Deportes

El camino al éxito de Walter 'Edy' Tavares, el techo de Europa que defiende los triunfos del Real Madrid

  • Es el jugador que más tapones realiza por encuentro en Euroliga (2,2)
  • Con 17 años no había jugado nunca al baloncesto, pero su altura le marcó
  • En 2015 se convirtió en el primer jugador de Cabo Verde en jugar en la NBA
Foto: Getty.

Esta semana se ha cumplido un año desde la llegada de Walter Samuel Tavares da Veiga al Real Madrid de baloncesto, un fenómeno que en 365 días ha revolucionado el juego del campeón de Europa y ha modificado por completo cómo afronta el rival los partidos contra los blancos. Pero 'Edy', como le conocen desde pequeño por la influencia de su padre, tuvo que pasar por diferentes etapas hasta llegar al techo de Europa con sus 2,21 metros de altura, pues a los 17 años ni siquiera había tocado una pelota de baloncesto. El club que jugará en Europa sin dinero árabe.

"Me gusta ver el miedo en la cara de los rivales", dijo Tavares hace unos días en una entrevista a Efe. Quizás esa sea la sensación actual que distingue a un jugador nacido en la isla de Maio, un municipio de 24 kilómetros de punta a punta situado al sureste de Cabo Verde, y que pertenece a una familia humilde que vivía de los esfuerzos de su abuela, su madre y su padre, un marinero en buques de carga.

Pero en plena adolescencia, a 'Edy', el niño que soñaba con jugar en el club de fútbol con más historia de Portugal (Benfica), se le cruzó un alemán dueño de un bar en Maio que acabaría cambiándole la vida, tal y como recogió en 2015 Informe Robinson. Este hombre, con un conocido en el actual Herbalife Gran Canaria, había prometido llevar a la isla española a un jugador "muy grande". Con tales pretensiones, Alejo Melero, Himar Ojeda y Raúl Rodríguez, tres directivos del club canario, viajaron a Praia, capital de Cabo Verde, para conocer al joven Walter.

Tavares se presentó a la cita un día tarde, sin ropa deportiva, en chanclas y sin haber jugado nunca al baloncesto. Sin embargo, pese a las pretensiones iniciales y una prueba muy caótica, la ilusión del chico de 17 años acabó convenciendo a los entrenadores del Gran Canaria para llevarle un año a la isla española. A más de 1.600 kilómetros de su casa, 'Edy' comenzó una aventura muy complicada por sus carencias físicas y óseas y por la falta de tacto con una pelota, pero 2009 significó el comienzo de su camino en el baloncesto.

Etapa en Gran Canaria

Por aquel entonces ya medía 2,16 metros y aunque apenas conocía el castellano, su timidez no le impidió comenzar a jugar en el junior del Gran Canaria donde disputó dos encuentros oficiales. En la temporada 10/11, Tavares ya se había ganado ficha en el segundo equipo en LEB Plata (tercera división) y firmó 3,6 puntos, 4,5 rebotes y 0,6 tapones de media en los 22 partidos que disputó. Unos números similares a los de la siguiente campaña, cedido en el UB La Palma de LEB Oro (segunda) con 1,3 puntos, 1,1 rebotes y 0,4 tapones en liga regular y 3 puntos, 4,3 rebotes y 0,8 tapones en playoffs.

Su cada vez más acomodada vida a Canarias le llevó a regresar al filial del club grancanario para la 12/13 y tras tres encuentros donde firmó 14,3 puntos, 11 rebotes y 2,3 tapones el caboverdiano fue reclamado por el primer equipo, recién cambiado el nombre de CB Gran Canaria a Herbalife Gran Canaria, donde debuta en ACB en enero de 2013.

Bajo la dirección de Pedro Martínez, en la 13/14 Tavares firmó 6 puntos, 6,7 rebotes y 1,5 tapones por encuentro. Unas estadísticas que mejoró en la temporada siguiente con 7,9 puntos, 7,9 rebotes y 1,75 tapones en ACB además de 7,7 rebotes, 1,9 tapones, 70,7% en tiros de dos y unos máximos de 40 de valoración y 6 tapones ante el Dinamo Sassari en la Eurocup que le llevaron al mejor quinteto de la competición donde fue subcampeón con el Gran Canaria.

Todos estos logros de Tavares, ya conocido en todo el continente, lograron que los Atlanta Hawks de la NBA le ficharan tras haberle elegido en el puesto 43º del Draft de 2014.

La aventura en la NBA

'Edy' Tavares se convirtió el 29 de octubre de 2015 en el primer jugador de Cabo Verde en disputar un encuentro en la NBA tras saltar un minuto al parqué ante los New York Knicks. El niño que seis años antes no sabía lo que era el baloncesto llegaba a la mejor liga del mundo, pero la aventura no iba a ser fácil.

En su primer año el pívot fue alternando los Hawks con los Austin Spurs, los Bakersfield Jam y los Canton Charge de la liga de desarrollo y tras unos pobre números de 11 encuentros en la mejor liga, en 2016 fue cortado por la franquicia de Atlanta quedándose sin equipo. Un hecho que le valió de nuevo de motivación a Tavares para ser contratado por los Raptors 905, filial del equipo de Toronto donde tuvo sus mejores datos (9,8 puntos, 8 rebotes y 3 tapones), además de ser designado para el All Star de la D-League, recibir el premio a mejor defensor e integrar el mejor quinteto.

En Canadá, Walter realizó sus mejores actuaciones, pero antes de finalizar la 16/17 fue llamado por los Cleveland Cavaliers para incorporarse al final de campaña. Con esta franquicia, donde coincidió con LeBron James, Tavares solo jugó un partido marcando 10 rebotes y 6 tapones antes de ser cortado a final de campaña.

La llamada del Real Madrid

En noviembre de 2017, el Real Madrid de Pablo Laso, tras varias lesiones entre los pívots, se lanzó a fichar a Walter Tavares como método de urgencia. Una decisión de un jugador que en su debut generó dudas normales, ya que solo había entrenado una sesión con el resto de sus compañeros, pero que 365 días después es una referencia en los blancos.

En la 17/18 el '5' blanco firmó unos números de 7,9 puntos, 6,4 rebotes y 2,1 tapones por partido, estadísticas que ayudaron a levantar la Euroliga y la Liga Endesa. Pero su gran explosión ha llegado tras este verano, cuando el cambio de juego en el Madrid se ha hecho latente con la baja de Luka Doncic y la mayor influencia de los hombres altos.

Hasta la fecha, Tavares firma 8,9 puntos, 7,4 rebotes y 2,4 tapones en ACB con un marcado 22/25 en tiros de campo y 18/18 en libres. Además, en Euroliga su presencia llega hasta los 8,5 puntos, 7,8 rebotes y 2,2 tapones además de la constante intimidación que hace sobre los ataques rivales. Un dato muy característico del pívot, que en los tres primeros encuentros europeos el Madrid firmó un +53 cuando él estaba en cancha.

Tras ser nombrado MVP de la Euroliga del mes de octubre, Laso reflejó que "es determinante" en el juego de su equipo. Una alabanza de su entrenador que refleja el sentir de un equipo al que un tipo de 2,21 metros y que hace nueve años no sabía lo que era el baloncesto le ha modificado por completo el juego y le ha impulsado hasta ser el techo de Europa.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin