Deportes

Las razones del divorcio público entre el vestuario y la directiva del Barcelona

  • Las declaraciones de Piqué son el estallido de una crisis profunda
  • Los desencuentros son deportivos, laborales, económicos...
Gerard Piqué junto con Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona. Foto: Reuters.

Gerard Piqué, uno de los pesos pesados del vestuario del Barcelona, fue contundente en sus declaraciones tras la victoria liguera ante el Getafe. El central lanzó un mensaje a la directiva con un velado "No nos queremos enfadar" que esconde un problema que lleva ya años de fondo en el entorno del club: el choque claro entre la plantilla y el palco que ahora es público.

La tensión acumula episodios en el largo plazo, desde hace varias temporadas, pero estalló en las palabras del defensa blaugrana a raíz de un polémico artículo del periodista (y socio culé) Xavier Bosch en Mundo Deportivo titulado 'Así consiguió el vestuario del Barcelona todo el poder' y que relataba, uno a uno, incidentes en los que los jugadores fueron, de acuerdo con este texto, aumentando su influencia en materias tan variadas como la política deportiva, la contractual y salarial o incluso en las relaciones con los periodistas.

En el repaso de Bosch figuraba la influencia del vestuario en decisiones como la 'no llegada' de Íñigo Martínez, las quejas a la contratación de Antoine Griezmann, su peso en la elección del sustituto de Tito Vilanova o en la de Eric Abidal como secretario técnico.

También las peticiones de aumentos de sueldo, de las primas por títulos y, además, el enfado de determinados miembros del plantel que, al pedir ayuda económica después de sus problemas con Hacienda, recibieron un 'no' del palco al no ser viable.

Otro punto de desencuentro relatado por Bosch es el de la gestión de las lesiones por parte de los jugadores. Sin poner ejemplos, asegura que varios futbolistas impusieron su criterio al del equipo médico por razones personales: retraso de operaciones para no perderse el Mundial (similitudes con lo que sucedió a Samuel Umtiti), perderse una final de Copa por operarse antes de tiempo (recuerda a lo que pasó con Luis Suárez) o, directamente, la ausencia de determinados jugadores cuando tenían que pasar revisión médica (algo muy parecido a lo que rodeó a una de las últimas bajas de Ousmane Dembélé).

El malestar por Neymar

En este caso cabe abrir un paréntesis. Porque el autor del texto deja la responsabilidad de que, en este ejemplo concreto, se sepa del asunto por una filtración directa de un vestuario interesado en vilipendiar la figura del galo para hacer presión de cara al fichaje de Neymar este verano. Una operación fallida que generó malestar en el vestuario. Un malestar que Bosch relata, aunque sin necesidad. El propio Leo Messi, en una entrevista a Sport, ya lo hace patente dejando en duda que la directiva hubiese hecho todo lo posible para el regreso del brasileño, petición del núcleo duro de la plantilla.

El de la relación con los medios también es otro tema en el que, según Bosch, los jugadores fueron ganando poder. Algunas de sus informaciones son constatables desde el mero análisis de la realidad (que vetaron a la prensa en los vuelos del club) y otras también podrían serlo: la disminución progresiva de las comparecencias de la plantilla ante los medios de comunicación, solo limitadas a las estrictamente necesarias por razones comerciales o exigencias de la UEFA.

Toda esta ristra de denuncias fueron a las que hizo referencia Piqué en su presencia ante los periodistas en Getafe. La lectura fue clara: esta filtración podría tener consecuencias en lo que actualmente es una relación prácticamente inexistente entre jugadores y plantilla.

A estas declaraciones del '3' blaugrana le ha seguido una nueva revelación por parte de Mundo Deportivo: deja entrever que el fracaso en las negociaciones por Matthijs de Ligt se debió a un encontronazo con el propio Piqué en un hotel en Bahamas durante las vacaciones de verano. Un nuevo capítulo en un pulso que, por el momento, no tiene fin.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin