Deportes

El Mundial de Clubes, una exigencia 'Real' para el Madrid de Solari

  • Once jugadores blancos buscan su cuarta corona como campeón mundial
  • Las semifinales, el primer escollo para cerrar un 2018 sin una nueva crisis
  • El Kashima quiere repetir la gesta con la que casi gana al Madrid en 2016
Foto: EFE.

El Real Madrid llega al Mundial de Clubes con la obligación de ganar para no hacer un ridículo de dimensiones catastróficas. El irregular 2018, que tuvo por medio la decimotercera Copa de Europa, le ha llevado hasta la cita de Emiratos Árabes Unidos para tratar de ser el primer club de la historia que se proclama durante tres años seguidos el mejor equipo del mundo. Pero antes de la ansiada final ante el sorprendente Al Ain, los de Santiago Hernán Solari deberán imponerse al Kashima Antlers.

No es un título cualquiera y aunque el nivel de los demás campeones de continentes diste mucho del de LaLiga o la Champions League, el técnico blanco ya ha avisado a los suyos de la "máxima importancia" de este campeonato. Un torneo que la mayoría sabe lo que es ganar, solo cinco jugadores no estuvieron presentes en alguna de las anteriores ediciones (Courtois, Reguilón, Odriozola, Fede Valverde y Vinicius), y con el que hasta diez futbolistas quieren sumar su particular póker (Ramos, Marcelo, Carvajal, Varane, Nacho, Keylor, Modric, Isco, Bale y Benzema), mientras que para Toni Kroos sería su quinto (ganó uno con el Bayern de Múnich).

Para ello, el conjunto merengue deberá primero solventar sus propias dudas, esas creadas desde que se adjudicó la corona de la UEFA que le ha dado plaza en este Mundial, y luego tratar de cerrar un 2018 con demasiadas curvas. Cuando el 26 de mayo los de por entonces Zidane se proclamaron campeones de Europa, pocos imaginaban que casi siete meses después ya no tendrían ni su técnico, ni a su sustituto, ni a la que fuese su estrella.

Ese, su reciente pasado, será el máximo rival de un Madrid que lucha contra sus sensaciones para levantar el ánimo antes de un 2019 que se espera, otra vez, agitado. Con el técnico rosarino ha llegado cierta calma, pero las dos abultadas derrotas (Eibar y CSKA) y la dificultad de matar partidos, a priori, sencillos (Huesca y Rayo) hacen que ante el campeón asiático nadie pueda levantar el pie del acelerador.

Con un once muy similar al que viene jugando los últimos encuentros, Solari volverá a dar galones en portería a su ya confirmado Thibaut Courtois que, junto a la habitual línea de cuatro, tratará de cerrar una defensa que sufre mucho ante las acometidas rivales. Además, con el cada vez más integrado Llorente, con el Mundial como su última prueba para seguir de blanco, escoltado por Kroos y Modric, el argentino pondrá de nuevo en los tres el equilibrio de su equipo. Lucas Vázquez, que sigue por delante del tocado Asensio y del discutido Isco, y Bale y Benzema tras superar sus dolencias, completarán la alineación cada vez más común en Solari.

El Kashima quiere volver a dar la sorpresa

Ante sí, el plantel blanco tendrá a un ya conocido Kashima Antlers. En 2016, el ahora ganador de la Liga de Campeones de la AFC, se plantó en la final del Mundial siendo el invitado como país organizador y llegó a poner contra las cuerdas al Madrid con un 1-2 a favor. Finalmente, Cristiano Ronaldo, con tres goles, puso la sentencia y el que era el segundo título mundial del club en tres años.

Este recuerdo estará presente en la plantilla nipona para intentar volver a firmar una cita histórica. Con 12 jugadores de la cita de hace dos años aún presentes, el técnico Go Oiwa, en 2016 segundo entrenador, tratará de agarrarse al liderazgo de sus tres brasileños (Leandro, Serginho y Silva) además de la presencia del ex del Schalke Atsuto Uchida y de los internacionales Gen Shoji y Jung Seung-Hyun.

Con todo ello, saldrá un once muy parecido al que se impuso por 3-2 ante el Chivas Guadalajara en cuartos de final para que el conjunto que lleva el sello de Zico (fue jugador, entrenador y ahora es director deportivo) intente sobreponerse al campeón europeo.

Así llegan las semifinales del Mundial de Clubes para el Real Madrid, una prueba de fuego que el conjunto blanco debe solventar si no quiere cerrar el año con una nueva crisis. La exigencia de vencer al campeón asiático y batir al anfitrión en la final del sábado se hace indispensable para que los españoles sumen la tercera corona mundial consecutiva y Solari su primer título desde que está al frente del banquillo merengue.

Alineaciones probables:

Real Madrid: Courtois, Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Llorente, Kroos, Modric, Lucas Vázquez, Bale y Benzema.

Kashima: Kwon, Uchida, Jung, Shoji, Yamamoto, Nagaki, Silva, Endo, Leandro, Doi y Serginho.

Árbitro: Wilton Sampaio (Brasil).

Horario: 17.30 horas.

Estadio: Jeque Zayed, con capacidad para 43.000 espectadores.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin