Deportes

La oportunidad de oro para batir a Estados Unidos en un Mundial plagado de ausencias

  • La peor EEUU de los últimos años quiere su sexta corona y la tercera seguida
  • Serbia lidera los pretendientes al oro con Grecia, España, Australia o Francia
  • Por detrás del título se librará una batalla para la clasificación olímpica
Marc Gasol, Nikola Jokic, Giannis Antetokounmpo y Kemba Walker. Fotos: Cordon Press.

La cuenta atrás para el Mundial 2019 ya agota sus últimos instantes. China se viste de gala para acoger el campeonato global de baloncesto que, sin embargo, llega más descafeinado de lo que se esperaba hace unos meses por las ya confirmadas bajas debido a las ventanas FIBA, una fuerte plaga de lesiones y la decisión de muchos jugadores de mirar hacia la próxima temporada (con los Juegos Olímpicos como colofón). Aunque Estados Unidos aparece a la cabeza como gran favorita, vencedora en las últimas dos ediciones y en búsqueda del sexto oro, la merma que ha sufrido el combinado del 'debutante' Gregg Popovich hace soñar a las Serbia, Grecia y España, sin olvidar a las siempre competitivas Francia, Argentina, Lituania o Australia. EcoDiario.es le trae un análisis de los objetivos de cada selección, su líder y los contratiempos que sufrido.

Grupo A

China

La anfitriona no llega con una de las mejores generaciones de su historia, lejos ya del ahora presidente de la Federación Yao Ming, pero sí con el objetivo de sorprender a través de ganar confianza en un grupo 'sencillo' y con toda su afición detrás. Con una plantilla entera de producto nacional, todos los jugadores militan en la CBA, su principal bastión es el pívot Zhou Qi, ex NBA y que a sus 22 años jugó 19 encuentros en los Houston Rockets (hasta diciembre de 2018). Sin ausencias relevantes y sin verse agobiado por las ventanas, los amistosos de preparación no han sido buenos pero por delante tienen un camino donde Rusia parece el gran rival para estar en cuartos de final.

Costa de Marfil

La última selección en meterse al Mundial, tras tener mejor diferencia que Camerún, quiere soñar de la mano de Deon Thompson. El estadounidense del Unicaja se ha unido a los elefantes para llevar las buenas temporadas en Burgos y Zalgiris a un pase olímpico. Para ello deberá luchar en un grupo muy competido y luego jugarse los resultados mirando a qué hacen el resto de africanas. Su pase a segunda ronda es el gran objetivo, y de darse ya solo quedaría que disfrutar para un país que se ha colado gracias a la ampliación a 32 combinados. La escasa preparación, solo encuentros ante Italia y España, deja la duda de qué cartas y de qué forma mostrará el italiano Paolo Povia.

Polonia

La época Marcin Gortat ya es historia para una Polonia que regresa a un Mundial 52 años después. Sin el 'Gavioto' el liderazgo recae sobre Mateusz Ponitka, un escolta que conforme avanzan las temporadas sigue creciendo. Recién incorporado al atractivo proyecto de Euroliga del Zenit, el ex de Tenerife tendrá a otros conocidos de la ACB como A.J. Slaughter o Waczynski, clave en el pase de las ventanas. Sus opciones, como las del resto del grupo, luchar por pasar y disfrutar. Solo cuatro victorias en diez encuentros antes de China confirman a un equipo muy irregular pero imprevisible.

Venezuela

La vinotinto aparece en la cita china con un combinado que se conoce a la perfección y al que lidera Néstor Colmenares. El ala-pívot de los Guaros de Lara ya fue clave en la invicta Venezuela que ganó la Copa Sudamericana 2016 y el mejor en los últimos Panamericanos previos al Mundial, donde solo pudo con Islas Vírgenes (Puerto Rico y EEUU le apearon de la fase final). Como los otros tres integrantes del grupo A, su objetivo está en pasar de ronda y tratar de complicar la vida en la segunda fase en un probable cruce con Rusia y Argentina.

Grupo B

Argentina

Primera gran prueba de fuego para el relevo de la Generación Dorada que tantos éxitos dio a la albiceleste. Ese espíritu ganador tratará de inculcarlo un Luis Scola que parece que esta vez sí vivirá en China su último gran servicio a Argentina. Bajo su liderazgo y secundado por los madridistas Campazzo y Laprovittola, la campeona olímpica de 2008 afronta la cita llena de moral por la victoria en los Panamericanos. El duelo ante Rusia de la primera fase parece clave para luego designar qué cruce tiene en cuartos de final y contra quién se tiene que batir un equipo que nunca se da por vencido. Además, la buena noticia es que los de Sergio Hernández son de los pocos 'grandes' que no cuentan con una baja destacada.

Corea del Sur

Con un intento de sorpresa llegan los asiáticos a esta cita vecina donde su máximo exponente es el nacionalizado Ra Gun-ah (antes Ricardo Ratliffe). Dos derrotas en tres encuentros de preparación dejan la sensación de que será muy difícil que pasen la primera ronda, más cuando son el teórico equipo más débil del grupo B. También sin bajas destacadas, su clasificación se propició por la ampliación a 32 países y unos cruces más sencillos por el hecho de ser ante combinados de la misma confederación.

Nigeria

La gran esperanza de África para esta Copa del Mundo ha visto cómo la suerte le esquivaba y le metía en un grupo donde tendrá que sudar mucho para pasar. Para tratar de conseguir esta tarea, las águilas se encomiendan a Al-Farouq Aminu, el mejor NBA de los tres que hay en la lista (Okogie y Metu son los otros dos), sin contar al ya en China Ekpe Udoh. Sin embargo, el perímetro se ve resentido por la ausencia del campeón de la liga norteamericana O.G. Anunoby y la pintura por la de Ezeli. El partido ante Rusia será más que una final para una selección aspirante a sorpresa y que estuvo envuelta en una polémica con las élites gubernamentales de su país, que por poco le deja sin volar al Mundial.

Rusia

La victoria final ante España en el último encuentro preparatorio ha dado la fuerza moral necesaria para un combinado que ha visto como Shved y Mozgov han acabado quedándose sin Mundial. Las lesiones de sus dos estrellas dejan el liderazgo en Vitaly Fridzon, pero la responsabilidad en todo un bloque que, como ha acostumbrado siempre, rara vez se da por vencido. Las armas de CSKA, Khimki y Lokomotiv, al servicio de Sergey Bazarevich para tratar de ir de tapado y acabar en los puestos más altos.

Grupo C

España

Poco se puede decir de una selección que desde el oro en 2006 solo se ha bajado dos veces del podio en doce grandes campeonatos. Eso sí, ambas fueron en las últimas dos Copas del Mundo y eso es motivo de mejora en una España que llega plagada de bajas pero con un equipo aún consagrado. Sin los Pau, Navarro, Reyes y Calderón, además de los Mirotic, Ibaka, Chacho Rodríguez o Abrines, el peso cae en Ricky, Rudy y Llull junto a Marc Gasol, gran referente de los de Scariolo. Tras ganar el anillo con los Raptors el pívot está obligado a ser la guía que fue su hermano y tratar, ahora sí, de derribar el último muro que queda: Estados Unidos.

Irán

La más débil del grupo se agarra, para tratar de colarse con sorpresa en la segunda fase, al veterano Hamed Haddadi. Ex NBA durante cinco años con los Grizzlies, tiene ante sí la última gran oportunidad de demostrar que sus 2,18 de altura pueden tirar otro techo más. Sin bajas destacadas, las ventanas FIBA otorgaron un puesto a un combinado al que le acabaron pesando los encuentros ante países de nivel similar o superior. En los choques preparatorios las sensaciones son dispares, pues mientras ha sumado cinco victorias en ocho partidos, los últimos tres fueron derrotas consecutivas.

Puerto Rico

La centroamericana llega con moral tras el subcampeonato en los Panamericanos de este verano. Eso sí, la baja de J.J. Barea podría ser vital para un equipo que se conoce a la perfección y que aspira a plantarse en la segunda fase y tratar de dar alguna que otra sorpresa. La estrella del país recae sobre Gian Clavell, el escolta de Movistar Estudiantes que tiene más responsabilidad aún al no estar el base de los Mavericks. En el lado negativo, tres derrotas en los cuatro amistosos de preparación, un factor que deberá sortear Eddie Casiano desde el banquillo.

Túnez

El conjunto africano llega avalado por el oro en el AfroBasket 2017, pero con una plantilla que empieza a agotar sus últimos años de gloria. Sin bajas destacadas y con la presencia confirmada de Salah Mejri, la torre que militase en Mavericks o Real Madrid, a los tunecinos les tocará, en principio, pegarse con Puerto Rico e Irán por acceder a la siguiente ronda y así luchar por una plaza olímpica. Así lo confirma su preparatorio, donde ha vencido a todas las selecciones de su calibre o inferior pero ha claudicado ante las superiores.

Grupo D

Angola

Otra de las africanas favorecidas por la ampliación del Mundial a 32 selecciones se ha visto encuadrada en un grupo donde las opciones reales le son muy desfavorecidas. Con Serbia e Italia poco tienen que hacer los angoleños que tratarán de ponerlo lo más difícil posible e intentar darse una alegría contra Filipinas. Sin bajas destacadas, el liderazgo corresponde a Yanick Moreira, un pívot que tras quedarse sin equipo una vez que terminó su contrato con el Virtus Bolonia, tiene en China la opción de lucirse para buscar nuevo club.

Filipinas

Parecida historia le toca a los asiáticos como a sus rivales africanos. La diferencia con los otros dos conjuntos es tan abismal que en Filipinas solo queda esperar un milagro, toda vez que se quede por encima de Angola. También sin nombres destacados en las bajas, el ex NBA Andray Blatche (Wizards y Nets durante nueve años) asume el protagonismo en su segundo Mundial nacionalizado (en 2014 fue máximo reboteador). Además, partirá con la ventaja de que juega en casa, pues tras su marcha de Estados Unidos se afincó en la CBA china.

Italia

El resurgir de Italia, precedido por la ligera mejora en sus clubes nacionales, quiere ahora dar otro paso de gigante. Eso sí, lo tendrá difícil pues en primera fase se las verá con Serbia y no puede dejar lugar a sorpresas inesperadas, para luego pelearse por un pase a cuartos, a priori, con España. Sin el recién incorporado a los Pelicans Nicolo Melli, el también traspasado a los Thunder Danilo Gallinari ejerce de buque insignia junto a los Belinelli, Hackett o Datome. Cinco derrotas seguidas en los preparatorios ante combinados de nivel similar han hecho saltar las alarmas en una 'azzurra' con ganas de dar un golpe encima del tablero europeo.

Serbia

La gran favorita para derrocar a Estados Unidos acude a la cita china con toda la presión, pero también con toda la ambición. Subcampeona del mundo en 2014, olímpica en 2016 y de Europa en 2017, esta vez le toca dar el do de pecho a los de Sasha Djordjevic con un Nikola Jokic que se ha salido esta temporada hasta encumbrar a los Denver Nuggets. Bajo el liderazgo del pívot y con los Micic, Guduric, Bogdanovic o Bjelica detrás, a esta Serbia solo la lesión de Teodosic, fiel reflejo de su técnico, se le ha cruzado en su ascenso hasta recordar a la extinta Yugoslavia. Todo victorias en sus nueve amistosos previos confirman lo dicho, Serbia ha venido para bañarse en oro.

Grupo E

Estados Unidos

¿La peor Estados Unidos de los últimos años sigue siendo la mejor del mundo? Eso es lo que comprobará China, pues aunque la plantilla se ha visto mermada por las mil y una bajas por renuncia o lesión (LeBron, Davis, Harden, Lilliard, DeRozan, Lowry, Kuzma...) el plantel dirigido por Popovich sigue teniendo nombre de sobra. Hasta tal punto que cualquiera de los doce convocados sería top-3 en el resto de países, pero falta por saber si sabrán compenetrarse como otras selecciones más acostumbradas a verse las caras cada verano. Kemba Walker es el principal rostro que aspira al 'three-peat', que llaman en la NBA, y el sexto oro que consagre a los americanos como los mejores de siempre.

Japón

Uno de los conjuntos más atractivos para ver, y sin ausencias destacadas, tiene ante sí la tarea de ser la gran sorpresa asiática y derribar la muralla china. El recién drafteado en novena posición por los Wizards, Rui Hachimura, lidera a los nipones que no se esconden en su ansia de dar la campanada. Este será el gran escenario del joven talento para darse a conocer, y además, se las verá entre otros con una Estados Unidos lista para recibirle en su liga. Con Turquía y República Checa librará intensos duelos que depararán quién acompaña a los americanos en la segunda fase.

República Checa

La primera clasificación mundialista en la historia de los centroeuropeos es también una prueba de ver hasta qué punto pueden estos competir en las horas decisivas. Al contrario que otras de mayor nivel como Eslovenia o Letonia, las ventanas favorecieron su pase y ahora Tomas Satoransky se incorpora al grupo para llevar las riendas. Solo la baja de Jan Vesely priva a los checos de tener un equipo aún mejor que tenga más potencial para jugarse la segunda fase con sus rivales y tratar ahí de complicar la vida a más de un país. En los amistosos previos, muy buenas sensaciones para los de Ginzburg.

Turquía

La mejor Turquía del ahora presidente de la Federación Turkoglu ya pasó, pero el otomano siempre es uno de los conjuntos que más da que hablar. Por ello y por seguir teniendo jugadores de renombre como Cedi Osman, al que acompañan Ilyasova o Mahmutoglu, al combinado de Sarica se le puede tener en cuenta para alcanzar la segunda fase y complicar la vida en un posible encuentro con Grecia. Ese emparejamiento, y el hecho de tener a Estados Unidos, merma como a los otros integrantes del grupo E sus opciones de llegar más lejos. Sin bajas destacadas y una muy buena previa, solo derrotas ante helenos y serbios, confirman su candidatura a sorpresa.

Grupo F

Brasil

No llega la cita mundialista en el mejor momento de forma de Brasil. Liderados por Leandro Barbosa, aún en activo y disfrutando de otra competitividad alejada de la NBA en el Minas Tenis de su país, la canarinha quiere pese a ello demostrar que todavía puede dar de sí. El encuadre con Nueva Zelanda y Montenegro hace que los sudamericanos se tengan que pegar, a priori a la sombra de Grecia, por el otro puesto para la segunda fase. Además, la baja de Raulzinho Neto, el ahora gran baluarte en Norteamérica, acrecenta los problemas de Aza Petrovic, que contará con Cristiano Felicio como su otro gran estandarte. La fase preparatoria ha dejado buenas sensaciones que deberán confirmarse en suelo chino.

Grecia

Todas las miradas puestas en un prodigio curtido al otro lado del charco. El MVP de la NBA llega para liderar a los suyos, tras perderse el último Europeo, y lo hace en un momento de forma único. Giannis Antetokounmpo no pudo coincidir con la Grecia que llegó a la final en 2006, tras derrotar a EEUU, pero quiere ahora emular aquella hazaña con una legión helena a sus espaldas. Ya sin Spanoulis, retirado, y también sin Kosta Koufos, lesionado, los de Skourtopoulos son otro de esos conjuntos que están llamados a la oportunidad de colgarse el oro. Su más que probable enfrentamiento en la segunda fase con los americanos es un aperitivo antes de los cruces que enfrenten a los ocho mejores.

Montenegro

Primera vez en un Mundial para una generación que se ha fajado a la sombra de los gigantes balcánicos. Aun así, Montenegro no se cuelga el cartel de víctima y sí el de aspirante a sorpresa liderada por el pívot de los Magic Nikola Vucevic. Junto a él, todo lo esperado y sin bajas destacadas para tratar de imponerse a Brasil y Nueva Zelanda y colarse en ese duelo que tendrá a EEUU y Grecia como colosos. La preparación, eso sí, ha dejado mucho que desear con tres derrotas en cuatro encuentros. Una lección para los de Mitrovic antes de la primera gran puesta en escena.

Nueva Zelanda

Una de esas selecciones que poco a poco va haciéndose más común en las fases finales. Aunque lejos de su mejor momento, cuando fue cuarta en 2002, ahora cuenta con la gran mayoría de sus jugadores curtidos en Oceanía y representados en la figura de Isaac Fotu, de los pocos que ha dado el paso para asentarse en Europa (Treviso). Él llevará el peso de un país singular que quiere aguar más de una fiesta y tratar de asomar su talento al resto del planeta.

Grupo G

Alemania

A la sombra del ya retirado Dirk Nowitzki fue ganando poco a poco peso Dennis Schröder, a quien ahora le llega otra prueba de fuego para echarse sobre los hombros a su país. Eso sí, contará con la ayuda de los cada vez más experimentados Kleber y Theis, ambos en la pintura, y una serie de jugadores fogueados en Europa para las zonas exteriores. Sus opciones pasan por meterse en la segunda fase, habiendo complicado la vida a Francia y sin permitir sorpresas, y a partir de ahí colarse en un grupo que se espera de lo más igualado. El conjunto germano llega también sin bajas destacadas.

Francia

Si Alemania vive con el recuerdo de Nowitzki, sus vecinos lo hacen con el otro gran talento europeo en la NBA (con permiso de Pau Gasol). Tony Parker se ha retirado este verano y ha dejado un legado que deberá coger Rudy Gobert, junto a los Batum, Ntilikina o Fournier. La fuerza de los galos en la pintura será su principal arma ofensiva, toda vez que se ha mermado aún más sin Moerman y Lauvergne. Además, en el exterior De Colo será el referente, más todavía con la baja de Heurtel. Con los ojos del planeta mirando a Serbia, Grecia o España, Francia debe saber aprovechar la oportunidad y colarse de tapado hasta unos dos primeros puestos europeos que le den medalla y clasificación directa a Tokio 2020.

Jordania

El cuadro de Oriente Medio regresa a lo más alto tras su participación en 2010 y con el objetivo de sumar la victoria que se resistió en Turquía. Para ello, se encomienda al veterano Dar Tucker, que ahora disfruta de una enésima aventura en San Lorenzo de Argentina. Sus opciones de alcanzar una segunda fase son mínimas, confirmado tras un pésimo preparatorio con solo victorias ante un equipo B de China y Senegal, pero todo pasa por ganar confianza ante República Dominicana y luego disfrutar contra Alemania y Francia.

República Dominicana

Uno de los conjuntos más atractivos de ver si no fuese porque sus dos grandes nombres no acuden a la cita mundialista. Ni Karl-Anthony Towns ni Al Horford hacen acto de presencia con los dominicanos y dejan el protagonismo a Eulis Báez, que tras mil batallas en Gran Canaria se mudará a Manresa. Él es el jugador más representativo de una lista que combina clubes sudamericanos y equipos de bajo nivel español. Los encuentros previos al Mundial han dado mejores sensaciones de las esperadas, y a ello se agarrarán los de Néstor García para intentar sorprender a Alemania.

Grupo H

Australia

Toda la responsabilidad para un combinado que los expertos colocan en las posiciones altas del Mundial. Su victoria ante Estados Unidos en los amistosos previos confirma este rol, que pasará por salir vivo de un grupo donde cualquier selección puede dar la campanada. Joe Ingles, en el mejor momento de su carrera, lidera una lista de la que se cayó el gran referente Ben Simmons. Además, los Mills y Delladedova deberán ser las guías que tumben a Lituania y Canadá, primero, a Francia y Alemania, luego, y a partir de ahí a todo país que se cruce en su camino hacia las medallas. El cuarto puesto en Rio 2016 confirma a un grupo al que hace tiempo que se le quedó pequeña Asia y Oceanía.

Canadá

En la previa del Mundial, el cuadro norteamericano es el que más ha decepcionado. No por resultados, que han sido parejos en cuanto a victorias y derrotas, sino por lo que pudo haber sido. 17 jugadores de la NBA fueron preseleccionados por el campeón con los Raptors Nick Nurse y finalmente solo Khem Birch acude a China para liderar a su país. Por el camino, Wiggins, Murray, Joseph, Thompson o Barrett se han ido perdiendo hasta asolar un equipo que cuenta con el culé Kevin Pangos como su otro hombre más conocido.

Lituania

No tener en cuenta a Lituania para la lucha por cualquier objetivo puede ser un grave error. Lo han demostrado a lo largo de los últimos años, siempre en torno a los primeros puestos, y a China llegan como tapados para ir a una guerra de la que suelen salir victoriosos. Con Jonas Valanciunas como jefe, el conjunto de Adomaitis se presenta con un bloque que se conoce a la perfección y del que solo se ha caído Gudaitis. El resto, con Sabonis hijo, Kuzminskas, Kalnietis o Maciulis para tratar de pasar con el mayor número de victorias la primera fase, meterse en la esperada igualada segunda ronda y, a partir de ahí, choque a choque hasta que alguien pueda acabar con ellos.

Senegal

Otro de los africanos que llega a este Mundial con ganas de ir de tapado, pero también mirando a una clasificación olímpica. Con varias bajas y centradas en la figura del NBA Gorgui Dieng, el peso recae sobre Maurice Ndour, recién incorporado al Valencia Basket tras su paso por Knicks y Madrid, entre otros. Tras un irregular preparatorio, pero que se ha cerrado con dos triunfos, y en un grupo donde, a priori, son el más débil, sus opciones de quedar entre los dos primeros pasan por aprovecharse de un caos de resultados entre los otros tres combinados y tratar de asaltar a Canadá y darlo todo contra Australia y Lituania.

Así se dispone a comenzar un Mundial, donde más que nunca Estados Unidos parece humano. La lucha por el oro cuenta con varios candidatos y una guerra por detrás que deparará, también, las plazas para los Juegos Olímpicos del próximo año. Los dos mejores europeos, los otros dos americanos, el mejor asiático, el primero de los africanos y el otro de los oceánicos irán directos a Tokio junto a Japón. De las restantes selecciones, las 16 mejores que no obtengan plaza tendrán que batirse en un preolímpico con dos invitadas de cada confederación para poder asistir a los JJOO.

Con muchas ausencias sonadas, Jokic, Antetokounmpo, Marc Gasol, Walker, Ingles o Gobert lideran una ristra dispuesta a llevar a su país a la gloria. Balón al aire y 15 días para saber quién es el nuevo rey de la pelota naranja.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin