Buscar

¿El final de la resistencia de Keylor Navas? Así ha sido una carrera llena de obstáculos en el Real Madrid

22/08/2019 - 13:07
  • El portero costarricense siempre ha tenido su continuidad sobre el alambre
  • Lo que pasó con De Gea y su 'no' fichaje, una historia negra para el Madrid
  • Kepa, Solari o Courtois, las otras trabas que han amenazado su rol de blanco
Más noticias sobre:
Foto: Reuters.

En plena recta final del mercado estival 19/20, el Real Madrid ha recibido la noticia de que Keylor Navas quiere abandonar la entidad blanca. El hecho de verse como seguro suplente ha promovido el primer acto de rebeldía para marcharse del costarricense, quien durante cinco años se ha obstinado en triunfar en el Santiago Bernabéu. Un gesto que puede poner fin a su resistencia con la que ha ido superando constantes trabas desde 2014, pues nunca el 'tico' tuvo un periodo largo de calma como merengue.

Esto supone un contratiempo para el club de la capital, que tuvo casi segura la marcha de Keylor a principios de verano, pero con las cesiones de Lunin y Luca Zidane confirmó que contaba con él para esta campaña. Sin embargo, la suplencia en pos de Courtois, ha convencido al costarricense de que ya no se puede superar más obstáculos. Desde que llegó, procedente del Levante, ha sido un no parar de gestos y actuaciones que le han llevado a entrar en la historia del Madrid, pese a estar siempre en duda su presencia sobre el césped.

Tras una fantástica campaña 13/14 en el Ciutat de València y un mejor Mundial 2014, el Real Madrid pagó aquel verano la cláusula de rescisión de 10 millones de euros de Keylor. Así llegó el primer portero centroamericano del club merengue y con la intención de poner calma sobre una portería que había vivido sus años más inestables con la guerra Casillas-Mourinho, con Diego López o Adán de por medio, Navas se enfundó los guantes más complicados del mundo.

Una campaña a la sombra de Casillas, Ancelotti solo le dio la Copa del Rey, fue su primer contratiempo. Pero la marcha al Oporto del histórico meta le dejaba vía libre, un año después de llegar, y más aún con la contratación de Kiko Casilla que volvía al Madrid para ser suplente. Sin embargo, la directiva empecinada en seguir teniendo al portero de España bajo sus palos se lanzó a una operación a contratiempo.

El 'no' fichaje de De Gea dejó a Keylor en Barajas

De esta forma, Keylor vivió su capítulo más gris. Aquel que le llevó en el último día de mercado a convencerle de que lo mejor era intercambiarse por David de Gea. Él no quería, pero el Madrid sí y finalmente el mayor sueldo en Old Trafford le empujó a tomar un vuelo hacia Mánchester. Cuando todo parecía resuelto y sendos metas ya iban a enfundarse sus nuevas elásticas, el fax no llegó a tiempo a las oficinas de LaLiga y todo quedó en una anécdota de verano.

Pero Navas, empecinado en triunfar de blanco no se lo tuvo en cuenta al Madrid, siguió defendiendo la portería como si no hubiese pasado nada y todo el tiempo que estuvo Rafa Benítez fue el arquero titular. También siguió manteniendo este rol con Zidane, con quien sería clave para ganar al final de la temporada la undécima Champions.

Sin embargo, el haber forzado en la recta final de campaña le llevó a lesionarse el talón izquierdo. Baja por la que estuvo ausente de la Copa América 2016 y que tras operarse le dejó todo el verano en el dique seco. Ahí llegaron las mejores actuaciones de Casilla, llegando a amenazar la titularidad del 'tico'. Pero con su vuelta a los terrenos de juego, la confianza de Zidane en él siguió firme y así completó otro curso donde también acabó siendo vital para ganar la duodécima Champions en Cardiff y acalló los rumores sobre su marcha.

Zidane frenó la llegada de Kepa para ser el meta titular

La 17/18 no iba a ser tampoco fácil para él, pese a haber sido decisivo en el doblete de 2017. Siempre cuestionado, con su lesión en el abductor en invierno se acrecentaron los rumores de que el Madrid iba a pagar la cláusula de rescisión de Kepa Arrizabalaga. Unos millones que como en el caso de De Gea parecían hechos, pero que esta vez frenó Zidane. "No había que fichar un portero", dijo tras todo el caos el técnico francés que siempre tuvo a Keylor como su guardameta.

Con la tercera Champions seguida bajo el brazo, esta vez sus actuaciones dejaron más dudas, y el Madrid se lanzó a por Thibaut Courtois. El esperado guardameta estrella, que con la marcha de Zidane iba a empezar a competir de por la portería contra Navas. La llegada tarde del belga por el Mundial dio ventaja al de Costa Rica con Lopetegui, quien finalmente estableció al nuevo para LaLiga y al veterano para Copa y Champions.

No así con Solari, sustituto del vasco, que cambió los roles y dio competición regular y Copa de Europa a Courtois y torneo del K.O. al americano. Esto supuso la queja de Navas, quien una vez se marchó el argentino y regresó Zidane dejó claro que "no iba a jugar hiciera lo que hiciera". Así terminó la peor campaña en años del Madrid y con el aviso de renovación, Keylor era uno de los señalados.

¿Y si el fútbol guardase un nuevo capítulo inesperado para Keylor?

Este verano su traspaso al PSG en junio parecía hecho, pero el director deportivo de los galos paró la operación por el gusto por Donnarumma, un meta que en París siguen sin tener y aun persiguen. Mientras, Keylor fue quedándose sin pretendientes y asumiendo que otra vez le iba a tocar competir de tú a tú con Courtois. Así lo manifestó también el club, dejando a los dos solos en la portería y cediendo a los jóvenes talentos. Pero algo ha debido cambiar en el costarricense, quizás una reunión con Zidane que le confirmó que el belga iba a ser sí o sí el titular.

Ahora, su constante resistencia para triunfar en el Madrid ha llegado a su fin. Esta es la primera vez que Keylor pide expresamente marcharse y no pone todo lo que tiene para quedarse y luchar por el puesto. Delante tiene una carrera contra el tiempo para buscar un destino que le prometa jugar y luchar por los títulos, esos que tanto se ha llevado en el Bernabéu. La traba de verse relegado a la suplencia ha sido la última que se ha cruzado en la historia de Navas como meta blanco. Eso sí, nunca se sabe y el fútbol depara giros inesperados. Él lo sabe mejor que nadie y de darse sería otra milagrosa 'parada' que el 'tico' realiza en La Castellana.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.