Deportes

Contador descubre el Giro de Italia

Invitado a última hora con su equipo Astana, el español Alberto Contador, ganador del Tour de Francia 2007, saldrá el sábado de Palermo a descubrir el Giro y, de paso, todo un país sin haber tenido tiempo para prepararse.

"Sólo corrí en Italia durante mi primer año como profesional, en 2003", explicó Contador al periódico organizador, La Gazzetta dello Sport. El madrileño recuerda haber disputado entonces, al final del año, tres carreras de un día (Vuelta al Lazio, Coppa Sabatini y Vuelta a Lombardía).

Cuatro años y medio después, Contador es uno de los grandes especialistas de las carreras por etapas. Apartado del próximo Tour de Francia por el pasado de Astana en materia de dopaje, ganó la Vuelta a Castilla y León en marzo, la difícil Vuelta a País Vasco en abril y luego se tomó un descanso.

"Estaba de vacaciones cuando Johan Bruyneel (responsable de Astana) me llamó para decirme que tenía que hacer las maletas cinco días después. No es la mejor manera de abordar una carrera tan exigente como el Giro", contó el madrileño, que iba a volver a la competición en junio, en el Critérium du Dauphiné Libéré.

"El Giro no estaba en mi agenda. Por eso, no estoy en mi mejor estado de forma y no sé cuál será mi rendimiento", agregó. "Pero haré todo lo que pueda. El Giro es una gran prueba y yo intentaré hacerle honor de la mejor manera posible", explicó.

Contador, que llega a Sicilia junto a los otros líderes del equipo, el alemán Andreas Klöden y el estadounidense Levi Leipheimer ("Klöden est el corredor básico del equipo, Leipheimer también es bueno"), alabó al Giro, la segunda carrera más importante del calendario ciclista.

"El Giro es más duro que el Tour. Basta mirar su palmarés, es una carrera extraordinaria para un escalador", explicó el español de 25 años.

El perfil de Contador se adecua en efecto a un Giro con tres contrarrelojs individuales en terrenos muy diferentes, cinco llegadas en la cumbre y etapas monumentales en los Alpes (Passo Fedaia, Tirano). Pero tendrá que rendir como en julio pasado en el Tour, su mejor victoria.

Impresionante en los puertos pirenaicos, donde prácticamente corrió de igual a igual con Michael Rasmussen antes de la marcha forzosa del escalador danés, eficaz en todos los terrenos, incluida la contrarreloj, y resistente al cansancio de la tercera semana, Contador se confirmó entonces como un corredor completo, sin ningún punto débil.

"Una gran vuelta se corre en tres semanas y eso es algo esencial. La idea es alcanzar mi mejor condición en la tercera semana para las etapas más duras", anunció el pupilo de Bruyneel. "Pero no me fijo un objetivo concreto. Iré viendo día a día, en función de mi recuperación y de mi evolución".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin