Buscar

El Real Madrid salva el 'match ball' de Estambul y da un paso de gigante hacia la siguiente ronda

  • Los de Zidane se pusieron el mono de trabajo y ganaron con gol de Kroos
  • El triunfo del PSG coloca al Real Madrid segundo en la clasificación del grupo
  • Kroos fue el mejor del partido; Valverde y Rodrygo dieron un paso al frente
Los futbolistas del Real Madrid celebran el primer tanto del encuentro. Imagen:

El Real Madrid y Zinedine Zidane se jugaban gran parte de su futuro europeo en la 'final' de Estambul, donde una derrota habría condicionado y mucho el pase a la siguiente ronda de la Champions League, pero la victoria ante el Galatasaray en el Türk Telekom Arena y el triunfo del PSG en Brujas colocan a los blancos en una situación muy favorable para estar en octavos a falta de tres jornadas para el cierre del grupo A.

Era una bola de partido y Zidane apostó por dos jugadores jóvenes que están llamados a hacer grandes cosas en el Real Madrid, como son Valverde, de 21 años, y Rodrygo, de tan solo 18. El uruguayo fue clave para sostener a su equipo en el despoblado centro del campo merengue; mientras que el brasileño aportó frescura y buenas decisiones en la banda derecha. Los dos fueron sustituidos a poco del final y se fueron exhaustos por el esfuerzo realizado.

El conjunto blanco sabía de la importancia del encuentro y desde los primeros segundos fue a por el partido en un inicio frenético en el que pudo marcar por medio de Rodrygo y Hazard. Los de Zidane silenciaron por un momento el viejo Ali Sami Yen, saliendo muy conectados y con todos sus jugadores metidos en el partido, aunque a los diez minutos el público turco se vino arriba con dos ocasiones de Andone que desbarató Courtois y que le sirvieron al meta belga para coger confianza.

Estos dos serios avisos del Galatasaray encendieron al público y el ambiente se convirtió en un infierno por momentos. El partido no tuvo dueño, nunca lo tuvo, y las ocasiones se fueron sucediendo en cada área. Poco control y juego directo. Rodrygo y Benzema probaron suerte, pero sus tiritos no inquietaron a Muslera. Fue Kroos el que sí marcó tras una jugada previa entre Hazard y Benzema que inició el belga tras robarle la cartera a Luyindama tras una mala cesión de Seri.

Al Real Madrid le costaba controlar la posesión de balón y era el equipo turco el que dominaba este aspecto (61% frente al 39% blanco). No le importaba a los de Zidane, que preferían aprovechar los espacios para salir a la contra con el tridente formado entre Benzema, Hazard y Rodrygo. Y mientras, Valverde fue creciendo con el paso de los minutos y confirmando su condición de jugador importante. Un solucionador de problemas en toda regla.

El Galata, por su parte, seguía inquietando la portería de Courtois y pudo empatar por medio de Belhanda tras otro despiste defensivo, pero su disparo al centro lo atrapó Courtois en dos tiempos. Con todo esto, el 0-2 era más que necesario para bajar los humos a su rival y así no sufrir en la segunda parte. Y porque era merecido: las ocasiones seguían sucediéndose sin lograr el premio de la sentencia.  

De la posible sentencia al sufrimiento

El Real Madrid llegó a disparar 27 hasta veces en el partido y solo obtuvo el gol de Toni Kroos. Benzema, Hazard, Rodrygo y el propio jugador alemán lo intentaron por tierra, mar y aire, pero el gol no llegaba. Los turcos cada vez estaban más groguis y fueron dejando más espacios en defensa. El partido estaba para rematarlo, pero este equipo sigue echando en falta la figura de un killer del área.

Zidane movió el banquillo en el minuto 78 dando a entrada a James y Vinicius por Valverde y Hazard. Antes de esto, el belga tuvo en sus botas la ocasión más clara de todo el partido, pero tras sortear al portero Muslera envió el balón al larguero cuando ya se cantaba el gol en el banquillo del Real Madrid. El '7' fue a más con el paso de los minutos y su asociación con Benzema emocionó por momentos a los aficionados madridistas. De ahí dependen muchos de los éxitos del club este año.

Como el segundo no llegaba, el Galatasaray se lo fue creyendo mientras el Real Madrid fue retrasando cada vez más su línea defensiva. Esto permitió que los de Terim dispusieran de varios córneres que provocaron el tembleque de los de Zidane. Courtois, que estuvo muy seguro durante todo el partido, no salió del área chica para cazar al vuelo los centros desde las esquinas y en uno de ellos estuvo cerca de empatar NZonzi. 

Los cuatro minutos de descuento fueron controlados por los jugadores blancos y prácticamente no sufrieron en jugadas aéreas, el último recurso de los turcos en el último tramo. El árbitro Orsato miró su reloj y pitó el final de un partido en el que el Real Madrid fue justo vencedor. Gracias a la victoria del PSG en Bélgica, el Real Madrid se da un respiro y mira con otros ojos a la competición. En estos momentos, el grupo A queda de la siguiente manera: PSG (9), Real Madrid (4), Brujas (2) y Galatasaray (1). Próxima estación: Santiago Bernabéu ante el Galatasaray, donde una victoria dejaría encarrilado el pase a octavos.

FICHA TÉCNICA

GALATASARAY: Muslera; Mariano, Luyindama, Donk (Feghouli, min.46), Marcao, Nagatomo; Belhanda (Bayram, min.66), Nzonzi, Seri (Mor, min.77); Babel y Andone.

REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Valverde (James Rodríguez, min.79), Casemiro, Kroos; Rodrygo (Jovic, min.82), Benzema y Hazard (Vinicius, min.78).

--GOLES.

0-1, minuto 18. Kroos.

--ÁRBITRO: Daniele Orsato (ITA). Amonestó a Seri (min.46), Nzonzi (min.68), Marcao (min.93) y Mariano (min.94), por el Galatasaray, y a Kroos (min.91), por el Real Madrid.

--ESTADIO: Ali Sami Yen.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.