Buscar

Morata llega a tiempo para tumbar al Leverkusen y calmar al Atlético

22/10/2019 - 20:52 | 21:06 - 22/10/19
  • El delantero anota en el tramo final (1-0) y acerca los octavos de Champions
  • El equipo de Simeone, espeso, consigue tres puntos importantísimos
  • Los de Bosz no aprovecharon los nervios existentes en el Metropolitano
Foto: EFE.

Un gol de Álvaro Morata en el tramo final dio tres puntos agónicos al Atlético de Madrid para acercarse un poco más a los octavos de final de Champions League. El 1-0 del delantero tumbó a un Bayer Leverkusen que no pudo con los rojiblancos, espesos en el juego, algo crispados en la grada y con cosas por mejorar...pero con una victoria balsámica.

Morata fue el mejor antídoto para los nubarrones que se iban acumulando sobre el Atlético a lo largo del partido. Con la moral 'tocada' por los tres empates consecutivos en Liga y las malas sensaciones por la falta de fútbol, el equipo rojiblanco se planteó como un verdadero duelo de emergencia el que le enfrentó ante los alemanes. Y, en ocasiones, eso se traslució en nervios. Dentro y fuera del césped. Pero, ya lo saben, goles son amores.

La primera parte fue un homenaje al tedio. El Atlético regresó con el cuatrivote (Simeone prescindió de Morata por Correa e ingresó a Héctor Herrera) y eso no ayudó especialmente a la ya de por sí atascada circulación de pelota de los rojiblancos. Con Thomas apagado por el trabajo de Baumgartlinger y poca pólvora arriba, el Leverkusen estuvo relativamente cómodo.

Presionaba a ratos el Atlético (sin demasiado éxito) y salían a la contra los de Bosz (sin muchas ideas), así que el resultado fue un tostón, el primero de la temporada de frío del Metropolitano. Para colmo rojiblanco, Giménez caía lesionado al cuarto de hora. Su sustituto, Mario Hermoso, fue de menos a más y terminó ofreciendo la misma seguridad de un Felipe atento al cruce y creciendo.

También Lodi, que tuvo los dos gran detalles de la primera parte: un caño y un control orientado que le permitió probar tibiamente a Hradecky. Eso, junto a dos tiros rechazados a Demirbay y dos pellizcos de Thomas y Trippier desde la frontal, fue lo único destacado hasta que el colegiado señaló el camino a los vestuarios.

Tras la reanudación, tardó el Atleti en entrar en calor. Pero lo hizo con un cabezazo desviado de Diego Costa, un pase al '19' de Correa que cortó Sven Bender por los pelos y una jugada de estrategia que la defensa del Leverkusen le negó a Felipe. Pero el tanto no llegaba y los jugadores comenzaron a ponerse nerviosos. Pases incorrectos, controles defectuosos...y los pitos del público, que tuvo una bronca del fondo sur por los reproches a a Koke cuando fue sustituido.

Entró Lemar...y también Morata. Con el ambiente crispado, el ariete fue el encargado de templar los ánimos. Lodi, otra vez Lodi, se coló por la zurda y el '9' cabeceó en el lugar exacto, entre centrales, para batir a Hradecky y llevar a la euforia a la grada, que todavía tiene pendiente la reconciliación.

A falta de más de 10 minutos, eso fue, sin embargo, el broche del partido. Trippier, con suspense, tapó el último disparo de Leverkusen. Esta vez, el fútbol fue amable con  el Atlético. Los octavos de final de Champions cada vez están más cerca. La recuperación del equipo queda algo más lejos.

Ficha técnica:

Atlético de Madrid: Oblak, Trippier, Lodi, Giménez (Mario Hermoso 15'), Felipe, Héctor Herrera, Koke (Morata 70'), Saúl, Thomas, Correa (Lemar 62') y Diego Costa.

Bayer Leverkusen: Hradecky, Lars Bender (Dragovic 90'), Weiser, Sven Bender, Tah, Baumgartlinger, Demirbay (Alario 84'), Amiri, Bellarabi, Havertz (Paulinho 76') y Volland.

Goles: 1-0, Morata.

Árbitro: Artur Días, portugués. Amonestó con tarjeta amarilla a Koke y Bellarabi.

Estadio: Estado Metropolitano.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.