Buscar

El Santiago Bernabéu más desangelado urge de nuevas ilusiones

9:08 - 10/01/2019
  • El estadio registró su peor entrada de la temporada (44.231 espectadores)
  • Solo el runrún del mal juego parecía romper el silencio por momentos
  • Vinicius con su gol y en el cambio levantó la ovación a la que ayudó Brahim
Vinicius, en el partido ante el Leganés. Foto: Getty.

El encuentro de la ida de octavos de final de Copa del Rey del Real Madrid dejó, además de la victoria y el buen momento de Vinicius, el estado del Santiago Bernabéu. El feudo blanco vivió su peor entrada de la temporada y por momentos parecía vacío ante la pocas ilusiones que genera el equipo blanco este curso.

Tan solo 44.231 espectadores. Un frío dato, tanto como la noche madrileña, que deja en muy mal lugar al Real Madrid. El club, desde su directiva hasta sus jugadores, debe buscar una solución urgente si no quiere que el ritmo de aficionados que acuden a los partidos como local siga disminuyendo.

Si ya contra la Real Sociedad el estado del Bernabéu fue desolador para un día de Reyes, habitualmente lleno, la Copa reflejó el triste momento por el que pasa el recinto de La Castellana. Es cierto que el partido entre semana, el clima y la hora del encuentro no ayudaron, pero el equipo hizo de menos por una afición que durante la primera parte parecía que abandonaba a los suyos para volver solo con un runrún de que las cosas no marchan bien.

"El Madrid tiene cientos de millones de hinchas en el mundo, es una marca global y por ello, siempre nos sentimos acompañados", dijo un Solari en rueda de prensa al que no le parece preocupar el estado de su estadio en los últimos partidos.

Pese a las palabras del argentino, la realidad es otra y preocupante para un equipo tan grande como el Madrid, que solo llena poco más de la mitad de su campo. Ante ello y como remedio, la afición blanca se agarra a las pocas noticias buenas que deja esta temporada, un Vinicius que cada vez va a más y la ilusión de que el fichaje de Brahim suponga savia nueva.

El brasileño se marchó ovacionado por la hinchada merengue tras otro partido muy atrevido que redondeó con un tremendo golazo. En su lugar, al ser sustituido, entró el jugador malagueño, que vivió su primera noche en el Bernabéu y también recibió el aplauso del respetable.

Dos excepciones a las que se aferran los madridistas en el peor momento de su estadio que se recuerda en años. Las últimas operaciones, la ausencia de un claro referente y los resultados que cosecha el vestuario están desangelando el Bernabéu.

Solo desde dentro se puede ofrecer un gran llamamiento que vuelva a llenar las gradas como antaño.


Comentarios 1

#1
10-01-2019 / 13:52
Juanjo
Puntuación -6

Vinicius es la caña, lo único malo que es feo y negro.