Buscar

El Atlético se lleva un sopapo en Leverkusen y se aleja del liderato de grupo en Champions

6/11/2019 - 22:52 | 23:35 - 6/11/19
  • Dos errores groseros de Thomas y Hermoso hacen justicia en el marcador
  • Morata acortó distancias en el descuento y tuvo el empate en sus botas
  • Los alemanes acabaron con diez jugadores tras la expulsión de Amiri
Thomas se lamenta tras su gol en propia puerta. Foto: EFE.

Si el trabajo y la creencia son los dos pilares para que el Atlético de Madrid pueda, ninguno de ellos se vio en Leverkusen. Allí, los del 'Cholo' Simeone cayeron con estrépito (2-1) ante el Bayer y alimentando con mucha gasolina el fuego de las dudas. Porque, en este momento, el equipo rojiblanco no tiene argumentos futbolísticos y se aleja, a pasos agigantados, de lo que necesita para ser competitivo. Un drama que pudo maquillar con una remontada en el descuento que no fue tal por una parada de reflejos de Lukas Hradecky.

La excusa de la reconstrucción se le empieza a quedar corta a una escuadra que, tras tres meses de curso y una pretemporada ilusionante, no ha evolucionado en casi ningún aspecto. A los rojiblancos les cuesta crear juego, encontrar conexiones con sus delanteros y hacer gol. Ha perdido el brío por los costados y cada vez es más romo. Un lío tremendo que en Europa le puede salir demasiado caro. Los octavos de Champions League no peligran (o no deberían peligrar), pero el liderato de grupo, con la Juventus a tres puntos de distancia, obliga a una victoria en Turín que, atendiendo al precedente del curso pasado, parece complicada.

En el BayArena, el Atlético se abonó a lo que ya es una mala costumbre: olvidarse de que juega un partido durante los 45 minutos que siguen el pitido inicial. Y eso, como siempre, le generó angustias y prisas a los madrileños. No funcionó la fórmula que tan buenas sensaciones mostró en Sevilla (dupla Costa-Morata con Correa de mediapunta y Arias en la banda derecha en lugar de Trippier), pero tampoco lo hizo el centro del campo ni lo que tradicionalmente ha sido una de sus grandes capacidades, la fortaleza a balón parado.

Del pie izquierdo de Demirbay salieron, una y otra vez, 'dardos' envenenados en los saques de esquina. Balones con parábolas perfectas que llevaron a Oblak y a las 'torres' colchoneras al límite. Felipe estuvo a punto de meterse el balón en propia puerta, pero el palo lo evitó. El dudoso honor fue para Thomas, que cabeceó de forma inexplicable dentro de su arco tras una serie de rechaces.

Era el minuto 41, y el Leverkusen había dominado hasta entonces, pero sin grandes excesos y casi sin peligro. Posesión, pero pocas luces en los metros finales. El Atlético no molestaba, e incluso daba un empujón a su rival en forma de pérdidas innecesarias. Volland, en una de ellas, pudo haber hecho antes el 1-0, pero su disparo en la finalización de un contraataque fue a las manos de Oblak.

El alemán se pudo resarcir tras el descanso. Lo hizo gracias a otro error grosero, esta vez de Mario Hermoso, al que el balón de Bellarabi desde la derecha se le resbaló entre los tacos y el césped. El delantero solo tuvo que cargar la pierna y fusilar a Oblak para el 2-0.

Para entonces, Simeone había dado entrada a Lemar por Lodi, y después introdujo a Vitolo por Diego Costa, una isla junto a Morata entre centrales del Leverkusen. Los alemanes, entre el resultado y la necesidad del Atlético de reaccionar, retrocedieron metros. Pero Lemar, Correa y Saúl (la más clara, de cabeza) erraron sus ocasiones y Tah le birló a Morata un balón que era un caramelo en el área chica. El delantero, además, vio cómo se le anulaba un gol por un fuera de juego que, efectivamente, fue tal. 

En el campo contrario, Demirbay siguió a lo suyo y el Leverkusen tuvo muy cerca el tercero en dos saques de esquina, uno por encima del larguero y otro atrapado en la línea de gol. El partido se fue calentando por una tangana que provocó cuatro amarillas y que, minutos después, tendría su broche con una roja directa a Amiri por una dura entrada sobre Arias.

Eso terminó de replegar al Leverkusen. El Atlético lo intentó y, por fin, rascó. Thomas sirvió a Morata desde la frontal para que el '9' marcase e hiciese el quinto partido seguido haciéndolo. Era el descuento y el empate tenía más pinta de milagro que de otra cosa...aunque Hradecky tuvo que confirmar eso, sacando un pie rapidísimo a un disparo a quemarropa del delantero cuando faltaban segundos para el pitido final. Un acto de justicia que deja al Atlético en el lugar que se merece: el rincón de pensar. El problema es que cada vez tiene menos tiempo para permanecer allí.

Ficha técnica:

Bayer Leverkusen: Hradecky, Weiser, Wendell (Retsos 81'), Sven Bender, Tah, Aranguiz (Baumgartlinger 64'), Demirbay, Amiri, Bellarabi, Havertz (Dragovic 88') y Volland.

Atlético de Madrid: Oblak, Lodi (Lemar 51'), Arias, Hermoso, Felipe, Thomas, Saúl, Koke, Correa (Herrera 70'), Morata y Diego Costa (Vitolo 61').

Goles: 1-0 Thomas (p.p. m.41), 2-0 Volland (min 55), 2-1 Morata (min 90+4)

Árbitro: Damir Eskomina, esloveno. Amonestó con tarjeta amarilla a Weiser, Tah, Bellarabi, Oblak y Morata y a Amiri con tarjeta roja directa.

Estadio: BayArena, con capacidad para 30.000 personas.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.