Buscar

El sueño de Sergio Ramos que puede complicar al Real Madrid: jugar los Juegos Olímpicos de 2020

10/10/2019 - 12:37
  • De hacerlo, el capitán no podría empezar la pretemporada 20/21
Más noticias sobre:
Sergio Ramos celebra un gol con la Selección. Foto: Reuters.

Sergio Ramos tiene cuatro Champions, cuatro Ligas, dos Eurocopas y un Mundial, entre otros muchos más títulos que conforman el palmarés de un futbolista de leyenda. Pero el capitán del Real Madrid quiere uno más: una medalla en unos Juegos Olímpicos. La cita señalada en el calendario es la de Tokio, en 2020. Y eso supone un problema para el club blanco.

Según informa El Mundo, por la cabeza del defensa andaluz pasa el deseo de disputar los JJOO de Tokio el mismo verano en el que se disputa la Eurocopa. Es decir, alargar la actual temporada hasta, en el mejor de los casos para el combinado nacional, el 8 de agosto, cuando se disputa la final del torneo.

La normativa permite al camero jugar los Juegos Olímpicos, ya que, aunque las participantesson escuadras formadas por futbolistas sub-23, hay un cupo de tres excepciones en las que el capitán podría entrar. En el Comité Olímpico Español (COE) lo verían con buenos ojos.

Se desconoce si en el Real Madrid esta intención de Ramos está tan bien vista. Les supondría un problema para el inicio de la temporada 20/21. El defensa no haría la pretemporada con el resto de los compañeros y empezaría sus vacaciones (si no tiene tiempo para hacerlo entre Euro y JJOO) casi a mediados de agosto. El club blanco estaría obligado a empezar la Liga sin su principal baluarte en la zaga.

Se trataría de un contratiempo no contemplado en un primer momento y que, de producirse, obligaría al club blanco a recomponerse hasta que el capitán cumpliese su sueño: jugar en unos Juegos Olímpicos.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.