Buscar

La 'final eterna' entre River Plate y Boca Juniors llega a su punto final sobre el Santiago Bernabéu

11:53 - 8/12/2018
  • Desde el 1 de noviembre se han ido desencadenando hechos sobre el choque
  • La ida se tuvo que aplazar por las lluvias torrenciales sobre Buenos Aires
  • Los incidentes han convertido la vuelta en un partido único con sede neutral
Foto: EFE.

"La madre de todas las finales", "la Final del Siglo" o "el mejor Superclásico de siempre", así se ha ido bautizando al encuentro que se jugará este sábado entre Club Atlético River Plate y Club Atlético Boca Juniors desde que ambos certificaron su pase a la final de la Copa Libertadores el pasado 1 de noviembre. Un partido, con epicentro en el Santiago Bernabéu, que decidirá al campeón de Sudamérica tras un sucesión de hechos impensables que han alargado la vuelta de la final hasta convertirla en un choque único con sede neutral. Los dos rivales más emblemáticos de Argentina se miden frente a frente para dejar un recuerdo histórico en el vencedor y una pesadilla eterna en el perdedor.

Sobre el papel, la final de la Copa Libertadores se iba a desarrollar con la ida en la Bombonera y la vuelta en el Monumental, sin valor doble de los goles fuera de casa y sin afición rival en cada estadio. Pero, lejos de suceder esto y por si ya el enfrentamiento no tenía mucha historia detrás, el 10 de noviembre se aplazó el primer encuentro en la cancha del conjunto 'xeneize' por las lluvias torrenciales caídas en Buenos Aires.

El mal tiempo retrasó el cara a cara, pero un día después Boca y River salieron a marcar distancias para la vuelta. Los locales golpearon primero en las piernas de Ábila, pero tras el saque de centro, Prietto devolvió la igualada antes de que Benedetto pusiese de nuevo a los 'xeneizes' por delante al borde del descanso. Izquierdoz, en propia en la segunda parte, dejó el empate definitivo en la sucesión de golpes. La casa de los 'millonarios' iba a decidir el título.

El 24 de noviembre era el día esperado por todos los aficionados del fútbol, la vuelta que decidiría al campeón. Antes de la contienda pasaron dos semanas de previa con declaraciones de unos hacia otros y la afición caldeando el ambiente, hasta que todo estaba listo y el autobús de Boca iba a llegar al estadio rival, ahí se desató la locura.

Una emboscada de los Barras Bravas de River sobrecogió lo deportivo y entre personal y jugadores heridos, el partido se fue a un baile de suspensiones. De dos horas se pasó a un día y de un día a la queja de la directiva 'xeneize' negándose a jugar. Finalmente, CONMEBOL decretó que el choque saldría de Argentina por seguridad y abría un 'casting' de ciudades dispuestas a albergar el encuentro.

Asunción, Doha o Miami fueron las primeras interesadas en acoger el esperado encuentro, pero Madrid tras las llamadas de la RFEF, la FIFA y el Real Madrid se adjudicó la final de la Libertadores. Desde entonces, las medidas de seguridad se han incrementado en la capital de España con el fin de parar a los ultras argentinos y dar la mejor imagen para el culmen de una final que ha durado mes y medio.


Comentarios 0