Buscar

El raro estreno en LaLiga para el Real Madrid: la visita al Celta llega casi como una final para el club

16/08/2019 - 11:24
  • La última temporada y el verano han creado un nerviosismo constante
  • Todo lo que no sea ganar generaría aún más dudas en la casa blanca
  • Zidane ha insistido que con el inicio de campaña todo empezaría a funcionar
Más noticias sobre:
Foto: Reuters.

LaLiga 19/20 abre sus puertas este fin de semana y lo hace en una situación pocas veces antes vista para el Real Madrid. El club blanco, tras una de las peores temporadas que se recuerdan y un verano agitado donde nada ha parecido salir como se esperaba, se estrena en la visita a Balaídos contra el Celta de Vigo. Un partido que sobre el papel solo significa tres puntos, pero que moralmente se ve como una final desde el propio conjunto merengue, pues todo lo que no fuese ganar agitaría aún más el huracán sobre el que parece vivir el equipo en los últimos meses.

Al fin se acabaron las vacaciones y vuelve el fútbol a sus encuentros oficiales. Un debut que para nada llega con los brazos abiertos del Madrid, quien teme como si de un examen final de mayo se tratase. No es para menos, pues los últimos meses han enturbiado aquella gloria que se consiguió alcanzar con las tres Champions seguidas. Desde que Zidane decidiese abandonar el Bernabéu hasta que eligió volver, con todo lo que ha llegado desde entonces y todo lo que hubo entre medias (marcha de Cristiano Ronaldo y otros dos técnicos por el camino), los cimientos de La Castellana parece que se han venido abajo.

Sin ahondar más en el pasado, solo este verano con la irregular pretemporada que ha dejado y los fichajes demandados que no han terminado de concretarse, han generado un mar de dudas tanto al club como a la afición y al equipo. El único que parece tranquilo con lo que pasa es un Zidane que de puertas para fuera ha mostrado un mensaje tranquilizador y ansioso de que regresasen los encuentros con puntos en juego.

Unos partidos que ahora sí vuelven para el Madrid y lo harán este sábado en Vigo (17:00). La gran prueba de fuego para ver si es cierto aquello en lo que el técnico francés ha insistido y todo lo pasado fueron solo experimentos. Eso sí, todo lo que no sea una victoria, quiera o no Zidane, traerá más vientos sobre el club blanco.

Con el mercado aún abierto y el peor de los posibles escenarios abiertos (victorias del Barcelona y el Atlético y derrota ante el Celta), el estreno de LaLiga podría significar un golpe muy duro para el Madrid nada más empezar la temporada. De cualquier forma, el debut ya aparece y el cuadro merengue espera que con lo oficial todo empiece a carburar y la calma regrese al Bernabéu. El proyecto de Zidane tiembla incluso sin arrancar.


Comentarios 0