icon-avatar
Buscar

La criptonita del Atlético provoca su primer fracaso de la temporada

17/01/2019 - 9:59
  • El Girona acumula cinco partidos empatando con el equipo rojiblanco
  • Las peculiaridades de la escuadra de Eusebio se le atragantan al Atlético
  • Señales para la esperanza y autocrítica en el seno colchonero tras el K.O.
El Girona celebra el 3-3 marcado al Atlético en el Metropolitano. Foto: Getty.

"No sé que hemos tenido que hacer para ganar el partido". La frase es de Koke, pronunciada en la rueda de prensa posterior al Atlético-Girona, y reflejaba el sentir del equipo rojiblanco después de caer eliminado en octavos de Copa con un empate (3-3), el quinto ante ese rival en cinco partidos, los transcurridos desde que los de Eusebio subiesen a Primera. Y es que los catalanes se han convertido en uno de los mayores quebraderos de cabeza para la escuadra de Simeone, incapaz de hincar el diente a un conjunto incomodísimo y competitivo hasta la extenuación.

Al igual que en enero del año pasado (empate a uno en la segunda vuelta de LaLiga 17/18), el Girona tuvo la capacidad de aguantar a su rival y darle un golpe en el último tercio del partido. En Montilivi, con Machín o con Eusebio, el equipo ha tenido momentos de mayor agresividad y dominio. Sea como fuere, tanto en el estadio gerundense como en el Metropolitano, el Atlético no ha podido ganar conseguir ni una sola victoria.

Por su manera de defender, sus esquema y su forma de entender el fútbol, el Girona es un equipo reconocible al margen de entrenadores y todo un hueso para el Atlético, al que se le atragantan sus peculiaridades. Incluso en un buen partido, los rojiblancos se estrellaron una y otra vez en la supervivencia de su contrincante.

En rueda de prensa, Simeone hizo referencia a la extrema eficacia de un rival que, a diferencia de otros duelos, hizo saltar la banca en sus tres tiros a puerta del encuentro: "Ellos hicieron un buen partido en el que la contundencia fue su aliado absoluto de sus posibilidades de gol". El entrenador del Atlético, que insistió en felicitar al rival por su buen hacer, desgranó la competitividad del nuevo cuartofinalista: "No se le puede quitar méritos a un equipo que compitió bien en la ida, que entendió que había que defender para no recibir goles que le pusieran en dificultades en la vuelta...jugó su partido inteligentemente".

El 'Cholo' puso de ejemplo el último tanto gerundense, el que significó la eliminación de la Copa, para explicar que hay todavía aspectos a corregir en paralelo a la progresión con la pelota. Todo apunta a la defensa, anteriormente bastión rojiblanco: "Fue una pérdida de pelota, hicieron una transición rápida y llegaron a la zona de tiro. Teníamos gente para poder defender la situación. Hay veces que uno necesita resolver mejor, esta vez no pudo ser (...) Hay que aprender de los errores cometidos".

Una premisa, la de aprender de estos fallos, que repitió hasta en tres ocasiones ante los periodistas de la sala. En la misma línea se pronunció Koke después de su entrenador. El vallecano aseguró, al ser cuestionado por la resistencia del Girona con el Atlético, que "no es fácil jugar hoy en día porque todos los equipos compiten y quieren ganarte" y aludió a "cuidar los detalles que hoy (por ayer) no hemos cuidado" para mejorar "de cara al futuro".

Ángel Correa, que tomó el relevo del '6' en la sala de prensa, siguió el mismo camino: "Sabíamos que teníamos que estar concentrados los 90 minutos y no pudo ser". El argentino lo resumió así: "Hay que corregir cosas para lo que viene, que es muy importante para nosotros".

Y lo que viene es una carrera de fondo ante un Barcelona que parece casi inabordable con la regularidad que aporta Messi en Liga, y una Juventus que asusta con Cristiano Ronaldo ya en modo killer. Para competir ante ellos, deberá no repetir los fallos que le condenaron ante su particular criptonita. La primera bala de la temporada ya se ha gastado. Al Atlético le quedan otras dos.


Comentarios 0











No ha sido posible realizar el purgado