Buscar

Un gris Barcelona salva los muebles en Praga gracias a los incontables milagros de Ter Stegen

23/10/2019 - 22:52
  • Messi se estrenó esta temporada con un gol nada más arrancar el choque
  • El meta alemán sostuvo a los suyos hasta que no pudo evitar el gol checo
  • Luis Suárez, que sigue con su gafe, fue clave en el tanto en propia del 1-2

Marc-André ter Stegen bien vale por siete en Champions League. Son los puntos que tiene el Barcelona y, precisamente, en todos ellos ha sido clave el alemán. Ante el Slavia Praga (1-2), el guardameta volvió a aguantar a los suyos cuando peor lo estaban pasando y dio validez al tanto de Leo Messi, nada más comenzar el encuentro, y al de Olayinka, en propia puerta, precedido por un disparo de un Luis Suárez que continúa con su gafe fuera del Camp Nou. Pese al gris triunfo, los de Ernesto Valverde lideran el grupo con tres puntos sobre Inter y Borussia Dortmund y ya miran al siguiente duelo ante los checos donde pueden dejar, sin brillar apenas, su clasificación sentenciada.

Primero fue en Dortmund para salvar un penalti y dos mano a mano claras, luego ante el Inter para desbaratar todas las ocasiones de un cuadro italiano muy superior y ahora ha sido en Praga para aguantar a un Barcelona que da un paso atrás en su confirmación, pero dos adelante en el objetivo de alcanzar los octavos de final. Si el cuadro blaugrana aventaja en tres puntos a alemanes e italianos es por un Ter Stegen que está firmando una actuación descomunal esta campaña y fue decisivo, en la primera mitad, y un seguro de calma, en los instantes finales, con un Slavia volcado en la heroica.

Se las prometían muy felices los de Valverde nada más arrancar el encuentro. Messi, que debutaba como titular en Europa esta temporada, iba a ser causante de ello para ser el primer jugador que alcanza las 15 temporadas seguidas anotando en Champions. Antes de cumplir el minuto 3, el capitán culé se adelantó en la presión de la salida de balón checa, cedió para Arthur y con la calma que acostumbra al brasileño, éste esperó a Messi para que de un disparo cómodo dentro del área batiese la red de Kolar.

Pero esto no fue más que un espejismo, pues los de Trpisovsky no alteraron su plan pese al tanto y según fueron avanzando los minutos llegaron a robar por momentos el esférico al Barcelona (46% de posesión al descanso). Además, con una presión alta y las buenas combinaciones en el medio para luego buscar a Olayinka, el Slavia fue acercándose poco a poco a la meta de Ter Stegen.

Un portero alemán que ya tuvo que hacer su primer milagro en el minuto 20, cuando tras un cambio de banda al lado izquierdo, los de Praga pusieron un balón en el punto de penalti para dejar el gol casi cantado en las gradas del Eden Arena. Fue casi, porque el guardián culé apareció para tirarse con todo y gracias a sus piernas desviar el disparo en la línea de Zeleny.

Jaleados por esta ocasión, el público checo empezó a impulsar a los suyos que veían cómo el Barcelona solo intentaba hacer daño volcando su juego sobre la banda derecha de Semedo. Así, diez minutos más tarde fue Griezmann, en su única aparición destacada en el encuentro (y fue en defensa), el que llegó para despejar el peligro de Masopust. Un interior local que volvió a gozar de otra más apenas unos minutos después, pero su disparo flojo llegó a las manos de Ter Stegen.

Pero sin embargo, el gran milagro llegaría a continuación. En los mejores minutos del Slavia, Olayinka buscó la escuadra pero encontró una mano del alemán que avisaba a los blaugranas de que no estaban nada bien en el encuentro. Urgía el descanso y antes de que llegara este, Masopust tuvo otra más que esta vez se iba a ir rozando el palo.

El Slavia se volcó y Ter Stegen fue un seguro ante los nervios finales

Sin embargo, tras la reanudación fue más de lo mismo y los de Trpisovsky, con la entrada de un delantero más, continuaron avasallando el área culé. En una de esas, un balón largo a la espalda de los centrales fue bajado por Masopust y el checo encontró en la llegada desde atrás de Boril la ocasión perfecta para empatar. Ya no había milagro de Ter Stegen y el disparo del lateral se coló en la red del Barcelona para delirio en la afición local.

Los fantasmas del pasado que se le aparecían al cuadro azulgrana como ya amenazaron en Dortmund y ante el Inter. Pero otra vez, tocados por la varita mágica de la suerte del favorito, y tras otra ocasión del Slavia en las botas de Stanciu, una falta que a priori parecía no tener peligro acabó siendo decisiva. Messi botó el balón desde el lateral del área, Olayinka estuvo nefasto en el despeje y en el disparo mordido de Suárez, el nigeriano desvió el esférico al fondo de su portería.

Siete minutos había durado la alegría checa y para tratar de evitar otro arreón local, Valverde dio más velocidad a los suyos con la entrada de Dembélé por Griezmann. Llegaron así las ocasiones de Suárez, mirado por un tuerto pues sino es incomprensible su falta de gol lejos del Camp Nou, y Messi quien le quitó al uruguayo el deseado tanto.

No había sentenciado el Barcelona llegado al minuto 80 y con las entradas de Vidal y Rakitic por Busquets y Arthur, el Txingurri trató de contener el medio. Aunque, empujados por la heroica los checos volvieron a creer que un empate era posible y los últimos diez minutos fueron un bombardeo constante de balones al área. Husbauer y Sevcik lo intentaron en sus disparos, Piqué y Lenglet achicaron balones y Ter Stegen fue el más seguro cuando hasta el meta Kolar amenazó en dos saques de esquina con subir a rematar.

El séptimo punto ya estaba en sus guantes. El más decisivo de esta Champions está siendo el meta alemán y eso dice mucho de los gris que está el Barcelona. Pero mientras tanto, la clasificación sigue viento en popa y el regreso de Messi a la titularidad y el gafe de Suárez de cara a portería aportaron los goles necesarios. Con otro duelo entre Dortmund e Inter en 15 días, que están ambos a tres puntos culés, el encuentro en casa ante el Slavia puede resultar decisivo para cerrar el objetivo de octavos.

FICHA TÉCNICA

- RESULTADO: Slavia Praga 1-2 Barcelona (Boril 49')(Messi 3' y Olayinka pp. 56')

- SLAVIA PRAGA: Kolar, Coufal, Kudela, Hovorka, Boril, Soucek, Sevcik, Stanciu (Husbauer 76'), Zeleny (Tecl 45'), Masopust (Van Buren 76') y Olayinka.

- BARCELONA: Ter Stegen, Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets (Vidal 77'), De Jong, Arthur (Rakitic 83'), Griezmann (Dembélé 68'), Messi y Luis Suárez.

- ÁRBITRO: Bobby Madden. Amonestó a Masopust, Boril, Olayinka y Sevcik en el Salvia Praga y a Jordi Alba y Dembélé en el Barcelona.

- ESTADIO: Eden Arena.


Comentarios 1

#1
24-10-2019 / 11:51
-
Puntuación 0

Gracias a los milagros del portero y las ayudas del Inter... muy logrado el titular.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.