Deportes

Los picotazos en ataque de la Atalanta dejan herido de muerte al Valencia

  • Hateboer, por partida doble, Ilicic y Freuler resultaron mortales para los ché
  • Cheryshev abrió una ligera esperanza con su tanto nada más salir al campo
Foto: Reuters.

El Valencia deberá soñar, más que nunca, con un milagro en Mestalla. Todo después de que en la ida de los octavos de la Champions League saliese vapuleado de San Siro por una Atalanta que demostró una vez más que tiene una pólvora ofensiva única (4-1). Los goles de Hateboer, por partida doble, Ilicic y Freuler fueron mortales para un conjunto que pagó caras las ausencias en su defensa y se agarra al resquicio que abrió Cheryshev con su tanto.

Bérgamo fue una trampa mortal para el Valencia. No San Siro, no. Porque la Atalanta trasladó su eficacia goleadora de la Serie A a la Champions para avasallar a un cuadro ché que pagó caras las ausencias por lesión, más en unos centrales poco habituales (Mangala y Diakhaby) que nunca supieron detectar a la dupla de Ilicic y Papu Gómez. Gasperini volvió a dar una lección táctica y los suyos dejaron muy tocado a un Valencia, que por momentos no compareció en la ciudad lombarda.

De inicio colocando a Pasalic por Zapata, el técnico italiano reforzó el centro del campo para anular el dominio de Parejo y a su vez dotar a sus atacantes de más libertad de movimiento. Salió a la perfección su plan, pues corría el minuto 15 cuando Domènech ya había hecho la parada de la jornada en un mano a mano con Ilicic y el Papu Gómez había avisado de su potencia en una falta desde la frontal. Sin embargo, a la tercera iba a ir la vencida.

En uno de los habituales dos contra uno de los bergamascos en banda, el Papu puso el centro, Gayà llegó tarde a su marca y Hateboer solo tuvo que empujar el esférico al fondo de la red. El primero para confirmar que los de Celades parecían los principiantes en este tipo de partidos y los debutantes en octavos una máquina con el espíritu de Inter o Milán.

Guedes animó el partido antes de que Ilicic lo dejase helado

En esas siguió el encuentro, con la Atalanta yendo una tras otra con todo su equipo a la presión de un Valencia que no lograba encontrar a Guedes y Ferrán. Pero fue empezar a aparecer estos y los visitantes encontrar las ocasiones ante un cuadro italiano que poco tiene de catenaccio y mucho de suicida en defensa. Fue el español, qué aparición la suya esta temporada, el que chocó contra la madera en la primera clara ché, para luego el portugués hacer una de las cabalgadas que tanto se añoran en Valencia y en su pase Maxi solo ser detenido por la zaga lombarda, primero, y su centrochut rozar la madera, después.

Ya se había animado el encuentro, en las postrimerías del descanso, cuando la Atalanta iba a golpear con otro de sus picotazos. Esta vez en las botas de un Ilicic, omnipresente en todas las zonas ofensivas, que recibió la pelota, aguantó con el cuerpo y ante la escasa salida de la defensa valencianista colocó el esférico en la escuadra para poner el segundo antes de alcanzar el túnel de vestuarios.

Se antojaba difícil la segunda mitad al Valencia, cerca de un golpe muy doloroso, y más cuando Parejo seguía sin conseguir hacerse con el dominio del centro del campo. De Roon, Pasalic y Freuler atosigaban al capitán ché en todo momento, que para más inri iba a ver de cerca cómo el suizo llevaba otro cañonazo al fondo de la red. Fue antes de alcanzar la hora de choque, cuando Freuler recibió sin oposición en la frontal, se la puso a su bota derecha y llevó el balón al palo contrario de Jaume.

3-0, todo Bérgamo apretando en Milán y el cuarto mazazo que iba a llegar seguido, no antes sin un fallo clamoroso de Maxi tras un genial pase de Ferrán aprovechando el error de Gollini. La Atalanta volvió a salir rápida a la contra, Ilicic en fuera de juego dejó pasar el balón y Hateboer se plantó solo ante Domènech. Su doblete y el póker en el marcador previa revisión de VAR por la posición del esloveno. Las llegadas laterales de Gosens y del neerlandés, más los constantes movimientos sin marca de Pasalic, Papu e Ilicic ya habían dejado herido de muerte a Celades.

Cheryshev trajo la esperanza en el primer balón que tocó

Pero la Champions tiene momentos de esperanza y estos los iba a abrir Cheryshev. Nada más saltar al campo, por un agotado y a arreones Guedes, a la primera que tocó el ruso desde la frontal, cruzó su disparo para batir a Gollini y dar alas al Valencia. Un sueño de acercarse más en el marcador que pudo crecer de haber estado Maxi Gómez acertado de cara a puerta, pero el uruguayo en un partido de puntería para olvidar, falló hasta el punto de que dejó el esférico atrás para que de nuevo Cheryshev tuviese el tanto que en esta ocasión sí paró el arquero italiano.

Restaban 20 minutos y con la entrada de Gameiro el Valencia se fue a por todas. Sin el acierto, eso sí, que tuvo toda la Atalanta durante el partido. Ferran y Gayà hicieron daño por las bandas, Gasperini se recolocó con la entrada de Zapata y Milanovskyi y el choque fue apurando sus últimos instantes entre centro valencianistas y contras bergamascas.

Erradas todas, pues la ida de octavos ya había dado mucho de por sí. Allá donde Milán e Inter hicieron de su feudo un fortín reconocible en Europa, ahora son los de Bérgamo quienes sueñan con alcanzar objetivos impensables en el viejo continente. El Valencia, por el momento, tampoco ha podido con ellos y ansía que Mestalla les lleve en volandas para dar la vuelta a una eliminatoria más que complicada. Porque ofensivamente esta Atalanta es una máquina de dar picotazos que los ché han podido comprobar de primera mano. Toca agarrarse al tanto de Cheryshev y descontar tres semanas.

FICHA TÉCNICA

- RESULTADO: Atalanta 4-1 Valencia (Hateboer 15' y 62', Ilicic 41' y Freuler 57') (Chershev 66').

- ATALANTA: Gollini, Tolói, Palomino, Caldara (Zapata 74'), Hateboer, Freuler, De Roon, Gosens, Pasalic (Tameze 91'), Papu Gómez (Malinovskyi 80') e Ilicic.

- VALENCIA: Jaume Domènech, Wass, Mangala, Diakhaby, Gayà, Kondogbia, Parejo, Soler, Ferrán, Guedes (Cheryshev 65') y Maxi Gómez (Gameiro 72').

- ÁRBITRO: Michael Oliver. Mostró amarilla a Hateboer en la Atalanta.

- ESTADIO: San Siro.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

QSJDAN
A Favor
En Contra

ESTE EQUIPUCHO SOLO SE DEJA LA PIEL CUANDO JUEGAN CONTRA EL MADRIT

Puntuación 0
#1