Buscar

New England Patriots y Los Angeles Rams protagonizarán la LIII Super Bowl

21/01/2019 - 10:23
  • Se imponen Chiefs y Saints para la final del 3 de febrero en Atlanta
Más noticias sobre:
Foto: EFE.

Los Patriots de New England y los Rams de Los Angeles serán los protagonistas el próximo 3 de febrero de la 53 edición de la Super Bowl, la gran final del fútbol americano estadounidense (NFL), después de batir a domicilio y tras sendas prórrogas en las finales de conferencia a los Kansas City Chiefs (31-38) y New Orleans Saints (23-26).

Los 'Pats' volvieron a demostrar una temporada más que son la gran dinastía del siglo XXI gracias a esa dupla que forman el entrenador Bill Belichik y el quarterback Tom Brady, que pelearán por novena vez, tercera consecutiva, por el trofeo Vince Lombardi, y precisamente ante el rival ante el que iniciaron en 2002 su era más dominadora, imponiéndose entonces por 20-17.

Los dos finalistas que se presentarán en el Mercedes Benz Arena de Atlanta lo hicieron además ganando sus respectivas conferencias como visitantes, algo que no sucedía en la NFL desde 2013, año desde el cual los equipos locales habían siempre hecho valer esta condición. También necesitaron del tiempo suplementario, en el caso de los Rams con cierta polémica por una jugada al final del último periodo.

Los primeros en sacar el billete para la capital de Georgia fueron los integrantes de la franquicia angelina, campeona de la Conferencia Nacional que jugará en el escenario donde ganó su único campeonato, entonces como St. Louis Rams, y que lo hará bajo el mando de Sean McVay, el entrenador jefe más joven (33 años) en disputar una Super Bowl y que tendrá que hacerlo ante el 'viejo zorro' Belichik, ansioso de revancha tras perder la pasada edición ante los Eagles. Su quarterback, Jared Goff, de 24 años, examinará por su parte al veterano Tom Brady (41).

Los Rams se sobrepusieron a un gran inicio de los Saints, muy poderosos en su estadio y que se pusieron con un amenazante 13-0 tras un touchdown de Garret Griffin y dos field goal de Will Lutz. Pero los visitantes aguantaron en defensa en el segundo y un 'TD' en los instantes finales de Todd Gurley II les dejó con vida (13-10).

Tras el descanso, los dos equipos intercambiaron touchdowns y los Rams lograron empatar al inicio del cuarto periodo (20-20), pero una patada de Lutz a falta de casi dos minutos lo dejó muy bien para los 'Santos', que se quejaron de que los árbitros no castigasen una posible interferencia de un jugador rival dentro de la yarda 5. Los Angeles tuvo tiempo para empatar con otro field-goal y en la prórroga, tras una intercepción al quarterback Drew Brees, sentenció con una patada de 57 yardas su pase a la Super Bowl.

Partido loco en Kansas

Allí se encontrarán con los 'antipáticos' New England Patriots, campeones por tercer año seguido de la Conferencia Americana después de imponerse también a domicilio (31-37) y tras una prórroga a Kansas City Chiefs y de nuevo gracias a su mariscal de campo, el veterano Tom Brady, de nuevo en la pelea por un anillo.

Los 'Pats' afrontaron el partido muy mentalizados y neutralizaron el ataque local, incapaz de anotar en los 30 primeros minutos de total dominio visitante. Los de Belichik, gracias a los touchdown de Sony Michel y Philipp Dorsett, uno por cada cuarto, dominaban con un cómodo 0-14 antes de la reacción de los Chiefs.

Travis Kelce metió a los suyos en un partido que de cara al último periodos seguía teniendo color de los cinco veces campeones de la NFL (17-7), pero que se volteó repentinamente con la aparición de Damien Williams, autor de dos touchdowns que llevaron la locura al público (17-21). Un tercero de este jugador neutralizó el anterior de Michel que había devuelto la delantera a los visitantes, pero New England tiró de experiencia y Rex Burkhead puso toda la presión en Kansas City (28-31).

Quedaban 39 segundos y los locales lograron mantener los nervios de acero para ganar el terreno suficiente para encontrar el field goal salvador, pero en el tiempo extra, Tom Brady sacó el manual para diseñar un drive de 75 yardas y 13 jugadas, la última el touchdown ganador de Burkhead que devuelve a los Patriots a su escenario predilecto.


Comentarios 0