Deportes

Extremistas

Foto: Getty.

El español es fanático antes que extremista, o quizá extremista por fanático.

-El español es puñetero, al español le encanta hacer la puñeta. Por lo tanto ni extremista ni fanático.

-Discrepo.

-¿Ve como es usted puñetero?

Infiero: el español, pues, es fanático, extremista y puñetero

-Por eso es tan difícil gobernar en España. Gobernar es un arte, pero al español no le gusta el arte de que le gobiernen.

El futbol, a veces, es también ingobernable. El Real Madrid, ahora mismo, no gusta.

-Gana, sin embargo.

Menos mal, dado que el fútbol, según el repetido y consabido sonsonete de Luis Aragonés es ganar, ganar y volver a ganar.

-La estética en el fútbol –decía también- no sirve de nada si no se gana.

Oscar Wilde no lo veía así:

-La belleza de las cosas, no su utilidad, es lo que nos eleva.

En el fútbol, sin embargo, lo que eleva es el gol. Si la verdadera garantía de un buen gobierno consiste en vigilar la ejecución de las leyes y no permitir nunca la mínima infracción de ellas, ¿por qué Pedro Sánchez es tan pusilánime, permisivo y condescendiente con Torra?

-Incapacidad. Nunca será buen gobernante quien piensa más en sí mismo que en su país.

-O sea, Pedro Sánchez.

En el fútbol el reglamento es el reglamento (invulnerable), y el VAR se ha inventado precisamente para hacerlo más invulnerable. Aun así, hay quien, en plan fanático, inventa falacias para confundir a la ciudadanía del fútbol. Es el caso de mi admirado (lo admiro, no obstante) Luis Racionero, según el cual "cuando el árbitro no ayuda al Real Madrid, le cuesta mucho ganar".

-Qué infracción tan torpe de la ley de la objetividad.

Somos así: extremistas, fanáticos, puñeteros.

La última puñetería de Torra: "Dialogando se arreglan las cosas. Yo quiero dialogar con Sánchez para resolver la cosa del referéndum y de la autodeterminación".

O sea, quiere dialogar con Sánchez para, cara a cara, decirle que él es un puñetero extremista vulnerador (autodeterminación, referéndum) y que a él la Constitución, plim.

Conclusión: ni el Real Madrid gana gracias a los árbitros, falsedad extrema, ni Torra, por su "delirium tremens" extremista/transgresor se merece por más tiempo tanta contemplaciones. La ley es la Ley: en el fútbol y en la política. El señor Torra pisotea la ley, luego duro con él con 155.

-Ya lo decía Wenceslao Fernández Flórez en uno de sus artículos sobre fútbol: la demostración de que las reglas no gustan a nadie es que nadie habla bien del árbitro, que es la regla, el Reglamento, la autoridad y el respeto

Que sí, que somos: extremistas, fanáticos y puñeteros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin