Buscar

Zidane y Courtois, los señalados en el Real Madrid tras el fiasco de París

19/09/2019 - 12:21
  • El galo ha visto trastocados sus planes tras un verano fallido en la revolución
  • Deja la sensación de que no transmite una idea clara de juego al equipo
  • El belga tiene números impropios del Madrid, con nueve goles este curso
Foto: Cordon Press.

Una derrota de las que duelen. Así comenzó el Real Madrid su andadura en la Champions League 19/20. Los tres tantos del PSG desnudaron a un equipo roto, sin alma ni carácter y que no disparó a puerta durante todos los 90 minutos. En ningún momento el club blanco hizo temer la victoria francesa, que además se dio sin sus tres delanteros titulares (Neymar, Mbappé y Cavani). Un duro golpe que deja dos claros señalados: Zinedine Zidane y Thiabut Courtois.

El 3-0 del Parque de los Príncipes fue un mazazo de realidad. Una muestra de que el Madrid no ha cambiado prácticamente nada desde la temporada pasada y que sigue en busca de un referente, en cualquier parte, que sea el que cambie la dinámica de resultados. Culpas a parte de los señalados de la 18/19 (Kroos, Varane o Carvajal), y omitiendo que Casemiro o Bale fueron los únicos que intentaron tirar del carro con nulo éxito, a Benzema apenas le llegaron balones y los nuevos, por un motivo u otro, no han tenido rodaje, las miradas se centran en el técnico y el portero.

Zidane como máximo culpable, pues el madridismo ya empieza a cuestionar si fue buena idea que regresase tras una etapa donde lo ganó prácticamente todo y dejó el listón muy alto. Su crédito empieza a agotarse, pues el Madrid nunca vive del pasado y los ecos de un nuevo entrenador, de apellido portugués, empiezan a sonar en los despachos de La Castellana. Se empeñó en verano en un fichaje imposible (Pogba) negando a jugadores casi cerrados (Van de Beek), dio salida a los jóvenes que dieron la cara en el curso anterior (Llorente, Reguilón o Ceballos), quiso dar salida de cualquier forma a James y Bale y ahora se los tiene que 'comer', a los nuevos no les había dado oportunidad hasta París y en definitiva, de cara a los titulares juegan casi todo los mismos de hace tres años.

Una gestión nula en la planificación de la plantilla, desde que regresó, que le pone en primera fila a él, pues supuestamente regresó para llevar las riendas que no pudo tener y por las que se marchó. "Si no las veo claras las cosas como yo quiero... Llega un momento que dices que es mejor cambiar para no seguir y hacer tonterías", dijo el francés en su despedida en un mensaje que no concuerda con lo que se está viendo ahora. Además, dentro del terreno de juego, los futbolistas parecen perdidos, sin una idea concreta y abocados a los destellos individuales.

Por otra parte, los focos miran hacia Thiabut Courtios. Es cierto que en la inmensa mayoría de los goles, poco puede hacer por evitar lo que el nivel defensivo del resto ha concedido, pero a fin de cuentas en el Madrid se espera que el portero reciba dos o tres disparos claros por encuentro y aparezca ahí para salvar los muebles. Algo que para nada está sucediendo, pues lleva 57 tantos en 40 choques de blanco, nueve en los cinco enfrenamientos de este curso y 15 partidos oficiales sin dejar la meta a cero.

Unos datos demoledores para el guardián del Bernabéu y que dejan en evidencia su puesto, ya que el club apostó fuerte por él mandando a Keylor Navas al PSG (donde no ha recibido aún gol en dos encuentros y sin tiros a puerta ante el propio Madrid). En definitiva, el belga tampoco está cerrando el complicado asunto de la portería que se abrió cuando empezó el declive de Casillas y tras salir con tres tantos del Parque de los Príncipes se ha unido a Zidane en el ojo del huracán que amenaza con revivir la campaña pasada en el Real Madrid.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.