Buscar

Convencer

3/12/2018 - 11:10
Foto: Reuters.

Convencer o no convencer: no siempre ésta es la cuestión. La cuestión en fútbol es siempre hacer goles, convenza o no convenza la calidad del juego.

-Lo sé: no hemos jugado bien. Pero hemos ganado – argumentan casi siempre todos los entrenadores.

El Barça está otra vez el primero. El seguro a todo riesgo del Barça es Messi. Cuando no hace goles, hace vicegoles (sus pases de gol).

-No hay nadie en el mundo como Messi filtrando balones y filtrándose él entre defensas espesas –comentó recientemente Maradona.

El Real Madrid, sin embargo, está y no está.

-Hay que tener paciencia. Así como el Barça sigue con Messi, su líder, el Real Madrid se quedó sin líder al traspasar a CR7.

Comentario de un directivo blanco.

-¿Qué directivo?

-Si digo su nombre, a lo mejor lo enfrento con Florentino. Hace años que aprobé la asignatura discreción.

Solari, de momento, es él y su "gente joven".

-Pienso que es un orgullo –dijo el sábado- que juguemos con Reguilón, Llorente, Ceballos y Valverde. Son el presente y el futuro.

Eso está bien visto desde el punto de vista de Solari, pero el Real Madrid, en la clasificación de la Liga Santander, está el quinto, y eso desasosiega a Florentino.

-El quinto puesto no nos ennoblece – piensa.

-Pues piensa bien.

El fútbol, como ven, es complicado emocionalmente

-¿Cómo la política?

Casi sí. Andalucía era el Real Madrid del PSOE. Ya no. Ha jorobado su nobleza de intocable o invencible un "jovencito", un recién nacido: VOX.

-Vaya sorpresa, como la paliza del Eibar al Real Madrid.

VOX, en efecto, es un partido/bebé, pero sin ese bebé la "derecha" no podrá gobernar en Andalucía.

Convencer o no convencer: he aquí la cuestión, a veces, en el fútbol y en la política.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.