Buscar

La automutilación, el dopaje de los deportistas paralímpicos

9/09/2016 - 18:11
  • Es una práctica que pueden hacer deportistas con lesiones de médula
  • Puede provocar incluso la muerte
  • El Comité Paralímpico Internacional lo vigilará especialmente en Río
Más noticias sobre:
Escultura de los Juegos Paralímpicos en playa de Copacabana (Río). Imagen: EFE.

Algunos deportistas paralímpicos recurren a la automutilación, también denominada 'boosting', para mejorar sus marcas o, lo que es lo mismo, como un sistema de dopaje. Esta práctica consiste en romperse dedos de los pies voluntariamente, estrangularse los testículos o incluso sentarse sobre algún objeto afilado, entre otras posibles acciones perjudiciales para la salud, según explica The Objective.

Pueden llevar a cabo estas prácticas aquellos que sufren lesiones de la médula espinal, lo que les provoca de forma habitual problemas de ritmo cardíaco y tensión. Esto hace que, ante un gran esfuerzo y rendimiento máximo del cuerpo, sus corazones no alcancen el número de pulsaciones necesario y, en consecuencia, aumente su fatiga y sea más complicado realizar esfuerzos prolongados.

Por ello, cuando dañan sus propias zonas insensibilizadas, buscan aumentar la presión sanguínea y el aporte de sangre a los músculos, con lo que finalmente consiguen mejorar su rendimiento deportivo y marcas, relata el medio digital.

A pesar de que el Comité Paralímpico Internacional (CPI) prohibió su realización en 2004, como recoge ABC, una investigación que realizó con la la Agencial Mundial de Antidopaje (AMA) reveló que el 16,7% de los deportistas paralímpicos había realizado alguna de esta prácticas entre 2008, año de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Pekín, y 2009 aún siendo conscientes de los riesgos que pueden conllevar.

En consecuencia, la AMA ha dado la voz de alarma y ha asegurado que se prestará especial atención en Río para evitar la automitulación. También el CPI ha firmado que lo vigilará. De hecho, como informa el diario español, los controles contra los atletas se intensificarán debido a las sospechas en la capital brasileña. Por ejemplo, el CPI no permitirá competir a aquellos con controles superiores a 160 mmHg -antes se permitían hasta 180-.

El mayor peligro físico que puede suponer la automutilación o 'boosting' es la hiperreflexia autónoma, afección que puede provocar hasta un ataque cerebral y, en consecuencia, la muerte tras un alto aumento de la presión arterial, según ABC. Es común en personas con parálisis de cintura para abajo, lo que les puede afectar en su vida cotidiana. Pero concretamente en el ámbito deportivo, no es posible participar en ninguna prueba con esta afección, ya sea voluntaria o involuntaria.

Comentarios 0