Deportes

¿Por qué España ya no es una selección 'top'? Las claves de una transición sin completar

  • El duelo ante Croacia, paradigmático: mostró los problemas de 'La Roja'
  • Defensa, creación de juego y ocasiones, control de partidos...áreas a mejorar
  • Luis Enrique, con mucho trabajo por delante en pleno cambio generacional
Varios jugadores españoles, tras encajar un gol ante Croacia. Foto: Reuters.

La Selección cayó en el descuento ante Croacia dejándose una buena porción de sus opciones para estar en la Final Four de la Nations League. Los de Luis Enrique, que parecen haber entrado en una dinámica negativa después de su buen comienzo tras el Mundial, salen 'tocados' de un estadio Maksimir en el que el juego desplegado evidenció que al seleccionador le queda mucho trabajo por hacer.

Pincha 'La Roja' en prácticamente todas las facetas del juego, desde la defensa al ataque, pasando por la gestión de los partidos y la fluidez de su fútbol. Síntomas, todos ellos, que restan competitividad al combinado español y le mantienen en un escalón diferente al de los verdaderos candidatos a los títulos.

Paradójicamente, David de Gea se llevó una buena parte de las críticas cuando pudo anotarse varios méritos durante el partido. El portero, muy por debajo de lo exigible en el Mundial de Rusia, sigue transmitiendo inseguridad, pero ante Croacia cumplió e incluso salvó el 3-1 con una buena parada ante Rebic. En los tres goles encajados, poco pudo hacer: el primero fue un mano a mano, el segundo y el tercero los anotó Jedvaj libre de marca. El duelo de la intensidad, y no solo en los tantos, fue claramente para los arlequinados.

Y esto lleva a los problemas defensivos del plantel. Sin Piqué ni un sustituto de garantías que lo reemplace y con Sergio Ramos fuera de forma (abandonó la concentración tras el partido, jugado con molestias musculares), España sufre demasiado ante ataques rivales de todo tipo. Especialmente en las contras, pero también a balón parado e incluso en jugadas de posesión. El centro del campo se parte, y Busquets hace aguas por méritos propios y ajenos. El pivote, que atraviesa un bache evidente, no llega a todo y ahí el castigo es compartido, porque sus compañeros en la medular aportan poco al balance defensivo.

En ese sentido, la falta de soluciones en la salida de balón en contextos de presión rival también ahoga a España. Croacia provocó pérdidas en las primeras fases del juego español. 'La Roja' no fue capaz, con un Busquets irregular y sin socios (Ceballos empezó a hacerse grande en la segunda mitad, pero no fue suficiente).

Varios jugadores de la selección española, en el calentamiento previo al Croacia-España de la UEFA Nations League.
Saúl, Íñigo Martínez, Ceballos, Isco y Rodrigo, antes del Croacia-España. Foto: Reuters.

Los problemas también llegan cuando el equipo amarra la pelota. En Zagreb, España dominó el balón (61% de posesión), pero no el partido. Croacia, que seleccionó momentos concretos de presión, no se sintió especialmente incomodada en defensa. Uno de los peores males que puede sufrir un equipo destinado al juego de toque es tener una posesión estéril, y eso le pasó a España en el Maksimir. Faltaron recursos para romper líneas, y ahí pesó que Isco mostró por qué no es titular en el Real Madrid actualmente. El malagueño, muy gris, no estuvo a la altura. Tampoco un Marco Asensio que sigue sin reivindicarse. Iago Aspas trató de encontrar soluciones bajando a recibir, pero no tuvo demasiado éxito. Morata, que le reemplazó, es otro tipo de delantero, más cercano al área. Tampoco estuvo acertado de cara a portería, marrando una ocasión clara a puerta vacía.

Problemas a los que se añade una escasa gestión y control de los partidos. En Zagreb, Croacia no dejó de hostigar a la contra a una España que nunca estuvo del todo cómoda. El contexto era muy concreto, con dos selecciones a las que no valía el empate que se dio en la segunda parte, pero la Selección sufrió su precipitación y la falta de ideas y de recursos para enlazar jugadas de peligro.

Varios jugadores están muy lejos de su mejor versión. Sergio Busquets, Sergio Ramos, Isco Alarcón, David de Gea...pero no solo eso. En paralelo, queda todavía por realizar el ensamblaje de una nueva hornada de futbolistas que buscan su sitio. Es el caso de los Saúl, Ceballos, Rodrigo, Rodri y muchos más. Lo de España es un cambio generacional, una transición que, como la mayoría después de un proceso glorioso, sigue aún en la etapa de los bandazos y las probaturas.

Todas estas señales se vieron en Croacia, pero también en Sevilla ante Inglaterra. El resultado: dos derrotas que complican el pase de los de Luis Enrique a la Final Four y que ponen los pies de la Selección de nuevo en la tierra. Pasada la euforia de los primeros compases de la nueva era en 'La Roja', lo enseñado en el césped atestigua que el trabajo solo acaba de empezar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin