y por plantilla es más favorito el Liverpool es porque el Chelsea llega tocado, urgente y casi en la lona tras un verano muy duro que ha desembocado en un fuerte golpe en Premier. Con la sanción FIFA de no poder fichar por delante, pero con la esperanza de una cautelar, los 'blues' se comenzaron a armar pronto. Intuyeron la marcha de Hazard, para cerrar en enero a Pulisic, y una vez que perdieron el intento para poder moverse en el mercado, solo el permitido fichaje de Kovacic fue su alivio.

Por ello, la enorme baja de quien fuese su mejor jugador y héroe en Bakú ha sido prácticamente insalvable. Por si fuera poco, David Luiz protagonizó, a última hora, una escapada de la que se hablará durante tiempo en Londres. Pero con ello tendrán que sobrevivir en Stamford Bridge este curso, al que se agarran a su gran 'fichaje': un Frank Lampard que ha regresado a casa convertido en entrenador.

La única buena noticia, aun queda otra mala, tendrá que ordenar rápido las piezas para levantar el ánimo de una afición que ve en él cómo los mejores años 'blues' ya han pasado a mejor vida. Más cuando después del turbulento verano, las ilusiones de arrancar bien la temporada sufrieron una bofetada en forma de 4-0 de un rival directo.

El golpe del Manchester United para empezar la Premier League ha levantado todas las dudas de un once imposible de adivinar para el duelo de Estambul. En Old Trafford fueron los precoces Tammy Abraham y Mason Mount los que protagonizaron la delantera, pero en grandes noches como esta se espera que Giroud entre por experiencia y Pulisic por su fichaje. Además, Kanté será con mucha seguridad la gran aparición entre los titulares.

Todo en un encuentro que además tendrá una cita histórica, pues Stéphanie Frappart será la primera árbitra que pite una final masculina europea. Liverpool y Chelsea se presentan así al último de los duelos británicos por títulos europeos. Una Supercopa de Europa que no significa mucho deportivamente pero sí puede suponer un empuje, o golpe, moral. El campeón de la Champions busca la confirmación a su proyecto triunfador, mientras que el de la Europa League una victoria que le haga recuperar algo de fe e ilusión ante una campaña precedida de dificultades y que se avecina tormentosa. El conocido Klopp contra el debutante Lampard. Estambul, la ciudad que también dejará la 'Orejona' 2020, pone sobre el césped el duelo a la inglesa.

Alineaciones probables:

Liverpool: Adrián, Alexander-Arnold, Gomez, Van Dijk, Robertson, Fabinho, Wijnaldum, Henderson, Mané, Salah y Firmino.

Chelsea: Kepa, Azpilicueta, Christensen, Zouma, Emerson, Kanté, Jorginho, Kovacic, Pedro, Pulisic y Giroud.

Árbitro: Stéphanie Frappart (Francia).

Estadio: Vodafone Park.

Horario: 21.00 horas.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.